Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

PARQUES

"El vandalismo es lo único malo del bonito parque Castillo de Palomar"

El parque Castillo Palomar se construyó adaptado al terreno, en diferentes alturas. Los vecinos lo valoran mucho, pero critican las pintadas y destrozos.

PAULA FIGOLS Actualizada 24/06/2010 a las 22:06
Etiquetas
5 Comentarios
"El vandalismo es lo único malo del bonito parque Castillo de Palomar"ZTV

En el parque Castillo de Palomar (en la zona de Monsalud, en el barrio de las Delicias) no había castillo ni palomas. Este original parque en varias alturas, con vistas a la estación intermodal, se construyó en la antigua finca de la familia Palomar, del siglo XIX. Por el terreno que ocupa, sobre una colina, es uno de los parques más curiosos de la ciudad.


"La familia Palomar vino a vivir aquí en 1881 y se construyó una casa con forma de castillo. Era una finca muy grande que ocupaba todo lo que hoy es el barrio de Monsalud. El terreno fue pasando de mano en mano hasta que se cedió al Ayuntamiento, que decidió hacer aquí una zona residencial y un parque. En 1971 se inauguró el parque y en 1992 se amplió, con los terrenos de las antiguas viviendas de Tudor", cuenta la historia Juan Pablo Vázquez, de 60 años, presidente de la asociación de vecinos Bombarda-Monsalud.

"Es un parque aterrazado, en varias alturas, que se ha adaptado muy bien al terreno natural. El barrio de Monsalud ha ido creciendo a su alrededor", señala Juan Pablo. El parque, en sus orígenes, era una zona verde rodeada de huertas. La avenida de Navarra era una carretera de dos carriles y la estación de Delicias, una pequeña terminal. Hoy la intermodal se alza frente al parque, rodeado de edificios.

"Cuando vinimos a vivir aquí, era un parque más salvaje. Tenía unas vistas espectaculares. Veníamos mucho con los chicos, porque no había otra cosa de ocio en el barrio. Donde ahora está la pista de futbito, antes había una piscina", recuerda Valeri Navarro, de 56 años y vecina de Monsalud desde 1976.

Su amiga Rosa María Díaz, de 59 años, también recuerda las tardes con los chicos pequeños en el parque. "He venido mucho con mis hijos, que ahora tienen 32 y 36 años. Había actuaciones musicales y teatro en un pequeño escenario, veníamos a la piscina, a jugar, a correr. Y ahora que los chicos son mayores, vengo yo con mis amigas a pasear y a hacer ejercicios en los aparatos", señala Rosa.

"Siempre ha sido un parque muy utilizado, un punto de encuentro del barrio. Tiene juegos para niños, una pista deportiva, una zona con aparatos de gimnasia para mayores, una pista de petanca, otra de tanguillo (juego tradicional, con unos discos de metal) y un quiosco con actividades para jóvenes", apunta Juan Pablo. Mientras los vecinos charlan, los veteranos del lugar juegan unas partidas de cartas en unas mesas a la sombra, y se montan los equipos para un partido de fútbol entre jóvenes en la pista.

El campo de futbito está rodeado por una valla medio rota. "El parque es muy bonito, con un tamaño ideal para pasear, pero el vandalismo es la nota negativa. Está todo lleno de pintadas. ¿Cómo pueden llamar arte a los grafitis? Tal vez haría falta más vigilancia para que todos respetaran las zonas públicas", apunta Luis Morales, de 73 años, estadounidense y vecino del barrio desde hace tres décadas, cuando vino a trabajar a la Base.

Pese a los actos puntuales de vandalismo, los vecinos le ponen buena nota a su parque. Había otro punto negativo, pero se está solucionando: "Durante más de treinta años, en la avenida de Navarra, junto al parque, había un solar con el esqueleto de un edificio que no se terminó nunca. Tras muchas reivindicaciones, conseguimos que lo derribaran y ahí se está construyendo una pasarela peatonal para cruzar a la estación", cuenta Juan Pablo.



  • Karlsterio Kovas25/06/10 00:00
    La Historia del parque en los 80 no es tan de color rosa como apuntan en el artículo. En los 80 el parque no tenía tanta vida como tiene en la actualidad. En aquella época, Monsalud y Bombarda eran "las afueras" de la ciudad. Más allá de la Avda. de Navarra (como bien dicen en el artículo, más que una avenida, era una prolongación de la carretera de Logroño) estaba la fábrica de la Tudor y luego nada más. Con la construcción del centro Comercial Augusta esta zona comenzó a reactivarse. En los 80 había un grupo de chabolas al lado del Colegio Público José Camón Aznar. La presencia de estas chabolas, la disposición del parque (en la ladera que forma la antigua terraza fluvial del Ebro, donde se asienta Monsalud) que beneficiaba que la gente pudiera esconderse, y lo apartado de su situación, hicieron del parque un lugar ideal para el uso de drogas. Las jeringuillas (tanto usadas como nuevas) formaban parte del paisaje del parque. Con el derribo de las chabolas a finales de los 80, y la construcción del Augusta, el parque volvió a la vida.
  • Martin25/06/10 00:00
    Yo fui usuario de la piscina en los ochenta. Mas de una vez tuvimos que salir corriendo porque utilizaban la piscina infantil para bañar al burro que tenían los gitanillos que vivían en las chabolas cercanas. Yo tenia pocos años, pero recuerdo aquellos veranos de calor, y la única alternativa para refrescarse que eran aquellas piscinas publicas.
  • Yo25/06/10 00:00
    Las horas que habre pasado en ese parque con mis amigos cuando eramos pequeños. Aunque hubo unos años de muchisima dejadez en el parque (lleno de drogadictos, el actual Chillout abandonado lleno de jeringuillas, todo lleno de caca de perro, la aleta de tiburon habitada por "sin techo"...) el parque fue el centro social de Monsalud y parte de Delicias. Yo era muy pequeño, pero tambien recuerdo las piscinas y he escuchado multiples veces la historia del burro de los gitanos. Siempre ha sido un parque diferente a los demas. Y para muchos de nosotros siempre sera especial porque en el empezamos a dar los primeros toques al balon, haciamos de ingenieros haciendo presas en la zona de rocas, lo empezamos a usar de "picadero" con nuestras primeras novias...etc.
  • Fructuoso25/06/10 00:00
    Para mí, siempre será el parque que más quiero de los muchos que hay en Zaragoza. Allí pasé jugando los primeros años de mi existencia. Recuerdo con nostalgia los partidos de futbol que organizábamos, la aceqia, las cuevas... Ahora tengo la fortuna de vivir frente a mi parque. Respetémoslo y disfrutemos todos de él.
  • Oroel25/06/10 00:00
    El parque tiene una pega: el exceso de ruido, procedente de la Avda. de Navarra. No sé si sería posible poner vallas antiruido, convenientemente camufladas y cubiertas por vegetación, enredaderas... Y su acceso desde la calle Rioja invade la acera de una manera a mi juicio inconveniente.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo