Viajes
Suscríbete por 1€

aragón es extraordinario

Puyó Área Tecnológica, la evolución de una visión en Valderrobres

Esta firma familiar de Valderrobres va por la tercera generación emprendedora; partiendo de la venta de electrodomésticos, extendió hace 15 años su ámbito de acción a la telefonía, las redes y la informática

Sergio Puyó, frente a su cuartel general en Valderrobres.
Sergio Puyó, frente a su cuartel general en Valderrobres.
Laura Uranga

Representa a la tercera generación familiar en el negocio, y actualmente es el director de la empresa. Sergio Puyó está al frente de Puyó Área Tecnológica, firma familiar surgida y radicada en Valderrobres, la capital comarcal del Matarraña. “Todo esto comenzó con mi abuelo, Ramón Puyó, uno de los primeros electricistas de la provincia de Teruel; de tanto instalar equipos por las casas, pensó en vender electrodomésticos; fue el responsable de traer las primeras radios modernas, los primeros televisores en blanco y negro, los frigoríficos... puso tienda en Valderrobres y a principios de los 80 entraron en el negocio mi padre, Juan Ramón, y mi tío Carlos, su hermano. Con ellos ya se produjo un salto en la apuesta, una evolución a nuevas tecnologías y nichos de mercado. Fue lo mismo que nos tocó a mi hermano Juan y a mí veinte años después, cuando nos incorporamos”.

Sergio se fogueó fuera de Aragón antes de retornar a las raíces. “Al acabar los estudios me fui a trabajar a Barcelona en otra empresa, y luego también pasé por Lérida; estuve fuera siete años. Mientras tanto, en el negocio familiar se veía la necesidad de ampliar miras, porque en el tema de los electrodomésticos los márgenes de beneficio iban claramente a menos; buscando nuevas salidas, con la popularización de internet, había campo de experimentación;era el año 2000, yo acababa de terminar los estudios y pasé ese tiempo fuera para regresar en 2007 a mis orígenes. Ahí nació Puyó Área Tecnológica, con Juan;repetimos el movimiento hacia adelante que en su día había hecho la anterior generación hasta donde les fue posible”.

El foco sigue estando en el medio rural. “Cuando creamos la empresa de servicios tecnológicos, teníamos claro ese tema. Desde el principio colaboramos con Embou; primero en el Matarraña, con el despliegue de WiMax en la zona para activar el internet rural de manera ordenada. En estos 15 últimos años se han hecho muchas cosas y ahora estamos bien posicionados en la provincia, somos ‘partners’ de Embou y todo el círculo desde la venta comercial de los productos que ellos tienen: internet, tv, luz y móvil”.

Puyó también se maneja con las instalaciones de equipos, así como la atención a los clientes finales de esta ‘entente cordiale’. Además, se ocupa de atender a la infraestructura de toda la red de WiMax en Aragón y realizar los despliegues de fibra óptica. “Nos movemos por todo Aragón actualmente, y tenemos cinco tiendas físicas ahora: una en Valderrobres, donde están nuestras oficinas centrales, y otras en Alcañiz, Andorra y dos en Teruel. Son tiendas con la marca Embou; también contamos con varios instaladores, empezando por dos en Teruel, y en Zaragoza hay nueve técnicos, con mi hermano al frente, más focalizados en el mantenimiento de la red WiMax e infraestructuras”.

“Embou y nosotros vamos haciendocamino al andar juntos”

Lo de Embou y Puyó fue entenbdimiento instantáneo. “Embou lleva algo más de tres años más que nosotros como empresa; lo de unir fuerzas surgió tras llamada telefónica a Jorge Blasco, cuando ellos aún estaban en CEEI Aragón. recuerdo que eran los tres socios fundadores, los dos Jorges y Javier, y dos trabajadores. El actual CEO vio que había sintonía y buen ‘feeling’, intercambio de conocimientos, y confió en nosotros;el resultado está a la vista. Vamos haciendo camino al andar juntos, y nos une el amor al Aragón rural”.

Sergio está orgulloso de la tarea realizada. “Ha sido bonito llegar a todos los rincones de Aragón, hasta el más pequeño y apartado, los poco poblados que no conseguían conexión decente desde otras operadoras. Estoy orgulloso de haber desplegado fibra óptica en pueblos de 20 ó 30 habitantes, y en muchos por debajo de 500; a día de hoy disfrutan de 100 megas estables. ¿Ejemplos en ese rango? Son del Puerto, Pancrudo, La Zoma, Rillo, Fórnoles aquí en el Matarraña, Lledó, San Agustín... ahora ahora vamos a Corbalán o Cabra de Mora… al final, llevar a estos pueblos un internet de calidad consigue que los pequeños negocios hosteleros, sobre todo, y también otros emprendimientos sobrevivan gracias a andar por la autopista de la información”.

El CEO de Puyó Área Tecnológica se congratula de “lo bien que te recibe la gente; primero hay sorpresa por nuestra presencia, la respuesta positiva del ayuntamiento nos avala y siempre hay quien se ofrece para ayudarnos con la logística, quieren currar en lo que nos haga falta para apoyar”.

Puyó incursiona en diversas áreas. La primera, infraestructura, con instalación y manteinimiento de repetidores de televisión, internet y telefonía móvil; fibra óptica; WiMax;soluciones de internet;reemisores TDT, electrónica de red; WiFi; informática profesional; telefonía;centrales de alarma; control de acceso; videovigilancia; cloud computing; internet LoT; repetidores de telefonía; montajes industriales; energías renovables y telemetría.

Valderrobres: mucho que ofrecer al visitante

Natural de Valderrobres, Sergio Puyó lleva a su pueblo y a toda la comarca del Matarraña tatuados en el alma. Por eso asiste con esperanza y buenas perspectivas a la evolución turística que está protagonizando el territorio, especialmente en la última década. “El Matarraña está absorbiendo bien el turismo, creo yo; es verdad que ha ido creciendo mucho y que ahora, curiosamente gracias a la pandemia, se ha terminado de materializar un ‘boom’ turístico aquí, ya que el distanciamiento natural que proporciona el entorno rural se ha convertido en un valor muy importante, y creo que cuando pase la pandemia lo seguirá siendo, como costumbre adquirida”.

A pesar de esas palabras, el emprendedor valderrobrense tampoco niega algunas evidencias. “Ha habido preocupación, porque en algunos lugares y en los meses más fuertes del verano, así como en puentes largos, sí se roza la saturación en la hostelería, pero creo que el efecto general de esta afición por el Matarraña es positivo. Además, se está notando en los negocios de todos los sectores; ya hay otra economía alternativa al sector primario, muy sólida y parte importante de toda la estructura que sustenta la comarca”.

Su lugar favorito

Centrando la conversación en Valderrobres, Sergio apunta que “hay mucho para ver, más allá de los puntos obvios como el río y puente de entrada a la parte vieja. Visitar uno de ellos, el castillo, es casi obligado, y más ahora que se ha rehabilitado; tienes el pasadizo del castillo a la iglesia, y el museo... pero a mí me encanta otro punto que no visita tanto el turismo; está justamente tras el castillo, se le llama el Puch, y desde allá arriba puedes ver perfectamente todo el pueblo, los puertos de Beceite y dos montañas magníficas, la Caixa y la Picosa”.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es Extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión