Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Consumo

Los aragoneses gastan hoy menos agua y luz que hace 10 años

El consumo de luz se ha estancado a niveles de hace una década mientras cada vez gastamos menos agua por persona.

Víctor Millán. Zaragoza 19/10/2016 a las 06:00
Los aragoneses hemos moderado el consumo de agua.A. García/heraldo

Los aragoneses gastamos hoy mucha menos luz y agua que hace una década. Las mejoras en la eficiencia de estos dos suministros básicos en los hogares, pero también el ahorro autoimpuesto por muchas familias a raíz de las vicisitudes económicas de los últimos años, parecen estar detrás de esta tendencia, que no obstante se presta a lecturas distintas.

Según los últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística y los registros de consumo de energía que maneja el Gobierno de Aragón, la evolución es evidente. En lo que respecta al agua, cada aragonés consume ahora de media 130 litros diarios, desde que abre el grifo para beber, cocinar o ducharse hasta el consumo de agua que provoca la depuración de los residuos que generamos y que no se ven a simple vista. Son 32 litros menos que los que se gastaban hace una década, cuando las fugas por escapes eran mayores.

Por su parte, el gasto de luz de los hogares aragoneses también enlazó en 2015 su segundo año con consumos similares a los que se daban en los años anteriores a la crisis. En concreto, el curso pasado la demanda doméstica de luz se situó en 1.967.407 megavatios-hora, una cifra prácticamente idéntica a la de 2006 e inferior a la de otros años aún de bonanza económica. Para hacerse una idea, en 2008 este consumo llegó a ser un 40% mayor.

Ahora bien, ¿hemos aprendido a consumir menos por la situación económica de los últimos años o han funcionado todas las medidas de ahorro y eficiencia que se han impulsado durante este tiempo?

Para José Ángel Oliván, presidente de la Unión de Consumidores de Aragón (UCA), hay un poco de todo, pero sigue teniendo más peso que muchas familias han tenido que apretarse el cinturón. “Es indudable que de un tiempo a esta parte tanto la Administración como la ciudadanía han puesto medidas y estamos todos más implicados en reducir los consumos. Pero también es evidente que sigue habiendo muchas familias donde se mira con lupa cada gasto”, sostiene.
 

¿Y también gastamos menos?

La otra parte de la ecuación es si durante este tiempo en el que los hogares aragoneses han reducido sus consumos de estos suministros también han podido menguar su factura correlativamente. Y ahí los datos dicen que no, al menos con la misma fuerza.


El precio de la luz, que desde el 2015 ha tenido cambios de peso como la entrada en vigor de las tarifas horarias, si bien ha descendido un 7% con respecto a septiembre del año pasado, ha crecido en más de un 80% en los últimos 10 años si se tienen en cuenta los datos de un informe publicado por Facua el pasado verano, en el que se remarcaba que cada consumidor había pagado de media unos 400 euros anuales más de luz por el mismo consumo que en 2005.

Volviendo al agua, Aragón no ha estado exento de la subida generalizada de precios que se ha dado en los últimos años. Si bien hay diferencias por ciudades. Según un informe publicado hace dos semanas por la OCU, Teruel era la capital de provincia con el agua más cara, pagando 335 euros anuales por el consumo de 175 metros cúbicos, un montante que se reducía en Huesca a 286 y a 269 en la capital, donde precisamente el cobro y encarecimiento del agua por el Impuesto de Contaminación autonómico ha llevado a varios desencuentros entre Ayuntamiento y Gobierno de Aragón en los últimos meses.
 

Las 'lagunas' de la regulación

Desde 2013 el Gobierno Central ha implementado en España la normativa Europea sobre eficiencia energética, que, en lo que toca al ciudadano más directamente, implica que un inmueble en venta o alquiler debe pasar una auditoría para recibir una calificación que señala qué cantidad de energía (y por lo tanto dinero) pierde.

Hasta este año en Aragón se habían calificado más de 30.000 viviendas, y de ellas apenas un 15% obtenían las mejores calificaciones. La mayoría de los inmuebles que no obtienen una buena calificación son edificios antiguos, con malas cerraduras en las ventanas o electrodomésticos obsoletos que, no obstante, no implican que esa vivienda no pueda salir al mercado.

“Tal y como está la regulación, hay pocos incentivos para que el ciudadano invierta en eficiencia energética, más que nada porque tiene poco beneficio”, explica el presidente de la UCA, que hace unas semanas organizó un seminario sobre esta matera.

Según señala, aunque en un hogar se intenten cambiar las bombillas por nuevas de bajo consumo o electrodomésticos más eficientes, el mayor peso del importe de la factura de la luz está en los costes fijos, invariables, lo que hace que el ahorro se reduzca. “Habrá mucha gente que lo hará por concienciación, pero si no promovemos que también se pueda ahorrar más, será difícil que avancemos en este sentido”.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual