Viajes
Suscríbete por 1€

turismo en huesca

El pequeño pueblo de Aragón que no te debe ‘dar palo’ visitar

Sus habitantes no superan la treintena pero reciben con los brazos abiertos a los visitantes que acuden hasta allí en busca de desconexión y un majestuoso entorno natural. 

Una calle de Palo en la comarca del Sobrarbe (Huesca).
Una calle de Palo en la comarca del Sobrarbe (Huesca).
Laura Uranga

En Aragón encontramos pueblos con nombres de lo más curiosos, como Guasa (Huesca), que solo con leerlo invita a carcajada, o Novallas (Zaragoza), al que te recomendamos ir aunque su nombre indique lo contrario. A orillas de la Laguna de Gallocanta se halla el pueblo de Aragón con el nombre menos feo (Bello) es, además, uno de los más fríos. Otro ejemplo lo encontramos dentro del Parque Cultural de San Juan de la Peña, donde se ubica el "menos alegre" de Aragón, pero solo por su nombre (Triste).

Y así podríamos ir añadiendo localidades hasta confeccionar una larga lista de la que también forma parte Palo. Un nombre que recuerda a la expresión informal ‘dar palo’, usada normalmente por los jóvenes para referirse a algo que da vergüenza o apuro. Pero nada de eso a la hora de visitar este pequeño pueblo enclavado en la falda de la montaña, en la comarca de Sobrarbe (Huesca). No supera la treintena de habitantes empadronados si bien como residentes solo cuenta con una quincena.

La agricultura y la ganadería son los recursos principales de esta localidad perteneciente al encantador valle de La Fueva, paso obligado entre Aínsa y Benasque, entre el Parque Nacional de Ordesa y el Parque Natural Posets-Maladeta. Entre los imprescindibles de Palo, la ermita de San Clemente, del siglo XII, y la parroquia de San Martín, la iglesia actual, ubicada en la parte más alta del pueblo. En su término municipal resalta la existencia del antiguo santuario de Nuestra Señora de Bruis, importante en todo el valle de La Fueva, al que los vecinos tienen una gran devoción.

Vistas desde Palo (Huesca)
Vistas desde Palo (Huesca)
Laura Uranga

A pesar de su escasa población, apuesta por iniciativas de turismo rural, es por eso que reciben con los brazos abiertos a los visitantes que acuden hasta allí en busca de desconexión y un majestuoso entorno natural. También son muchos los que acuden con niños. De hecho, a las afueras del pueblo se halla Casa Torrebruñac. Una casa rural decorada con motivos de dibujos animados clásicos, especialmente de Disney y Warner, ideal para grandes grupos que incluyan niños.

Palo: 'Yabadabadú' en casa del carpintero

Palo cuenta, además, con una asociación, O Lugar de Palo, creada para involucrar en la vida del pueblo a los palenses que viven fuera. Palo es, además, uno de los pueblos más pequeños de Aragón con piscina municipal.

Recientemente, durante sus fiestas patronales de agosto, Palo rindió homenaje a su exalcaldesa, María Antonia Arnal Espinosa, y al secretario inventor, Antonio Salinas Bergua, tras décadas trabajando codo con codo por la localidad.

Conoce aquí más pueblos curiosos de Aragón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión