Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Villanueva cree que la RAE debe recoger todas las palabras, hasta las ofensivas

El director de academia ha respondido así la petición de retirar acepciones del término gitano.

Darío Villanueva, nueva director de la Real Academia Española de la lengua
Villanueva cree que la RAE debe recoger todas las palabras, hasta las ofensivas
Efe

El director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, ha afirmado que "no puede haber un diccionario políticamente correcto" y que "la corrección política es una forma de censura verdaderamente tenebrosa", tras la polémica surgida en torno a una de las acepciones del término 'gitano' incluidas en el diccionario.

Así se ha expresado Villanueva al ser preguntado sobre este asunto por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum. "El problema es cuando la censura viene de esa entidad etérea que es la sociedad civil, en donde muchos grupos pueden considerar que determinadas palabras les molestan", ha dicho Villanueva.

En concreto, Becerril le ha planteado al director de la RAE que el colectivo gitano "ha ido cambiando, evolucionando, adaptándose a nuevas circunstancias, viviendo en países desarrollados, incrementando sus niveles de cultura y de formación, y sin embargo en el diccionario subsiste una descripción" de gitano que, a su juicio, sería "conveniente revisar".

A este respecto, Villanueva ha defendido que la RAE ha aportado a la oficina de la Defensora del Pueblo una "amplia documentación que justifica una de las acepciones de la palabra gitano dentro del artículo gitano". "Las palabras sirven para requebrar, seducir, para honrar, pero las palabras sirven también para insultar, para ser injusto, para ser canalla", ha argumentado.

En su opinión, "no tiene sentido un diccionario sólo con las palabras bonitas", por lo que ha defendido que "tienen que estar todas las palabras que realmente existen". Villanueva ha explicado que el "lexicógrafo recoge una palabra y la sitúa en el lugar que le corresponde en el diccionario, pero no está pronunciando esa palabra".

"Nosotros nunca haremos un diccionario políticamente correcto", ha insistido, al tiempo que ha defendido el "escrupuloso" tratamiento que la RAE ha hecho de este asunto y ha subrayado que el uso ofensivo del idioma "no nace del lexicógrafo", sino "de la persona que utiliza la palabra que ofende".

Ha asegurado asimismo que "a partir de ahora" el diccionario va a ser "elástico" porque, concebido sobre una base digital, "no tiene problemas de espacio". Sobre el diccionario en papel, ha indicado que hay un criterio de selección basado en "documento impagable, que es el Corpus del Español del Siglo XXI". "Colaboración abierta y leal"

Sobre la relación con otras academias de la lengua del Estado, ha respondido que la RAE mantiene una "colaboración abierta y leal" con todas ellas y ha indicado que "todas las lenguas son maravillosas" y que "siendo como son instrumentos de comunicación, el pecado peor que se puede cometer con ellas es utilizarlas como instrumento de división".

Por otra parte, el director de la RAE se ha referido a la situación económica de la Academia y ha confesado que "no" ha salido de la crisis, aunque ha dicho que su continuidad está "totalmente asegurada". "En este momento, tenemos un déficit entre ingresos y gastos, pero la Academia no está endeudada", ha subrayado, para después agregar que la Academia "ha durado 300 años en los que han caído chuzos de punta, y no hay ningún motivo para pensar que no vaya a durar otros 300".

Además, ha insistido en que, gracias a años de "bonanza", de "muy buena" gestión económica, en los que "no ha sido manirrota" sino "austera", la Academia tiene "remanentes" como para poder sostener el desarrollo de un Plan Estratégico a cuatro años, en donde la sociedad de gestión todavía no va a ser autosuficiente. "Al final, según el plan de negocio, la Academia va a ser autosuficiente desde el punto de vista económico", ha añadido.

"El 60% de la aportación del Estado significa un descenso considerable y justifica un poco el déficit que tenemos, pero también está justificado por el descenso intenso de la venta de los libros", ha argumentado, al tiempo que ha rechazado "sobreactuar en el sentimiento de crisis porque todo el mundo está padeciéndola".

"Espabilar muy mucho"

Respecto al problema económico de las Academias y el de la universidad pública, Villanueva ha explicado que la RAE "no es organismo del Estado", mientras que ha defendido que las universidades públicas tienen que estar sostenidas "fundamentalmente por fondos públicos". "En el caso de las Academias, bienvenida la aportación (del Estado), pero nosotros tenemos que espabilar muy mucho, porque efectivamente no somos administración", ha zanjado.

Sobre si sería interesante llegar a acuerdos con los medios de comunicación y con la industria de la cultura para que se comprometan a defender el buen uso del castellano, Villanueva ha dicho que no cree que "sea misión de la Academia convencer a los periodistas, que son profesionales de la comunicación y que tienen como instrumento básico la palabra".

"Eso forma parte de su propia deontología, de su propia formación profesional", ha indicado, para después mostrarse partidario de "formalizar relaciones" entre la Academia y este tipo de organizaciones "en beneficio de la lengua y añadir que en diciembre la RAE ha firmado un convenio con la Academia Española de la Publicidad, en el que tiene puestas "muchas esperanzas porque muchos de los mensajes más eficaces, más expandidos hoy en día son los mensajes publicitarios".

Preguntado sobre cómo puede la RAE ayudar a propagar la lengua española frente al inglés, Villanueva ha detallado que a través del aporte de "los instrumentos básicos de referencia del idioma", es decir, las gramáticas, las ortografías y los diccionarios, y "adaptándolos a la evolución natural de la lengua".

En este sentido, ha defendido que "algo" está haciendo ya en vista de las "consultas millonarias" del diccionario y ha concretado algunos casos "interesantes" como por ejemplo que en primavera la palabra más consultada fue "cultura", que fue desplazada por "abdicar"; durante la Copa del Mundo, la palabra más consultada fue "puto" porque la FIFA abrió un expediente a la Federación Mexicana porque sus hinchas gritaban esa palabra al portero del equipo contrario cuando sacaba; cuando comenzó la campaña electoral venezolana la palabra más consultada fue "majunche", que significa lo mismo que "boludo" en Argentina.

A este desayuno han asistido, además de Soledad Becerril, personalidades como el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría; el consejero delegado de Bertelsmann España, Fernando Carro; el presidente de la Fundación Antonio de Nebrija, Manuel Villa; y la directora de la Academia de Historia, Carmen Iglesias, entre otras.

Etiquetas