Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

ROBO DE COBRE

Al menos ocho instalaciones deportivas han sufrido robos de cable de cobre en el último año

En algunos campos de fútbol de la capital, los ladrones han inutilizado su iluminación dos veces en pocos meses.

JUAN ORTEGA. ZARAGOZA Actualizada 10/06/2011 a las 11:43
Etiquetas
2 Comentarios
El presidente de la Unión Deportiva Montecarlo, junto a una de las arquetas que fueron dañadas por los ladrones.MAITE SANTONJA

Los equipamientos deportivos de la capital se han convertido en uno de los blancos favoritos de las bandas de ladrones de cobre. Al menos ocho instalaciones de este tipo han sufrido en el último año distintos robos que, al margen de su valor económico -se eleva a varias decenas de miles de euros- conllevan un considerable perjuicio a sus usuarios: además de afrontar los arreglos, algunos de los clubes se han visto obligados a adoptar soluciones por su cuenta, como sellar las arquetas o instalar mecanismos de vigilancia propios.


El último de estos casos ocurrió esta misma semana en el campo de fútbol José Luis Violeta, situado en el barrio de La Paz, de titularidad municipal y gestionado por la Unión Deportiva Montecarlo. Unos desconocidos accedieron a la instalación la noche del lunes al martes y se llevaron unos 500 metros de cable, tras extraer este material a través de las arquetas. La maniobra bastó para dejar a oscuras el campo, algo de lo que se dieron cuenta sus responsables al día siguiente.

Esta vez ha sido la primera que ocurre una cosa así en el campo que lleva el nombre del León de Torrero, pero, ya hace unos meses, los cacos se llevaron los focos de una de las torres de iluminación. Sin embargo, este es solo el último de una larga lista de robos de similares características: el desmantelamiento total o parcial de la infraestructura eléctrica para extraer y vender el cobre de cientos de metros de cableado protegido con plástico. Para ello, los ladrones acceden a una o varias arquetas, desde donde tiran hasta destrozar la instalación. Las reparaciones pueden tardar hasta cuatro meses.

Desde el Ayuntamiento, responsable de casi todas las instalaciones afectadas, afirman que sus técnicos estudian colocar un nuevo tipo de estructura en el subsuelo, metálica, que impida a los ladrones que actúen con semejante facilidad. En principio, descartan por norma el sellado con hormigón de las arquetas, ya que ello impediría cualquier reparación, y tampoco contemplan la posibilidad de implantar mecanismos de vigilancia con cámaras de vídeo, debido a su elevado coste.

Un rosario de campos afectados

Las instalaciones deportivas que ya han sido objeto del ataque de los cacos están ubicadas, en su mayoría, en el extrarradio de la capital, y en algunos casos próximas a vías de fácil huida: además del José Luis Violeta, se trata de los campos de fútbol de Valdefierro, San José, Torre Ramona, Oliver y La Jota-Vadorrey; además, también sufrieron sendos robos el velódromo de los Pinares de Venecia y el Parque Deportivo Ebro, en este caso, dependiente del Gobierno de Aragón.

Marisa González es la presidenta del club de fútbol Unión de La Jota y Vadorrey, en la margen izquierda y, en su caso, tuvieron que hacer frente a una costosa reparación antes, incluso, de estrenar sus instalaciones. «Nos robaron el verano pasado, pero como aún no teníamos luz, tardamos en iniciar la temporada en condiciones», afirma. Calcula que el arreglo costó a las arcas municipales, a través del seguro, entre 6.000 y 7.000 euros.

En Valdefierro conocen el problema de cerca. En apenas cuatro meses, a finales de la temporada pasada, el campo de fútbol fue objeto de dos robos casi de forma consecutiva. «Se veía muy bien cómo habían metido la furgoneta hasta dentro, se llevaron más de 1.000 kilos», sostiene el máximo responsable del club de este barrio zaragozano, Chema Roldán.

Ni siquiera las cámaras que, en este caso sí, habían sido instaladas en el terreno de juego del San José, en el camino de Miraflores, sirvieron para disuadir a los ladrones. En esta ocasión, al menos, el 'gran hermano' sirvió para mostrar parte de su modus operandi: al menos tres personas actuaban de forma coordinada dentro de las instalaciones, pero fuera les esperaban más secuaces.

El dilema del robo de cableado de cobre no es exclusivo de las instalaciones deportivas en Zaragoza. La periferia de la capital, asimismo, también ha registrado más casos recientemente.



  • latro10/06/11 00:00
    El problema es que da igual que los cojan o los identifiquen. Vuelven a hacerlo una y otra vez, es la impunidad que les regala nuestro sistema.
  • Ciudadano maño10/06/11 00:00
    No hay ladron si no existe comprados.Creo que el ladron tiene que tener su castogo por apropiarse algo que no le pertenece, pero al comprador la justicia tendria que ejemplarizar el castigo y no con dinero si no con el cierre del negocio durante el tiempo que se considerado adecuado al material incautado


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo