Viajes
Suscríbete

Manzanera y la Fuente del Gavilán (sin paloma)

Situado a pocos kilómetros del pueblo, este enclave es punto de reunión como merendero y comienzo de sendero en casi cualquier época del año

Poza en la Fuente del Gavilán, a las afueras de Manzanera (Teruel).
Poza en la Fuente del Gavilán, a las afueras de Manzanera (Teruel).
Laura Uranga

La comarca de Gúdar-Javalambre tampoco se ha librado de la plaga de incendios que asola Aragón (y buena parte de España) este verano. Suena raro calificar de suerte que solamente se quemasen dos hectáreas en el término municipal de Torrijas, pero... aunque sea por comparación, siempre odiosa, el término procede. Esa hermosísima zona del sur de la provincia de Teruel seguirá ofreciendo a residentes y visitantes un cúmulo de lugares interesantes para visitar, sobre todo si se llega allá buscando paz, naturaleza y desconexión efectiva de la ‘vida achuchá’.

Manzanera, el término municipal vecino, tiene varias pedanías que multiplican los objetivos de visita, cada una con su personalidad y características. Uno de esos lugares es la Fuente del Gavilán; la mención de ese pájaro lleva enseguida a la canción de Rafael Pérez Botija, ‘Gavilán o paloma’, que tanto impacto causara en los años 70 a ambos lados del Atlánticogracias al madrileño Pablo Abraira y, poco después, al mexicano José José. Aquí se refiere a una magnífica fuente con zona de merendero, que marca el inicio de un sendero sencillo junto a las aguas del Torrijas hasta el Balneario El Paraíso.

En ese camino, que también va paralelo al tramo de la carretera A-1514 entre Manzanera y Torrijas, hay varias paradas interesantes para un recorrido total (en ida y vuelta) de 8,7 kilómetros. Hay varias paradas interesantes, empezando por las pequeñas cascadas desde el propio inicio en el Gavilán hasta la fuente del Cañuelo (también con área para reponer fuerzas) o la fuente de las Especias. Muy cerca, al otro lado de la carretera, está la llamada Sabina del Desmayo, árbol monumental con eco en toda la provincia, así nombrado porque sus ramas parecen sufrir una bajada de tensión, y apuntan al suelo. 

El nombre también tiene germen religioso, ya que Santa Catalina es patrona de Torrijas y Manzanera. En su día solo tenían una imagen de la santa, que se compartía (valga la redundancia) religiosamente, pero se cuenta que cuando andaba en tránsito entre los dos pueblos, empezó a llover muchísimo y sus portadores se resguardaron bajo una gran sabina; dice la leyenda que el árbol se ‘desmayó’ para cubrir con sus ramas a la imagen y protegerla así de todo mal.

En la zona hay otra visita altamente recomendable, sobre todo si se ama la montaña; son las Agujas de Las Alhambras, unos farallones impresionantes que está en camino hacia la pedanía homónima de Manzanera. del mismo nombre. En estos montes escarpados hay una vía ferrata muy valorada por los aficionados. El listado de lugares disfrutables en la zona se completa con los Montes de la Salada, en los que confluyen los ríos Paraíso y Torrijas, y los barrancos de El Paraíso, entre otros. La Sima de El Paúl también llama mucho la atención. Dentro del pueblo, todos los ojos se van al castillo y a dos portales de la villa:el de Arriba, más discreto, y el de Abajo, recientemente rehabilitado, con un resultado espectacular.

De Manzanera, aunque es algo que comparte con buena parte de la provincia, no hay que irse sin jamón. El secadero más grande se llama como el pueblo, y también hay dos tiendas clave: Cervera y la centenaria Casa Roqueta. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión