Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Agricultura

"Si no hacemos nada, al final se nos van a comer los conejos a nosotros"

El sector agrícola envía una llamada de emergencia a la Administración para disminuir los daños causados por la fauna cinegética. Piden más limpieza en las autovías y carreteras, donde los cazadores no llegan.

Mercedes Navarro. Zaragoza Actualizada 16/03/2014 a las 18:01
Etiquetas
15 Comentarios
Daños provocados por los conejos en Épila

Desde que se abriese la veda de caza a finales del año pasado, en el término municipal de Épila, en la Comarca de Valdejalón, los cazadores ya han sacrificado más de 18.000 conejos. Pero sus pilas no se agotan y todavía queda una extensa población. Son los datos estipulados por la Cooperativa San Pedro Arbués de Épila donde los socios aseguran sentirse "acobardados" por la plaga que se ha extendido este año. A estas alturas, los agricultores del municipio apuntan que los daños causados podrían rondar ya las 1.000 hectáreas, de las 17.000 que se extienden en el término, "y de continuar así de suave y seca la primavera, las perdidas serán mayores porque habrá un rebrote", explica el presidente de la cooperativa, Manuel Remiro. El cereal es el cultivo más afectado, pero en lugares como La Muela llegan incluso a comerse las cortezas de los frutales. "Necesitamos medidas más severas y agresivas, este es un problema que viene de lejos y nunca se ha hecho nada", apunta Remiro. "Necesitamos que se tomen cartas en el asunto ya", asevera.

Alcaldes, agricultores y presidentes de las cooperativas de las Comarcas de Valdejalón y Cariñena se han reunido "de urgencia" en dos ocasiones durante los últimos meses para lanzar un llamada de socorro a la Administración y tomar medidas contra los daños causados por la fauna cinegética en las explotaciones agrícolas. "Nos tuvimos que reunir porque la situación es muy preocupante. Está todo devastado", señala Remiro. "Y si no hacemos nada, al final se nos van a comer los conejos a nosotros", añade el presidente, quien tiene claro que para ganar esta guerra, cazadores, agricultores y la Administración deben ir de la mano.

En Zuera, los agricultores también cuentan que las pérdidas ya rondan las 1.200 hectáreas de cereal. O lo que es lo mismo, un 15% de la superficie sembrada que afectaría a unos 2.000 o 2.500 kilos de consumo entre trigo, cebada y guisantes.

Épila, Calatorao, Alfamén Zuera, Pedrola o La Muela son algunas de las localidades donde la preocupación es mayor. Sin embargo, los daños causados por los conejos y, en general, por la fauna cinegética, es un problema "preocupante" en los cultivos de todo Aragón.

UAGA pide más control y una mejora de los seguros agrarios

Tras las innumerables quejas de agricultores de diversas zonas de la comunidad por los daños en cultivos a causa de fauna cinegética: conejos, corzos, jabalíes, cabras o ciervos, entre otros, representantes de UAGA y dirigentes de la organización han propuesto recientemente algunas medidas al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. "Queremos hacer aportaciones porque consideramos que la Ley se ha hecho de espaldas al sector agrícola y ganadero", explica Juan Carlos Planas, uno de los miembros de las Comisión Ejecutiva de UAGA. "Es necesario delimitar las responsabilidades y hacer los planes cinegéticos bien y lo más importante, cumplirlos", añade.


Desde el colectivo consideran que el Gobierno de Aragón ha de implicarse en la solución de este problema mediante el control de la fauna cinegética y la mejora de los seguros agrarios.


Por una parte, UAGA exige la participación de la Administración en la elaboración de la nueva Ley de Caza. También que se haga cargo de la cantidad que supone la franquicia de un 30% en los seguros agrarios contratados por agricultores, por daños ocasionados por fauna.

La fauna existente entre autovías y carreteras, la más problemática

UAGA también propone que, a través del Ministerio de Fomento, se realicen las labores oportunas para la eliminación de la fauna existente entre las autovías o carreteras, servicios y los cotos de caza, que son "tierra de nadie" y donde proliferan los conejos y sus madrigueras.

Para los agricultores, este punto es primordial. La Ley de caza impide disparar a menos de 500 metros y los criaderos que surgen en torno a estas infraestructuras son los que más problemas dan, especialmente, para los cultivos colindantes. "Al igual que se hace mantenimiento de las carreteras o las vías de tren, el Gobierno también debería cuidar este problema y hacer una limpieza selectiva de los animales a los que los cazadores no pueden acceder", explica Remiro.

La quema de barrancos, la destrucción de cados, la correcta gestión de los cotos de caza y la limpieza selectiva de la fauna cinegética son algunas de las medidas que los agricultores consideran "imprescindibles". También tienen claro que la caza es imprescindible y que cuanto más se practique mejor. "Ellos no son sin nosotros y nosotros sin ellos, somos una simbiosis", concluye Remiro.

Por su parte, el director general de Conservación del Medio Rural del Gobierno de Aragón, Pablo Munilla, ya ha visitado algunos de los lugares afectados, como Épila, y ha asegurado a los agricultores tomar cartas en el asunto.



  • Artousse17/03/14 00:00
       Pues..., pasa con los conejos, lo mismo lo mismo, que con los políticos, que como no hagamos algo, se nos van a comer a los ciudadanos.
  • Mikel16/03/14 00:00
    #9: ¿ Liebres ? Me extraña. En cualquier caso, la caza es una actividad que está regulada por ley y no se puede cazar lo que se quiera, donde se quiera y como se quiera. Quien lo hace se convierte en furtivo. Aún en el hipotético caso de que fuesen liebres que, repito, me extraña muchísimo y más verlas juntas con lo territoriales que son esos animales, las liebres no son plaga dañina como los conejos. No tienen nada en común en sus ciclos vitales.
  • luis16/03/14 00:00
    Decir que los cazadores son los responsables del descenso de las poblaciones de especies depredadoras cuya base alimenticia es el conejo y similares, es tan irresponsable como ocultar que el conejo volverá a ser un problema grave. La leyenda sobre los diferentes virus que han afectado a esta especie y que casi acaba con ella, basada en una introducción aritificial de la misma en la naturaleza, tendrá base o no, pero volverá a plantearse como solución. La zonas mejor conservadas de España son cotos de caza de gente de dinero. En Doñana, se han despilfarrado ingentes cantidades de dinero en la protección del Lince Ibérico y se hacen culpables a los cazadores de que continue extinguiendose. Mucha hipocresía. Y también mucho furtivo, no hay duda. Veremos como se soluciona este asunto, pero desde luego ya pueden empezar a trabajar juntos ecologistas, cazadores y agricultores.
  • Un ecologista más16/03/14 00:00
    Vaya, cómo molesta la naturaleza ¿verdad? Los cazadores se cargan a los depredadores naturales, cebamos a los conejos con al agricultura intensiva, los cazadores vigilan que se les toque su ?derecho? a destripar animales a escopetazos, pero aún así no bastan con el cebado de la agricultura, y entonces los agricultores (que suelen ser también cazadores) protestan y piden ayudas públicas para seguir degenerando una naturaleza que ya no puede con su alma. En definitiva, no hay casi depredadores naturales, los conejos se reproducen como cazadores, y todos insatisfechos... Qué tierra la nuestra, cuyos pobladores sólo ven la naturaleza como un medio de diversión sin límite, insaciables, y cuanta más sangre mejor.
  • Solucion natural16/03/14 00:00
    Y no se les ha ocurrido introducir hurones en los campos?
  • anape16/03/14 00:00
    Guerra a los conejos, como son unos cobardes y siempre huyen ante la presencia de cazadores u hombres armados es una guerra sin bajas humanas, en la que tenemos todas las de ganar. Es una lucha desigual, pues los conejos no disponen de armas, sólo de patas rápidas. Después de matarlos nos los comemos..
  • patxi16/03/14 00:00
    estos animales que causan daños han proliferado por la gestión de la caza, se ha roto el equilibrio ecológico para poder favorecer a las especies cinegéticas, y para esto se han eliminado los depredadores naturales.Los zorros cazan especies cinegéticas como los conejos, eliminando sobre todo individuos enfermos, gazapos y algunos adultos,el problema es que también depreda sobre los huevos y crías de perdices, objeto por el que los cazadores solicitan permisos para eliminar zorros, para evitar daños a las poblaciones de perdices. Rapaces que tambien actuan en el control
  • jesus villuendas16/03/14 00:00
    Existe en muchas zonas de Aragon lo que se podria llamar ,agricultura sentimental.Es la que pranctican los descendientes de muchos pueblos que viviendo en ciudades de desplazan los festivos a los pueblos para cultivar las tierras de sus familiares y que en muchos casos no tiene apenas rentabilidad economica La escesiva proteccion de especies animales como los javalies y las cabras, hasta convertirse en plaga hace imposible el cultivo y como consecuencia  de esta politica mediombiental ,se le esta dando otro golpe mortal al mundo rural aragones
  • hambriento16/03/14 00:00
    Si viajas por nuestras carreteras poco antes de amanecer y tienes la posibilidad de detenerte en alguna area de servicio se pueden ver cantidades exageradas de liebres en los alrededores. Pero no se te ocurra poder alguna trampa para cazar liebres. Como te pillen se te cae el pelo.
  • Nos cargamos todo16/03/14 00:00
    No estaría nada mal que los conejos se comeriran a unos cuantos de la llamada especie humana, harían un gran favor, prefiero a los conejos que a muchos que se dedican a cargarse con sus escopetas a toda la fauna animal..
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual