Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Corrupción

El juez rechaza los recursos de los usuarios de las tarjetas de Caja Madrid

El auto destaca que las tarjetas se emitieron fuera del circuito establecido, y que los consejeros y directivos sabían que no se trataba de retribuciones por sus cargos y las utilizaron para gastos personales.

Efe. Madrid Actualizada 10/02/2016 a las 18:59
Etiquetas
HA

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha rechazado hoy los recursos presentados por los 66 acusados del caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid, con todos los argumentos esgrimidos por los acusados y ha confirmado su decisión de abrir juicio oral por esta causa.

El auto destaca que las tarjetas se emitieron fuera del circuito establecido, y que los consejeros y directivos, por su condición de tales, sabían que no se trataba de retribuciones por sus cargos y las utilizaron para gastos personales en restaurantes, bares, desplazamientos y compras de todo tipo fuera de la jornada laboral, en fines de semana, festivos y periodos de vacaciones.

De hecho, las tarjetas no se mencionan en ninguno de los contratos que los consejeros y directivos firmaron con Caja Madrid.

Y además, no cabe alegar que no eran opacas y que la Agencia Tributaria no estaba al corriente de su existencia.

En diciembre pasado, el expresidente de Caja Madrid Rodrigo Rato, el exsecretario de Estado de Comercio entre 1996 y 1998 José Manuel Fernández Norniella, el exsecretario de Estado de Hacienda entre 2001 y 2004 Estanislao Rodríguez Ponga y el resto de implicados en el caso de las tarjetas opacas recurrieron la decisión del juez de cerrar la fase de instruccion y abrir juicio oral.

Y en el auto conocido hoy, el juez Andreu rechaza los argumentos de todos y cada uno de los 66 acusados, aunque hace algunas consideraciones sobre los argumentos de algunos de los recurrentes.

Por ejemplo, frente al recurso interpuesto por Fernández Nornuella le recuerda que no se le imputa por la emisión de las tarjetas, algo sobre lo que él no tenía responsabilidad, sino sobre su uso, que supone "una infracción de las más elementales obligaciones de fidelidad" con la entidad.

No sólo eso, sino que Norniella, tras disponer de una tarjeta de Caja Madrid que posteriormente fue anulada, hizo uso de una de Bankia, "sabiendo" que su uso era "ilícito".

El juez también se detiene en el recurso presentado por el exdirector general de Economía de la Comunidad de Madrid Pablo Abejas y destaca que utilizó la tarjeta para cosas personales y "causó un gran perjuicio a la entidad",

La investigación comenzó el 1 de octubre de 2014, cuando la Fiscalía Anticorrupción vio indicios de delito en el uso de tarjetas de crédito por parte de antiguos miembros de la cúpula de Caja Madrid y Bankia, que entre enero de 2003 y mayo de 2012 las utilizaron para gastar 15,25 millones.

Y el pasado 1 de febrero el juez Fernando Andreu ordenó la apertura de juicio oral, al reconocer indicios suficientes de administración desleal por parte de los expresidentes de Caja Madrid Miguel Blesa y Rodrigo Rato y del ex director general de medios Ildefonso Sánchez Barcoj, con el propósito de apropiarse de forma continuada e indebidamente del patrimonio de Caja Madrid y Bankia.

Anticorrupción solicita seis años de prisión para el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y cuatro años y medio para su sucesor al frente de la entidad, Rodrigo Rato, unas penas que Bankia reduce a cuatro y tres años, respectivamente.

En total son 66 los usuarios de las tarjetas a los que se acusa de un supuesto delito continuado de apropiación indebida, con penas diversas de entre uno y cuatro años de prisión, dependiendo de si se aplica el atenuante de reparación de daño al haber devuelto las cantidades gastadas.
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual