Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Economía y negocios

La llave para ser más competitivos

La apuesta por el desarrollo tecnológico y la innovación, el asociacionismo, la mayor internacionalización y la formación acorde a las necesidades de las empresas son las razones de ser de los ‘cluster’ aragoneses, que empiezan a trabajar juntos.

M.Lorente Actualizada 03/12/2012 a las 16:11
2 Comentarios

Un tren multicliente origen Aragón destino Europa, coches inteligentes que reciben órdenes desde el móvil o robots para abrir túneles son algunos de los proyectos en que están trabajando los ‘cluster’ de Aragón (apoyados por el ITA y el Ministerio de Industria), que celebraron su primera reunión conjunta el pasado 6 de noviembre con la intención de colaborar más entre ellos para hacer más competitivas a las empresas de su sector. Conscientes hoy más que nunca de que hay que sumar para crecer, estas Asociaciones Empresariales Innovadoras (AEI) dibujaron un ambicioso plan de proyectos.

Así el ‘cluster’ de la logística, Alia, está trabajando con los principales cargadores y distribuidores de Zaragoza para tratar de poner en marcha un tren multicliente de mercancías que diera servicio una vez por semana a las empresas de la región facilitándoles, a un precio competitivo, el transporte desde Plaza a París y Bruselas. «Aclarar que no es un proyecto que vaya a competir con la carretera porque el tren nunca puede tener esa flexibilidad sino ofertarles a las empresas una posibilidad de abaratar sus costes poniendo en marcha este tren de 50 vagones», dice Francisco Bordejé, gerente de Alia.

El proyecto se presentó el pasado 19 de octubre al programa Marco Polo II de la UE que subvenciona formas de transporte más rápidas y ecológicas que contribuyan a descongestionar la saturada red de carreteras europea. «En marzo sabremos si nos lo conceden o no, pero mientas tanto vamos concretando esta herramienta que solucionará el problema de muchas pymes a las que por su pequeño tamaño les resultaba inaccesible el coste ferroviario». En Alia, lo que se persigue es que «por un precio razonable puedan llegar más lejos y aumentar así el radio de acción de los productos aragoneses».

Ser más competitivos en logística, pero también en el campo de la innovación es lo que pretende el ‘cluster’ Idia (Investigación, Desarrollo e Innovación en Aragón) con los alrededor de 26 proyectos que tiene en marcha. Su gerente, Antonio Novo, explica que están trabajando mucho en el ‘Marketing Digital’ como herramienta para la mejora de posicionamiento, distribución y alcance de los contenidos empresariales. Además, impulsan ‘Moketa’, un programa cuyo objetivo es establecer un estándar europeo de comunicación entre el móvil y el coche para accesos de confianza, por ejemplo, que el coche se pueda abrir con el móvil. «Aunque hay algunas empresas que ya cuentan con aplicaciones en este sentido, el valor de lo que hace Idia es generar el estandar para así poder adelantarse al resto del mercado», explica Novo. Otra de las patas de este proyecto –que integra a ‘cluster’ de Francia, Alemania, Italia y España, así como las principales marcas de fabricantes de coches, junto a toda la red de proveedores, Telefónica, el Ayuntamiento de Zaragoza y la firma ‘Webdreams’– es que promueve que Aragón se convierta en centro de pruebas del coche inteligente.

Colaborar más entre sectores

Y siguiendo lo que dice Antonio Novo de que «el cruce de sectores potencia los resultados de las acciones», el Cluster de la Automoción en Aragón (Caar), junto con Idia y Tecnara, apuesta por sacar adelante el proyecto ‘AAN’ (Aragón Automotive Network) que pasa por aprovechar más los recursos disponibles en Aragón y fomentar la colaboración y el desarrollo de más actividades de I+D+i por parte de las empresas ubicadas en la comunidad», aclara su gerente David Romeral. «Lo que pretendemos es integrar conocimiento, tecnología y desarrollo industrial en una misma estructura» como hace desde hace cuatro años el País Vasco a través de su ‘Intelligence Center’. En una fase más incipiente, Caar, junto a los dos ‘cluster’ mencionados está ultimando el plan de viabilidad.


Una apuesta también a largo plazo es que las pymes tengan su propia estrategia tecnológica, apunta Benjamín Bentura, director técnico de la asociación Anmopyc nacida hace treinta años. «Tenemos ya un modelo desarrollado y ahora estamos en fase de pruebas. Enarco, especialista en tecnologías de vibradores de hormigón, ya lo tiene implantado y queremos ponerlo también en otras cuatro empresas de entre 50 y 100 trabajadores. Todas deberían tener su plan tecnológico apoyándose en las tres o cuatro tecnologías en las que son expertos», señala Bentura, porque ese es el camino para poder adaptarse a los cambios. «Hasta ahora hemos fabricado en serie. No ha hecho falta especializarse ni ver en qué podía centrarse cada una en un modelo global. Pero ahora será vital creernos que tenemos un patrimonio tecnológico y utilizarlo de manera eficiente».

Estrategia tecnológica

En esta línea, se sitúan otros dos proyectos de Anmopyc: Uno orientado a desarrollar hardware y software que permita la comunicación entre máquinas para aplicarlo a la cadena de suministro del hormigón, primera iniciativa en la que colabora el Comité Europeo de Maquinaria de Construcción (CECE); y otro para desarrollar un robot para sondeos geofísicos en túneles en el que actúan de empresas tractoras Umacón y Tabe.

Aecae, la asociación de fabricantes de componentes de ascensor, en colaboración con Anmopyc, está desarrollando el proyecto ‘Map2Mac’ de fabricación flexible que busca particularizar al máximo el producto adaptándolo a las exigencias del cliente final. «Se trata de desarrollar un configurador de producto integral para mejorar los procesos de fabricación de manera que las empresas aumenten su flexibilidad, tiempo de respuesta y capacidad de personalización», aclara Gerardo Schuhmacher, presidente de Aecae. De las 24 acciones que tiene en marcha este ‘cluster’, destaca también el proyecto ‘TGU’ (Tele Gestión Unificada) que busca «desarrollar un protocolo de comunicación unificado para todos los componentes electrónicos que aparecen en una instalación de ascensor, que permita la telegestión y el telemantenimiento de los ascensores, y dote a los fabricantes de componentes de un estándar de comunicaciones común y global».

Hacer que las empresas sean más eficientes es otro de los objetivos de los ‘cluster’. Y en esto se centra el cluster urbano Zinnae que tiene en marcha el proyecto ‘Parque cero’, plataforma de experimentación de productos y empresas que trabajan en zonas verdes para mejorar sus sistemas de riego y ahorrar en consumos de agua y energía. «Se trata de que empiecen a experimentarlo aquí y después puedan exportarlo a otros parques y jardines de España cuando lo tengan probado», comenta la gerente del Zinnae, Marisa Fernández.

Otro proyecto del Zinnae es integrar toda la información del sistema acuífero del subsuelo en una plataforma espacial avanzada para localizar en cada momento dónde están los problemas y cómo solucionarlos. «Tecnara nos ayuda en el diseño de esa plataforma». El ‘plan Renovea’ que consiste en calcular las instalaciones consumidoras de agua en un edificio para optimizarlas también está en marcha. «La Universidad de Zaragoza y las Administraciones colaboran con nosotros, además de las empresas. En realidad, eso es fundamentalmente lo que hacemos desde los ‘cluster’, poner a la gente en colaboración».



  • suysan03/12/12 00:00
    Y luego vienen los chinos y se acabo el negocio jajajajajaja
  • Sr. XY03/12/12 00:00
    Ja, ja, ja. ¡qué risa me da! resulta que ahora el ministerio de industria nos va a dar las claves para ser mas competitivos.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual