Viajes
Suscríbete por 1€

aragón es extraordinario

Motos en Tierz: objetos volantes bien identificados

La Peña Motociclista Oscense tiene en el circuito de motocross de Tierz (con 37 años de historia, y un trazado de fábula) su campo de expresión natural

Estando en el circuito de motocross de Tierz, con el hermoso atardecer de marco y a punto de hacer algún pareado, la primera pregunta a Antonio Tierz es tan obvia que casi da vergüenza hacerla, pero no. Pregunta va. “No, no soy de aquí, a pesar de mi apellido. Sin embargo, este pueblo está muy unido a mí por otras cosas, empezando por las motos. Llevo unos diez años con el motocross; siempre fue un deporte que me llamó la atención. Cuando pude me compré una moto y poco a poco fui cogiendo nivel, y aunque no soy ninguna figura, tengo la suficiente destreza como para disfrutar de este deporte. En nuestra pandilla acabamos muchos en esto, así que pesaba el aliciente de ir con los amigos; hasta hicimos un equipo, el TokiToki MX Team. Compartíamos una nave en Tierz, en el polígono, para guardar todas las motos, que también nos servía de local y taller improvisado; fueron buenos años. Ahora la mayoría lo ha dejado, pero yo sigo”.

Antonio preside la añeja Peña Motociclista Oscense desde hace un par de meses. “Se fundó en 1976 y tuvo mucho tiempo bar; se hizo famoso en Huesca, con futbolines y billares incluidos. Este año hubo cambio de estructura; me propusieron asumir el reto y aquí estoy. La Peña, además del ‘off road’, tiene otro sector que abarca las quedadas para rutas y las motos clásicas”.

Antonio comienza su mandato con una gran noticia. “La nueva ilusión de cara a 2022 es la prueba del campeonato de España de motocross clásico, el 24 de abril. Además, organizamos dos carreras del campeonato de Aragón, una para pequeños y otra que aúna a peques y mayores. Para noviembre también solemos hacer un ‘open’ con motos de dos tiempos, que contribuye a dar utilidad y visibilidad al circuito. Mi antecesor, Borja Loriente, le dio un gran lavado de cara al circuito, y me toca continuar su labor”.

La Peña tiene ahora mismo unos 200 miembros en total, casi todos de la ciudad de Huesca. “Se han hecho muchas cosas, y tenemos nuestras efemérides: por ejemplo, cuando vino a competir Toni Elías padre, un gran piloto. Este año es el 52 aniversario del la carrera de San Lorenzo, nuestro momento grande cada año”.

“Hay buenos cascos en las gamas bajas, pero es mejor invertir bien ahí”

Antonio es un apasionado de la mecánica, y hace hincapié en la importancia de cuidar las máquinas para disfrutar al máximo de este deporte. “Va desde lo más básico a trucos que mejoran el rendimiento. Lo primero es engrasar y tensar bien la cadena, cuidar los cambios de aceite cada cinco o seis horas de trabajo del motor por el alto régimen al que funciona... si rompes el motor de una moto de dos tiempos se puede pensar en repararlo, pero si rompes el de una de cuatro tiempos, hay que pensar en comprar una nueva”.

El filtro de aire es igualmente fundamental en el motocross. “Se trata –explica Antonio– de una especie de espuma, intercambiable en cada entrenamiento o carrera, incluso dos veces cada entrenamiento si es largo. Alarga la vida de la moto; si no lo cuidas, el motor ‘gripa’ y el bolsillo acaba picando muchísimo. Por supuesto, hay que tener muy controlados y bien purgados los frenos, así como identificar la presión adecuada de las ruedas para cada piloto, montura y circuito. La norma no escrita dice que con un circuito duro se suele llevar 1 BAR delante y 1,2 atrás, y en el blanco bajas a 0,8 delante y 1 atrás, pero depende del gusto de cada piloto, de su peso... yo suelo ir con 1 delante y 0,8 atrás, porque prefiero jugar con el freno de atrás para timonear un poco la moto. Así la diriges un poco más por donde tú quieres, y con el freno de adelante ayudas al de atrás”.

En cuanto a las suspensiones, Antonio también califica de básico llevarlas ajustadas “a tu nivel y peso; mejor que sean cómodas para aprender, y luego ya se puede poner más duras, porque yendo lento con suspensiones duras acabas aborreciendo la moto. Con el barro que se pega en un circuito húmedo, la moto que pesa 100 kilos ha ‘engordado’ 20 al acabar la carrera de media hora, imagínate”.

No se puede olvidar la exigencia en las protecciones. “Llevamos unas botas hasta la parte alta del gemelo, por ejemplo. Son especiales para evitar la torsión de tobillo, casi ortopédicas, las mejor rodilleras son de fibra de carbono, para que sean ligeras y firmes. Si se te va la pierna en un giro, aguantan mejor. En el pecho y la espalda llevamos un peto que protege en caso de impacto y de las piedrecitas y tierra que te echa el que va delante”.

Con el casco y gafas, más de lo mismo. “Hay buenos cascos en las gamas bajas, pero es mejor invertir bien ahí, no está de más, es cuestión de mejorar la seguridad; las gafas, claro, son primordiales”.

Susto, arriba y a seguir

Antonio se ha llevado un par de sustos en la moto. “Son inevitables, pero por suerte no acabaron en nada serio. A lo que te quieres dar cuenta, estás en el suelo; la primera vez llevaba a Borja detrás y se bajó asustado de su moto porque me quedé tirado en el suelo, pero no fue serio. Salté acelerando, había un rebache en la caída del salto y la moto me sacó por adelante, catapultado. La otra vez también me fui por orejas, encima del manillar y en bajada, pero ya sabes: sarna con gusto no pica, y golpe con casco duele menos.No es como la velocidad, aquí te caes a 60 y allá a 200, lo normal es caerte, coger la moto y seguir. Nuestro circuito es del 84, divertido, de cuestas naturales en un entorno muy bonito; al principio tenía pocos saltos y trazadas largas, pero lo hemos depurado”.

“Además del nuestro me gustan mucho los de Zuera y Motorland”

El presidente de la Peña Motociclista Oscense es consciente de la relevancia limitada de este deporte en Huesca. “Obviamente el fútbol, la natación, el atletismo, el balonmano o el baloncesto se llevan más atención y apoyos; nosotros éramos una docena y ahora ni llega, pero la Peña siempre se mueve. Los apoyos aparecen; en la carrera que organizamos nos ayuda el Ayuntamiento de Tierz y en la de San Lorenzo, el de Huesca... y agradecidos estamos”.

Antonio tiene sus filias en cuanto a circuitos. “En Aragón no andamos muy boyantes, pero además del nuestro me gustan mucho los de Zuera y Motorland, que es una pasada;las tres provincias tenemos buenos representantes. El de Ejea también muy bonito, por cierto, y el de Calatayud; se están preparando algunos nuevos, mejorando otros... no me querría dejar ninguno. El de Sabiñánigo, por cierto, lo han cogido ahora unos amigos y lo están dejando magnífico; siempre ha sido un trazado con solera. A nivel nacional destacan el Red Sands en Castellón, donde hacen la pretemporada los mundialistas, y el de Valdemorillo en Madrid es quizá el mejor de todos junto a Motorland, aunque en Cataluña tienen varios muy buenos, como Rufea en Tortosa y Almacelles en Lérida”.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es Extraordinario'. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión