Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

La afición se quedó helada

La esperanza con la que el zaragocismo vivió toda la jornada acabó transformánda en decepción.

emilio ralla. Zaragoza Actualizada 14/07/2015 a las 09:00
Etiquetas
Gestos de decepción entre los seguidores en un bar de Zaragoza a la conclusión del partido.Asier Alcorta

Con el pitido final, el golpe fue duro. El globo de la ilusión se había hinchado rápido y con fuerza gracias al gran ‘play off’ que había ofrecido el Real Zaragoza junto a la necesidad de una afición hambrienta de alegrías. El reventón dejó caras de desilusión en todos los puntos de Aragón y de su capital.

En Zaragoza, desde el miércoles pasado se habían descontado las horas que faltaban para el choque final. Una cuenta atrás que se aceleró ayer desde la mañana. En la calle la camiseta blanquilla fue tendencia ya fuese de última temporada o ‘vintage’ e incluso se pudo oír el himno horas antes.

A falta de un gran punto de reunión, los hinchas se repartieron por varios lugares: en sus casas, en las peñas, en bares, con amigos, con familiares, a solas. Nadie se perdió el encuentro más importante de las últimas temporadas.

La principal concentración se vivió en el restaurante ‘La cuna del cierzo’, donde la Federación de Peñas estableció el cuartel general para los muchos que no pudieron desplazarse hasta Las Palmas. Las puertas se abrieron a las 18.00 y rápidamente se completaron las mil plazas de aforo del recinto donde se habían colocado dos pantallas. Los cánticos y los nervios acompañaron a la ilusión por regresar a Primera durante los noventa minutos. Sin embargo, toda la algarabía quedó helada con el gol de Araujo.

La escena descrita se repitió en muchos más sitios. En Rosales del Canal, por ejemplo, donde se había instalado una pantalla de 3x2 metros frente a la que se reunieron cientos de vecinos, a pesar de estar celebrando las fiestas del barrio, la decepción se adueñó del ambiente con el final. "Teníamos un bombo y nos han debido de oír casi hasta enLas Palmas, pero hemos acabado muy tristes", comentaba Mario Martín, uno de los presentes.

Momentos de cantar, de saltar, de quedarse callados, de rezar los más devotos e incluso los menos, de morderse las uñas, de realizar aspavientos, de gritar, de comentar con el compañero de al lado ese pase, ese disparo, ese cruce. Los noventa minutos de un partido dan para mucho y en esta ocasión se convirtieron en todo un carrusel de emociones fuese donde fuese. Por ejemplo, en los muchos bares que también se llenaron.

A buen seguro, había muchas botellas preparadas para ser descorchadas que se quedaron sin abrir. Toca guardarlas porque llegará el momento de brindar con ellas.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual