Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Teruel

La Guardia Civil detiene a una persona por un robo en una vivienda de Utrillas

Además otra persona está siendo investigada por la receptación y adquisición del móvil robado.

Europa Press. Teruel Actualizada 07/06/2016 a las 16:29
Etiquetas

La Guardia Civil ha detenido a una persona como presunta autora de un delito de robo en una vivienda de la localidad turolense de Utrillas. Además, otra persona está siendo investigada por delito de receptación por la adquisición de un teléfono móvil sustraído en esa vivienda.

En una nota de prensa, la Benemérita ha informado de que el 1 de junio la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia procedió a detener al presunto autor del robo e inició las pesquisas sobre la persona que pudo adquirir este teléfono robado.

El pasado 21 de noviembre de 2015 se produjo un robo en el interior de un domicilio de Utrillas, en el que se sustrajeron dos teléfonos móviles. En ese momento, la UOPJ de la Comandancia de Teruel inició una investigación que permitió identificar a una persona residente en Utrillas que había adquirido el terminal móvil sustraído, presumiblemente, a sabiendas de su procedencia ilícita, imputándosele por ello la comisión de un delito de receptación.

Continuando con las investigaciones, los guardias civiles del Área de Patrimonio de la UOPJ pudieron determinar, identificar y localizar al presunto responsable del robo ocurrido en noviembre en la vivienda, que fue detenido en Utrillas el 10 de mayo por la comisión de un delito de robo con fuerza en la cosas.

Fruto de la investigación realizada, la Guardia Civil no sólo ha logrado esclarecer el robo en el interior de la vivienda deteniendo al presunto autor, sino también identificar otra figura de capital importancia dentro de la cadena delictiva, el receptador que, a fin de cuentas, favorece el beneficio de quien comete el delito principal al adquirir los productos robados a sabiendas de su procedencia ilícita.
Las diligencias instruidas se remitieron al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Calamocha, han detallado las mismas fuentes.

Evitar un delito de receptación

La Guardia Civil ha advertido de que la compra de efectos conociendo que proceden de un delito contra la propiedad, por ejemplo robados, constituye un delito de receptación, dado que de alguna manera se está favoreciendo el beneficio a los que cometieron el delito y se castiga con penas de prisión.


Algunos detalles podrían indicar que los efectos que se pretenden comprar proceden del delito y, al adquirirlos, convierten al comprador en un receptador. Así, la Benemérita recomienda evitar compras de productos con un desorbitado descuento sobre el precio de mercado si el origen es dudoso (gangas irreales), especialmente al comprar directamente a particulares. El supuesto habitual es la compra a través de internet.

También plantea que se realicen las compras en sitios fiables y de confianza, sobre todo si se compra a través de Internet, verificando la identidad y fiabilidad del vendedor; así como exigir el justificante de la operación (ticket de compra, factura), porque la ausencia de documentación y el no registro de la venta denotan fundado conocimiento del origen ilícito.

Si en algún momento de la compra se tienen razones para pensar que puede ser robado, hay que denunciarlo inmediatamente en el Cuartel de la Guardia Civil más cercano o llamando al teléfono 062. Igualmente si una persona ha sido víctima de un robo tiene que llamar al 062 y no entrar en el lugar ni tocar o mover nada que pudiera haber sido manipulado por los ladrones.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual