Un viaje de 190 kilómetros por el río Cinca

Desde su nacimiento a la sombra de los últimos glaciares en el valle de Pineta, el río es protagonista de la fiesta de las navatas, antiguo oficio al que han dado el relevo los guías y el turismo de aventura en la zona. Presas, como la de El Grado, completan su paisaje, que culmina en las fincas de regadío de los Monegros, donde el agua ha convertido los secanos en fértiles. (Imágenes: Verónica Lacasa)

MÁS VÍDEOS RELACIONADOS
Etiquetas