Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Irlanda del Norte

​La renuncia del ministro principal pone en jaque al Gobierno norirlandés

Robinson, líder del Partido Unionista Democrático (DUP), mayoritario en la provincia, cumplió la amenaza que había lanzado.

Guillermo Ximenis. Londres Actualizada 10/09/2015 a las 22:50

El ministro principal de Irlanda del Norte, Peter Robinson, anunció hoy su intención de retirarse de su cargo junto con la mayoría de sus ministros y dejó al borde del colapso al Gobierno de poder compartido entre republicanos y unionistas.

Robinson, líder del Partido Unionista Democrático (DUP), mayoritario en la provincia, cumplió la amenaza que había lanzado ayer, después de que el resto de fuerzas se hayan negado a suspender la Asamblea autónoma ante un supuesto regreso a la actividad del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

El único miembro del DUP que permanecerá en el Ejecutivo es Arlene Foster, hasta ahora en la cartera de Finanzas, que actuará en adelante como ministra principal.

El asesinato, el pasado 12 de agosto, del antiguo miembro del IRA Kevin McGuigan y la detención esta semana de tres miembros del Sinn Féinn (su antiguo brazo político) en relación con esa muerte avivaron las tensiones entre las cinco formaciones que asumieron el Gobierno compartido tras las elecciones de 2011.

Una de ellas, el Partido Unionista del Ulster (UUP), con un solo ministro, ya había dado un paso atrás en el Ejecutivo a finales de agosto después de que la policía norirlandesa relacionara el asesinato a tiros de McGuigan en Belfast con antiguos miembros del IRA.

Las últimas detenciones ligadas al Sinn Féin llevaron a Robinson a pedir la suspensión de la Asamblea, el parlamento autónomo que se formó a raíz del Acuerdo de Viernes Santo del 10 de abril de 1998, que puso los pilares del proceso de paz en la región.

El parlamento norirlandés ha quedado suspendido en cuatro ocasiones desde su formación, la más larga de ellas entre 2002 y 2007, después de la dimisión de los dos ministros que mantenía entonces el DUP (Peter Robinson y Nigel Dodds) y la amenaza de retirarse del ministro principal, David Trimble (UUP), ante las sospechas de que el IRA espiaba a miembros del Ejecutivo.

En aquella ocasión, el Ministerio británico para Irlanda del Norte asumió el control de los departamentos del Ejecutivo autónomo, un escenario que el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, rechazó hoy.

En una conversación con Robinson, Cameron le trasladó que no considera que sea el momento de aprobar una legislación de emergencia que suspenda la Asamblea norirlandesa, a pesar de que se mostró preocupado por la gravedad de la situación.

Según un portavoz de Downing Street, Cameron subrayó la necesidad de que las formaciones de la provincia mantengan reuniones "intensivas" para superar la crisis y continúen avanzando en la implementación del amplio acuerdo al que llegaron en diciembre.

Los partidos firmaron dos días antes de Navidad una hoja de ruta para reformar el sistema de protecciones sociales y resolver diversos problemas presupuestarios, si bien dejaron abiertos algunos de los aspectos más polémicos que aún están pendientes en el proceso de paz, como la cuestión de las banderas en los edificios públicos y la organización de desfiles protestantes, dos disputas que todavía generan disturbios en la provincia británica.

El diálogo entre los partidos comenzó a agrietarse en mayo, cuando el exdirigente del IRA Gerard Davison, que guió la estrategia política del Sin Féinn tras al Acuerdo de Viernes Santo, fue asesinado a tiros en Belfast.

McGuigan fue interrogado en calidad de testigo en relación al asesinato, y según publicaron medios norirlandeses antiguos compañeros de Davison le relacionaban con el tiroteo.

Las fuerzas de seguridad hicieron públicas en agosto sus sospechas de que antiguos miembros del IRA están relacionados con su muerte, una afirmación que encendió los ánimos en los sectores unionistas, aunque la policía puntualizó que no hay pruebas de que el asesinato de McGuigan fuera ordenado por la organización, inactiva desde 2005.

Uno de los sospechosos del tiroteo, el dirigente del Sinn Féin Bobby Storey, fue puesto hoy en libertad tras ser detenido el miércoles por la policía norirlandesa.

El presidente del Sinn Féin, Gerry Adams, afirmó que la liberación de Storey demuestra "el carácter artificial de la crisis institucional en Irlanda del Norte".

"Reitero mi honda preocupación sobre la forma en la que los asesinatos de dos hombres han sido explotados y por el modo en que las situación que se han desarrollado en las últimas semanas, incluido el arresto de Bobby Storey", afirmó Adams.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo