Viajes
Suscríbete

comer bien en el alto gállego

Cuando viajar es un placer... también gastronómico: Red Wagon, bocados gourmet en el camping de Anzánigo

El propietario y cocinero Carlos Moliné ofrece en este establecimiento en la provincia de Huesca un menú degustación muy trabajado por 29 euros.

El comedor de Red Wagon ha sido remodelado recientemente.
El comedor de Red Wagon ha sido remodelado recientemente.
Alejandro Toquero

En el entorno de las localidades oscenses de Caldearenas y Anzánigo, en la comarca del Alto Gállego, la despoblación es una lacra, el gran problema que hace difícil que muchas familias se planteen quedarse a vivir. Sin embargo, hay jóvenes como Carlos Moliné que no lo han dudado. Sus padres son de Anzánigo, donde han regentado un camping durante muchos años. Él estudió un grado de cocina y sus ganas de aprender y mejorar le han llevado a pasar por restaurantes con estrella Michelín como DiverXo o El Celler de Can Roca.

Carlos Moliné ha asumido las riendas del negocio familiar.
Carlos Moliné ha asumido las riendas del negocio familiar.
A. T.

Hace unos años sus padres se plantearon dejar el camping y él tuvo que decidir: seguir con el negocio o venderlo o traspasarlo. Tomó la primera decisión pero tuvo claro que quería darle un aire nuevo. Eso sí, lo que no ha cambiado es que sigue siendo el único moto camping de España (Carretera A-1205, km. 30. Anzánigo. Huesca. 974 348 040). “Es un lugar estratégico para los grupos de moteros, el punto base desde el que realizan rutas por el Pirineo, las Bardenas, Loarre y los mallos de Riglos, o pasar a Francia”, comenta Carlos.

Ambiente motero en la zona de camping.
Ambiente motero en la zona de camping.
Alejandro Toquero

Eso sí, no solo acoge a moteros. “Prácticamente el 70% de la clientela es gente normal, amigos, familias o parejas que vienen a disfrutar de todas las posibilidades que ofrecemos”. Desde su condición de cocinero inquieto, Carlos Moliné tenía claro que no quería centrarse tan solo en una propuesta de almuerzos y bocadillos, o en un menú para salir del paso.

Bocados del menú degustación.
Bocados del menú degustación.
A. T.

“¿Por qué no se va a poder comer estupendamente en un camping en medio de la naturaleza?”. Esta pregunta le llevó a plantearse que, por lo menos, lo iba a intentar, y eso es lo que hizo tras llevar a cabo una primera reforma hace unos años y afrontar otra más recientemente. Así es como Red Wagon (Vagón rojo), que es como se llama el restaurante, supone toda una invitación al deleite gastronómico en un entorno completamente remodelado, para disfrutar en el comedor con 42 plazas, en la terraza o en el porche.

Red Wagon es el nombre del restaurante.
Red Wagon es el nombre del restaurante.
A. T.

“Cuando empecé a trabajar en el camping no me atreví a hacerlo, pero una vez que asumí las riendas del negocio di el paso y estoy muy contento porque la acogida está siendo muy buena”, confiesa. Abre de jueves a domingo, pero a partir del 20 de junio y hasta la primera de septiembre, el camping y el restaurante tienen sus puertas abiertas todos los días.

Bocados del menú degustación.
Bocados del menú degustación.
A. T.

Su propuesta más llamativa e interesante desde el punto de vista gastronómico es el menú degustación de seis pases (29 euros. Incluye la bebida). Hay mucho nivel en este menú que cambia completamente cada mes y medio. “Me gusta adaptarme a los productos de temporada y a los clientes del entorno que repiten también les apetece probar cosas nuevas”, explica el jefe de cocina.

La zona de terraza del restaurante donde también se puede comer el menú.
La zona de terraza del restaurante donde también se puede comer el menú.
A. T.

Lo cierto es que en 30 o 40 kilómetros a la redonda del camping de Anzánigo no hay mucho de calidad donde elegir, “y ese es un hueco que afortunadamente hemos conseguido llenar”. Por eso, especialmente el fin de semana, conviene reservar con tiempo porque casi siempre se llena.

Bocados del menú degustación.
Bocados del menú degustación.
A. T.

El menú que va a estar durante todo el mes de junio incluye como aperitivo una croqueta de chistorra y camembert. En los entrantes se ofrece sushi de bonito del norte marinado sobre lingote de arroz y mahonesa de albahaca, y beicon con chorreras y queso taleggio.

El restaurante ofrece un menú degustación por 29 euros.
El restaurante ofrece un menú degustación por 29 euros.
Alejandro Toquero

Para los platos principales de pescado y carne, Carlos Moliné y su equipo presentan un canelón de gambón con salsa de camarón, leche de coco y jengibre, y costilla de ternera a baja temperatura con jugo de salsa española con romero y chocolate. El dulce colofón llega en forma de tiramisú de té matcha.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión