Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Observación de aves

Rutas ornitológicas: una mirada atenta a la naturaleza que vuela

Más de 370 especies de aves puede ver el visitante en los cielos de Aragón. Una riqueza ornitológica que viene posibilitada por su extenso territorio y la variedad de

ecosistemas y altitudes que se dan en la Comunidad.

M. J. Montesinos 09/06/2017 a las 06:00
Quebrantahuesos en vuelo.Fundación para la Conservación del Qubrantahuesos/FCQ

Aragón es un territorio extenso, con diferentes gradientes de altitud y ecosistemas muy diversos. Estas características lo convierten en un paraíso para los amantes de la ornitología, ya que se puede ver un amplísimo católogo de aves a lo largo de su geografía. Se han citado hasta 370 especies, de las que 200 son reproductoras y el resto, invernantes o de paso.

Entre estas últimas, destaca el espectáculo que las grullas ofrecen al principio del otoño y en la llegada de la primavera, con su viaje migratorio desde el norte y centro de Europa a sus cuarteles de invierno africanos. Gallocanta, en Zaragoza, Arboré en Huesca, y otros humedales, se convierten en esas épocas en etapas de su vuelo migrador y puede disfrutarse de la visión de cientos de ejemplares de ‘Grus grus’, además de otras especies propias de humedales. En el Centro de Interpretación de Gallocanta (carretera de Tornos a Bello) nos informarán de la ruta autoguiada que sale desde allí y discurre por la laguna y los lagunazos.

En la categoría de humedal se incluye también la laguna de Sariñena, donde en los últimos años se han citado hasta 200 especies de aves distintas. Entre las principales: aguilucho lagunero, ánsar común, ánade real, avefría, cerceta común, cormorán grande, garcilla bueyera, gaviota reidora y somormujo lavanco. Una gran diversidad ornitológica entre la que destaca el avetoro, especie catalogada en peligro de extinción. Hay una ruta señalada de unos 13 km que sale del Centro de Interpretación, donde existen también dos miradores.

La web de Turismo de Aragón (www.turismodearagon.com) por su parte, ofrece hasta 16 rutas con sus mapas y puntos de observación y otra decena de espacios en los que disfrutar del avistamiento de diversas especies ornitológicas.

En busca del Quebrantahuesos

La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), que lleva años no solo defendiendo a esta especie sino divulgando la riqueza de la biodiversidad del Pirineo aragonés, ofrece una ruta por los senderos de los miradores de Revilla, cerca de Aínsa. Allí existe la posibilidad de ver a esta ave necrófaga, emblemática de los cielos aragoneses, que tiene en los Pirineos oscenses casi la única población europea y, desde luego, la más extensa.

Revilla es probablemente el mejor observatorio de quebrantahuesos del mundo, gracias a la existencia de un punto de alimentación en el valle, lo que proporciona una alta densidad de ejemplares. Los observatorios colocados aprovechando los comederos para las aves presentan una gran oportunidad para la observación y la fotografía ornitológica.

En el comedero de aves necrófagas de Aínsa, la FCQ ofrece la visita a diversos ‘hides’ donde observar y fotografiar a las aves, fundamentalmente buitres leonados, aunque también lo frecuentan dos parejas de quebrantahuesos. También disponen de un punto de observación en el Paso de La Inclusa y en las Gargantas de Escuaín para el avistamiento de necrógafas como el buitre leonado, alimoche y milano; rapaces como águila real o halcón peregrino, y especies rupícolas alpinas como la chova piquirroja, la piquigualda, vencejos o treparriscos.

A los pies de la Peña Montañesa, desde el pueblo de Torrelisa, sale una ruta, señalizada con carteles, a lo largo de la cual pueden verse aves rapaces rupícolas y forestales, como las mencionadas, además de águila calzada, culebrera y halcón abejero. Todos ellos forman parte del programa Rutas Ornitológicas GypSobrarbe y pueden consultarse en la página web de la Fundación.

Esteparias y de ribera

Estepas y riberas son otros de los dos hábitats valiosos en la riqueza natural de Aragón. La Sociedad Española de Ornitología, SEO Birdlife, mantiene una reserva en la estepa del Planerón de Belchite. Aunque las esteparias son aves esquivas y extremadamente prudentes ante la presencia humana, pueden verse en vuelo en cualquier época del año, -ya que son sedentarias- con excepción de los días de viento. Gangas, ortegas, alcaravanes y sisones las especies más destacadas, y hay que estar muy atento para verlas, pues son especialistas en mimetizarse con el terreno. Surcando el cielo puede observarse al águila real o al alimoche y, en la balsa del Planerón, es posible avistar ánades y algunas limícolas como la cigueñuela. Más información.

Los sotos y riberas son igualmente el hogar de muchas aves. Luis Tirado, delegado de SEO en Aragón, propone dos rutas sencillas por el entorno del río Gállego. «Desde el puente de Hierro de Santa Eulalia, se puede tomar una senda señalizada en dirección a Erés, que, en un recorrido de 3-4 km nos permite pasar del secano al inicio del Prepirineo, y es en esa transición de ecotonos donde es posible ver una mayor variedad de pájaros», dice Tirado. En apenas una hora de caminata se encuentra aves de ribera como pinzones, zarceros o papamoscas; algunas especies de humedales (garzas, patos...), pájaros propios de la estepa como calandrias o cogujadas, y de montaña, como el treparriscos; además de rapaces:_halcón, buitre leonado, incluso, con suerte, algún quebrantahuesos.

Para ver rapaces, Tirado recomienda tomar a la salida la direccion a Ardisa. «Debemos buscar un lugar de máxima visibilidad y esperar, si tenemos paciencia iremos viendo águilas calzadas, ratoneras, gavilanes, azores...», dice el delegado de SEO Birdlife.

En este mismo entorno, Tirado recomienda también la senda a Morán, donde puede verse «la golondrina dáurica, un pajarillo que solo da en la mitad sur de España y en este enclave concreto;_además de que tendremos una visión espectacular de Riglos y de la Peña Rueba». Para este ornitólogo «estas rutas son buenas en cualquier estación, ya que en verano, iremos por sombra (aunque hay que tener en cuenta que son senderos inundables); y en invierno, gracias a la inversión térmica que se da en la zona, mantienen temperaturas agradables».

Más noticias en Unpaisdemontañas.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo