Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Ciclismo

En Borja siempre ganan los ciclistas más grandes

Los mejores ciclistas siempre triunfaron en una ciudad con escaso recorrido en este deporte. 

Efe. Zaragoza Actualizada 02/09/2014 a las 18:07
Etiquetas
1 Comentarios

La peculiar restauración de Cecilia Giménez en el Ecce Homo del Santuario de Misericordia, junto a sus caldos, principalmente de garnacha, han dado reconocimiento mundial a la ciudad de Borja (Zaragoza) que se ha prodigado muy poco en el mundo del ciclismo.

Sin embargo, sus escasas apariciones como punto final de una prueba ciclista, en la Vuelta a España ha debutado en la presente edición, aunque en diferentes ocasiones la ha visto transitar casi siempre por la N-122 y tres veces en la Vuelta a Aragón, han sido con triunfos de grandes nombres.

La victoria del campeón mundial de la especialidad, el alemán Tony Martín (Omega Pharma), en la contrarreloj larga de la Vuelta, la última jornada concluirá con otra cronometrada, pero tan solo de 9,9 kilómetros que solo podrá decidir algo si los tiempos están muy ajustados, ha ratificado que en la ciudad zaragozana cualquiera no puede inscribir su nombre.

En la desaparecida Vuelta a Aragón, que en 2005 se disputó por última vez, en sus cuarenta y dos ediciones solo hizo acto de aparición como final de etapa en tres ocasiones, la primera de ellas en 1996, y en dos como salida. Eso sí, la localidad que albergó la salida de la última etapa disputada hasta la fecha de la carrera que organizaba el Club Ciclista Iberia.

En la ronda aragonesa, la antigua Borsau, que data del siglo V antes de Cristo y que da nombre a uno de sus más conocidos caldos, siempre albergó una llegada destinada a los más rápidos y los mejores especialistas mundiales fueron los que inscribieron su nombre como ganadores.

El primero en hacerlo fue el velocista italiano Mario Cipollini en la 33 edición de la Vuelta a Aragón en 1996 con salida en Aínsa (Huesca), vencedor de 57 etapas entre Vuelta, Giro y Tour, o campeón del Mundo en 2002, entre otros de sus muchos logros.

En esa misma edición se vivió una etapa, también contrarreloj como la de hoy pero inversa a la celebrada hoy en la Vuelta, aunque sin adentrarse por las faldas del Moncayo.

El siguiente triunfador fue el cántabro y tricampéon mundial Óscar Freire, que en la 37 edición sumó en Borja su segundo triunfo consecutivo en la carrera aragonesa luciendo su impoluto primer maillot arcoiris de 1999.

El último en escribir su nombre en la localidad maña fue en 2003 otro gran velocista italiano, todavía en activo con Omega Pharma pero ahora dedicado a las labores de lanzador, Alessandro Petacchi, con un palmarés en su haber también inabarcable.

Más desconocida es la carrera para juveniles que se disputó en septiembre de 1982, con motivo de las fiestas borjanas en un circuito que pasaba por el medio de las distintas barracas de ferias y muy peligroso que a punto estuvo de provocar un plante entre los participantes que finalmente no se produjo.

El vencedor fue un ciclista navarro del Ciclos Larequi-Club Ciclista Villavés, habitual en aquella época en las carreteras aragonesas, que volvió a demostrar su superioridad sobre sus rivales, aunque también fue superado en más de una ocasión, y recibió el trofeo del alcalde de la localidad.

Una más de las muchas carreras de categorías inferiores que se celebran en multitud de poblaciones.

Sin embargo, a pie de podio el alcalde era el atleta olímpico, entonces ya retirado, Luis María Garriga, el primer español que superó la barrera de los dos metros en salto de altura y que en sus segundos Juegos Olímpicos en México presenció como Dick Fosbury iniciaba la revolución en esta disciplina atlética practicando por primera vez el salto al que dio nombre.

Lo que no sabía Garriga, quien hace casi 50 años afirmó que el hombre no superaría en salto de altura los 2,50 metros y todavía sigue siendo así, era que el joven de 18 años al que le entregaba el trofeo de ganador en su ciudad iba a escribir innumerables páginas de gloria para la historia del ciclismo.

Miguel Indurain venció en Borja, una ciudad muy poco apegada al ciclismo en sus más diversos niveles, y sumó uno más de los incontables trofeos, ese año once, que conquistó antes hacer historia en el Tour de Francia con cinco triunfos consecutivos, el récord de la hora o los dos Giros de Italia, los primeros del ciclismo español en su historia.


  • dani02/09/14 19:34
    Es una ciudad muy poco ligada al ciclismo porque tu estás muy puesto, imagino no? Porque hay 2 clubes de ciclismo,se han organizado carreras de BTT, cicloturistas de carretera, actualmente todos los veranos una cicloturista de BTT (la semana pasada, supongo que lo sabrás) y que desde hace unos 20 años todos los veranos se organiza una escuela de ciclismo para los chavales. Pero igual estoy equivocado y no he participado en ninguna de estas actividades, si, será eso. 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual