Viajes
Suscríbete por 1€

La Cueva Muñoz de Ejulve, una oquedad de gigante eclipsada por los Órganos de Montoro

Situada tras los farallones de la parte trasera del Monumento Natural de Aragón, el tamaño de la guarida junto a la historia tradicional sobre su dueño hacen del lugar un atractivo turístico muy completo para los amantes del senderismo.

Vistas al barranco Muñoz.
Vistas al barranco Muñoz.
Comarca Andorra-Sierra de Arcos.

Situada tras los farallones de la parte trasera del Monumento Natural de Aragón, el tamaño de la guarida junto a la historia tradicional sobre su dueño hacen del lugar un atractivo turístico muy completo para los amantes del senderismo.

La Ruta Silenciosa’ es muy conocida incluso más allá de Aragón por todos los paisajes que ofrece mientras se practica el ‘slow-driving’ o conducción lenta, siendo los Órganos de Montoro una de las joyas de la corona. Sin embargo, justo en la ladera opuesta a este Monumento Natural de Aragón, con los farallones de su parte trasera al fondo, se halla un barranco con una enorme oquedad cuyo tope se sitúa a unos 50 metros de altura y cuyo nombre se debe a un gigante que habitó en la zona: La Cueva Muñoz, ubicada muy cerca de las Masías de Ejulve.

Para acceder a ella, se parte en coche desde la localidad de Ejulve en dirección a Villarluengo (A-1702) hasta el kilómetro 20, momento en el que se toma una pista a la izquierda durante tres kilómetros para llegar a la Masía de los Barrancos.

El sendero se inicia en la pista de la parte alta de la Masía de los Barrancos, siguiendo la señal que dirige hacia la Cueva Muñoz, también conocida como la cueva del ermitaño. Se atraviesa una gran capa de vegetación frondosa donde destaca el pino, las carrasca, el enebro y la sabina, las cuales hacen de guías naturales hasta un alto desde el que se aprecian unas panorámicas muy amplias, alcanzando el barranco Muñoz, una zona muy escarpada y con pendientes pronunciadas, los estrechos del Guadalope y las sierras de la Garrucha y Carrascosa.

Cueva Muñoz
Cueva Muñoz
Comarca Andorra-Sierra de Arcos.

El barranco confluye progresivamente con los propios órganos de Montoro en su margen derecho, recordando al espectador el valor natural de todo aquello que está visualizando. Tras realizar un breve descenso, se alcanza la parte más elevada de un roquedo cuyo sendero conduce por un sinuoso camino hasta la cueva del ermitaño. A unos 200 metros, en el barranco, aparece la cascada de Travertino, fruto del agua que brota desde el barranco y desemboca en el Guadalope, si bien llegar hasta ella no es recomendable debido a que no consta de sendero señalizado.

Una vez enfrente de la cueva, la inmensidad de la roca abruma hasta al más valiente tras admirar como se yergue en torno a los 50 metros una imponente piedra caliza con una enorme oquedad, cuya capa superior hace las funciones de tejado natural, fraccionado en diversas aberturas donde diversas aves elaboran sus nidos aprovechando la inmejorable posición estratégica para protegerse y avistar posibles presas. Tal amplitud puede recordar a más de uno a la Sima de San Pedro en Oliete, dos áreas con un valor geológico incalculable.

A la vera de la insondable oquedad, todavía resisten algunos restos deteriorados de una pequeña casa, una de las zonas que presumiblemente se usaban para resguardarse en caso de tormenta.

Alrededores de la cueva junto a la casa semiderruida.
Alrededores de la cueva junto a la casa semiderruida.
HA

Muñoz, un gigante en Teruel

Algún ‘andarín’ ha podido preguntarse la razón de por qué esta cueva tiene el sobrenombre de Muñoz. Lo cierto es que las historias populares de los masoveros de la zona cuentan que se bautizó así en honor a un gigante que habitaba en la zona.

Varias voces afirman que este gigante mitológico no era otro que una persona oriunda de la zona que padecía alguna patología relacionada con el gigantismo, sufriendo el rechazo de su familia o grupo social, por lo que migró hacia esta zona aislada para residir. No está clara la época en la que Muñoz vivió en la cueva, si bien hay mapas de inicios del siglo XX que ya vienen con este nombre, por lo que se cree que su existencia fue anterior incluso.

Respecto a su estilo de vida, se cuenta que Muñoz bajaba esporádicamente al pueblo para realizar trueques comerciales, ofreciendo la carne de los animales que cazaba en los alrededores de la cueva, si bien la escasa documentación sobre este ser deja la historia con un final abierto a disposición de todos los excursionistas que se acerquen a su inmensa morada.

Uno de los miradores a los Órganos.
Uno de los miradores a los Órganos.
HA

Bonus Track: Acercarse al mirador de los Órganos de Montoro

Los Órganos siempre son un elemento más que habitual de visita cuando se hace senderismo por esta zona. Sin embargo, la cercanía de algunos de sus miradores y elementos naturales a la pista por la que también se accede a la Cueva Muñoz es una buena oportunidad para completar la ruta y disfrutar de otras panorámicas interesantes.

La ruta se inicia desde la Masía de los Barrancos a través de una senda que se adentra en el pinar y que conecta con la pista principal. Se continúa por ella hasta que se atraviesa una curva pronunciada, momento en el que hay que desviarse a la pista que queda a la izquierda.

Cercano a este punto aparece una señal que indica la posibilidad de seguir hasta el mirador por senda, si bien se puede continuar por la pista, marchando durante otros 40 minutos hasta llegar a otro cruce que marca, por un lado, el Mas de Rajo, ya perteneciente a la localidad de Villarluengo, y por otro, el mirador a los Órganos, destino final de la marcha.

A tan sólo medio kilómetro, cercando los 1.155 metros de altura, aparece la Peña de los Órganos, lugar donde se ubica el mirador y termina la ruta. Desde allí se pueden visualizar varios enclaves interesantes, comenzando por el municipio de tan sólo 14 habitantes de Montoro de Mezquita, la Muela Mala, las hoces que deja a su paso el río Guadalope o el Barranco de los Degollados, una zona asidua para los amantes del barranquismo y el rappel.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión