Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Opinión

Legendario Belsué

M. Gay Actualizada 14/05/2013 a las 20:07
0 Comentarios
Alberto Belsué, Higuera y Quique Sánchez Flores; el Real Zaragoza de 1996HERALDO

Recibe Alberto Belsué el reconocimiento de deportista aragonés legendario, homenaje de Aragón y de los aragoneses a una trayectoria admirable en la élite de su actividad. La distinción se torna más que merecida para un emblema de nuestro fútbol, el sello zaragozano de aquel ilustrísimo grupo de futbolistas que ubicó al Real Zaragoza en el centro del fútbol mundial.

Formado en casa, en el fútbol base del Stadium Casablanca y del Endesa de Andorra, el exfutbolista se adapta a los perfiles de quien ha sido capaz de vencer las dificultades para triunfar y recibir el reconocimiento en su tierra.
Vivió el exlateral zaragocista los momentos más brillantes con los títulos de la Copa del Rey en 1994 y, sobre todo, esa Recopa que acaba de hacerse mayor de edad, lograda el 10 de mayo de 1995, hace ahora 18 años. Y que quedó marcada por el embrujo del gol de Nayim.

Su trayectoria y la del Real Zaragoza, de manos de Víctor Fernández, le abrió las puertas de la selección española, con la que llegó a disputar la Eurocopa de 1996. Incluso se atrevió a tomar el balón para participar en la ruleta de los penaltis de los cuartos de final, ante Inglaterra… con David Seaman, el mismo a quien derribó Nayim en la final de la Recopa, bajo el arco inglés. Belsué, como también había hecho Esnáider, batió al guardameta del Arsenal.


El entonces seleccionador Javier Clemente le pidió que tirara uno de los penaltis, después de que ambos equipos hubieran llegado empatados al final de la prórroga. España se jugaba ante el anfitrión, Inglaterra, la clasificación para las semifinales. Y David Seaman era el guardameta titular de la formación inglesa. El futbolista aragonés accedió a la petición: “Desde el momento en que Clemente me pidió que lanzara hasta que puse el balón en el punto de penalti pasaron cerca de veinticinco minutos. Ahí se te pasa todo por la cabeza; y te preguntas quién te ha llamado a meterte en semejante locura. Lo pasé muy mal. Luego, falló Hierro el primer lanzamiento y, en todo caso, las culpas se repartían. Le marqué a Seaman, aunque luego tampoco acertó Nadal y quedamos eliminados”.


Después de brindar jornadas memorables al zaragocismo –tardes de gloria y noches europeas de ensueño-, Alberto Belsué hubo de tomar las maletas para jugar primero en Vitoria, en el Deportivo Alavés, y en Soria, con el Numancia, antes de emprender una aventura griega en el Iraklis.


Su despedida, hace una década, no ha logrado borrar sus carreras por la banda y esos centros que se hicieron mágicos gracias al acierto de Poyet, de Higuera, de Esnáider… Para conformar el encanto del gol y elevar el prestigio de una entidad, de una ciudad y de una región.

Belsué era ya legendario; la Gala del Deporte lo hace oficial.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual