Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

coronavirus

El "impacto positivo" de la crisis sanitaria en el sector de las patentes

La necesidad de incrementar la seguridad o de cambiar algunos procesos está despertando la imaginación y dando una motivación a los inventores.

Haikoo, un modelo de mascarilla patentado en Aragón.
Haikoo, un modelo de mascarilla patentado en Aragón.
HERALDO

Las consecuencias de la pandemia de coronavirus son, por ahora, casi incalculables. A los cientos de miles de muertes en todo el mundo se suma el fuerte golpe a la economía, la destrucción de empleo y los cambios sociales que se irán asumiendo poco a poco a menos que se halle una solución efectiva e inmediata a un problema de tamaño mundial.

Sin embargo, en medio de un panorama a todas luces negativo, se puede extraer alguna lectura amable. Como, por ejemplo, el efecto que una crisis sanitaria sin precedentes cercanos está teniendo en el sector de las patentes. “Podemos decir que la crisis generada por la expansión del covid-19 tiene un impacto positivo en la innovación. Las empresas y centros tecnológicos se han adaptado en tiempo récord a las limitaciones impuestas por el confinamiento gracias al teletrabajo y las herramientas de comunicación telemática, a fin de mantener su actividad y estar en la mejor posición posible una vez avance la desescalada. Sin embargo, esta crisis no sólo ha revelado la adaptabilidad al cambio en las circunstancias, sino que la innovación se ha manifestado como la herramienta más útil para la resolución de problemas que exigen una respuesta inmediata, y así impedir la paralización de la actividad”, cuenta Pilar Azagra, de la firma zaragozana Azagra Patentes y Marcas.

La profesional desarrolla "los dos efectos correlativos" de la coyuntura: “Empresas que veían reducida drásticamente la salida de sus productos habituales, se han reinventado y reorientado para desarrollar equipos y tecnologías de primera necesidad en la pandemia, poniendo en marcha líneas de producción hasta ese momento paradas. Esos desarrollos permiten, a su vez, que otras empresas gocen de medios que les permitan comenzar con su actividad garantizando la seguridad de sus trabajadores y clientes. Así, en las oficinas de patentes hemos protegido y recibido consultas sobre sistemas alternativos de dispensación de geles hidroalcohólicos, pantallas protectoras, sistemas de localización o aplicaciones móviles para gestionar los riesgos del coronavirus”.

Para Pilar Azagra, en estos momentos está “surgiendo con ímpetu la I+D más real, más cercana, aquélla que pretende ponerle el cascabel al gato, dar respuesta a las necesidades más acuciantes motivadas por las circunstancias concretas, tan desfavorables en las que nos movemos. Se trata de sacar ventaja de las desventajas y poner buena cara – en la medida de lo posible – a las desgracias”.

Una mascarilla de plástico lavable y reutilizable

Algunas de las nuevas patentes abordan la robótica; otras, los EPIs que emplean sanitarios y otros profesionales. Este último es el caso de Haikoo, una mascarilla reutilizable y fácilmente lavable desarrollada en Aragón. La idea está promovida por Diego Arenaz, propietario de Plastibérica, firma de plásticos radicada en Utebo; y Javier Aznar, desarrollador de producto en la zaragozana Métrica Ingeniería.

Las últimas semanas, los dos ingenieros han centrado parte de sus esfuerzos en un nuevo diseño de mascarilla, que ya ha sido registrada y está en fase de homologación a nivel europeo. “Se trata de una mascarilla en plástico hipoalergénico e impermeable, en cuyo centro se dispone un espacio triangular en la que acomodamos el filtro que queramos, de modo que se pueda adaptar a distintas funciones y trabajos”, revela Arenaz. "El plástico implicado en este proyecto es una referencia especial con permeabilidad bastante alta a oxígeno y, a la vez, con protección barrera frente a virus y bacterias”, añade. Sus cuerdas laterales no se enganchan a la parte trasera de las orejas. “Hemos añadido unas piezas que permiten que se adapte el cordel a la cabeza, con dos enganches: uno arriba, en el cogote, y otro bajo a la nuca. Esto quita la presión en las orejas y evita las rozaduras”, cuenta el ingeniero, que junto a su compañero de proyecto han recabado opiniones de sanitarios aragoneses y vascos de cara al desarrollo del producto.

Dos modelos distintos de mascarilla Haikoo
Dos modelos distintos de mascarilla Haikoo
Haikoo

Por ahora, Diego y Javier están tratando de dar salida al producto a través del sector privado (lanzarán la tienda online en haikoo.es a finales de mayo), también en farmacias, aunque según indica estarían dispuestos a “proveer al sector público a precio de costo, ya que en esta crisis todos debemos aportar en la medida de nuestras posibilidades”. Además, tienen en mente realizar donaciones a distintas residencias de ancianos.

Siga en directo toda la información sobre el coronavirus

Reciba la newsletter de HERALDO con las informaciones más relevantes

Etiquetas
Comentarios