Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Elecciones generales 2015

En blanco, nulo o abstención, el otro voto del 20

Los votos en blanco pueden influir en las posibilidades que tienen las listas con menos respaldo de acceder al reparto de escaños.

Efe. Madrid Actualizada 14/12/2015 a las 00:49

La abstención aumentó en las últimas elecciones municipales celebradas el pasado 24 de mayo, mientras que los votos en blanco y nulos descendieron respecto a 2011, unas opciones motivadas por la insatisfacción con el sistema electoral, por el desencanto con las opciones políticas o por simples errores.

Un voto en blanco es un sobre que no contiene papeleta y, en el caso del Senado, es también la papeleta en la que no se ha marcado ningún candidato.

Aunque no es cierta la leyenda de que los votos en blanco favorecen a la lista más votada, tampoco son inocuos, ya que se contabilizan como válidos.

Pueden así influir en las posibilidades que tienen las listas con menos respaldo de acceder al reparto de escaños, ya que la legislación electoral establece que es necesario superar el 3 % de los votos válidos.

En las ultimas elecciones municipales de este año la abstención supuso el 35,09 %, con 12.070.240, frente al 33,84 %, con 11.745.532 de 2011.

El voto en blanco fue la opción elegida en las elecciones municipales por 363.935 ciudadanos, lo que supuso un 1,66 %, frente a los 585.395 votantes, cifra que representó el 2,54 % de los sufragios cuatro años antes.

Con los resultados en esos comicios del 24 de mayo, el voto en blanco rompió la subida continuada que había experimentado en todas las elecciones locales, con excepción de una bajada de 2003.

El voto nulo -motivado por errores o decisión política intencionada- también disminuyó en las elecciones municipales hasta alcanzar la cifra de 343.105, el 1,53 % de total, frente a los 388.315, que representó el 1,69 % en 2011.

El voto en blanco alcanzó su cota más alta en España el 22 de mayo de 2011 en las elecciones municipales y autonómicas cuando cerca de 600.000 españoles (584.469 votantes) siguieron esta opción.

El voto en blanco ha tenido siempre más éxito en los comicios municipales que en las elecciones a Cortes, a tenor de los datos oficiales del Ministerio del Interior.

De esta manera, tras la marca histórica de mayo de 2011, el récord siguiente en democracia data de las municipales de 1999, cuando el 1,95 de los electores depositaron sobres vacíos en las urnas; todavía no se había superado el umbral del 2 %.

Llama también la atención que si se suman los votos blancos y los nulos depositados ese 22 de mayo la cifra total de sufragios que no fueron destinados a candidaturas se aproximó al millón de electores (971.630 ciudadanos).

En general se interpreta el voto en blanco como una muestra de descontento hacia la clase política, a la par que una expresión de respaldo al sistema democrático; pero los sociólogos también reconocen que es una tendencia que acoge a una tipología muy diversa de electores.

De las elecciones nacionales celebradas en la democracia, fueron las generales de 1982 las que registraron mayor porcentaje de votos nulos, el 1,95 % de los sufragios.

Es nulo el voto emitido en sobre diferente del modelo oficial o alterado; o papeleta diferente del modelo oficial, alterada, rota o rasgada; así como el emitido en papeleta sin sobre.

La ley también considera nulo el voto en el que no se pueda dilucidar la voluntad del elector, como por ejemplo el que contenga en un sobre más de una papeleta de distinta candidatura.

En el supuesto de que el sobre de votación contenga más de una papeleta de la misma candidatura, se computará como un solo voto válido.

En el caso de elecciones al Congreso, serán también nulos los emitidos en papeletas en las que se hubiera modificado, añadido, señalado o tachado nombres de los candidatos o alterado su orden de colocación, así como aquellas en las que se hubiera producido cualquier otro tipo de alteración.

En el Senado serán también nulos los emitidos en papeletas en las que se hubieran señalado más de tres nombres en las circunscripciones
provinciales; más de dos en las circunscripciones insulares de Gran Canaria, Mallorca y Tenerife y en las poblaciones de Ceuta y Melilla; y más de uno en el resto de las circunscripciones insulares.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual