Viajes
Suscríbete

montañismo

Rutas pirenaicas para hacer en una mañana: el ascenso al Ibón de Escalar y al pico Los Monjes

El Prineo oscense ofrecen multitud de travesías según el tiempo que cada uno tenga, por lo que ascender y descender en 2 horas y 40 minutos a un pico con vistas a la vertiente montañosa francesa es una opción interesante.

Ibón de Escalar
Ibón de Escalar
Comunicación Astún

Ascender a un pico del Pirineo oscense hasta posar los pies y la vista en la vertiente francesa y regresar al punto de partida en una mañana es una posibilidad factible y recomendable para los amantes del montañismo.

Situada en el valle de Astún, la estación de esquí espera religiosamente su turno invernal para acoger a miles de personas durante la temporada, si bien su entorno cuenta con diversas pistas espectaculares para los montañeros de todas las estaciones. Una de ellas es el ascenso al pico Los Monjes (2.349m) o Pic des Moines desde el propio aparcamiento de la estación de Astún, una ruta de ida y vuelta de tan sólo 2 horas y 40 minutos que se puede hacer en una mañana sin madrugar mucho.

Algunas historias sobre la etimología aseguran que el nombre de la montaña se debe a los monjes del Hospital de Santa Cristina de Somport, albergue de peregrinos que cruzaban Aragón desde Francia.

Pese a la brevedad de la travesía en comparación con otras marchas pirenaicas de seis o más horas, la del pico de Los Monjes es una ascensión muy completa. Durante las 2 horas y 40 minutos de trayecto, se puede disfrutar del Barranco de Escalar así como el Ibón de Escalar o de las Ranas, alcanzar el Collado Los Monjes (Col des Moines) y disfrutar de las vistas panorámicas desde la cima y el collado, el ángulo perfecto para divisar la vertiente pirenaica francesa de al otro lado de la frontera, con el Midi D’Ossau (2.884 metros) como joya de la corona.

Vistas al Pico Midi d'Ossau.
Vistas al Pico Midi d'Ossau.
Comunicación Astún

Desde la zona baja de la estación de Astún se comienza a ascender por el Barranco de Escalar, una travesía que da acceso al Ibón de Escalar en menos de una hora, siendo éste uno de los ibones más cercanos a lugares donde se puede dejar el coche para comenzar una ruta. Durante estos dos puntos, la subida ofrece ya las primeras panorámicas espectaculares de la zona occidental del Pirineo aragonés, divisando montañas como los Lecherines, el Aspe y la Llena de la Garganta.

El Ibón de Escalar se encuentra a 2.078 metros de altura, pudiendo encontrarlo helado dependiendo del mes en el que se realice la marcha. Curiosamente, el camino permite hacer un desvío para los amantes de este tipo de accidentes geográficos tan típicos de las montañas, ya que a diez minutos se encuentra el Ibón de Truchas. No obstante, para proseguir la ruta hasta el pico Los Monjes hay que ir a la orilla opuesta del de Escalar, siguiendo la senda que lleva hasta el Collado, a diez minutos del lago. Mientras se reposa por la subida, y si respeta la bruma del día, uno puede admirar la lontananza montañosa, ya en territorio galo, del pico Peyreget (2.483 metros) o el Midi d’Ossau (2.884 metros), este último uno de los imprescindibles a ascender en la frontera para todo amante del alpinismo. Ese tipo de ascensos conlleva más dificultad y tiempo, si bien observarlo en primera instancia desde el pico Los Monjes puede ser una buena forma de comenzar a foguearse en rutas montañosas.

Panorámica de la vertiente pirenaica española,  pico Aspe y La Zapatilla
Panorámica de la vertiente pirenaica española, pico Aspe y La Zapatilla
Comunicación Astún

Se abandona temporalmente el Collado para afrontar los últimos metros de la travesía, si bien la dificultad se verá levemente aumentada al tener que trepar algunas rocas para coronar. No obstante, aquellos que ya hayan experimentado situaciones similares no les supondrá ningún obstáculo. A 2.349 metros de altura, un escrito sobre la roca define el punto más alto del pico Los Monjes. Se divisa de nuevo desde la cima la frontera natural entre Francia y España, para después descender por donde se ha subido. Si la estación lo permite, esta ruta puede ser interesante para ir con raquetas de nieve, un paseo matutino entre las rocas imponentes que se pueden disfrutar en Aragón.

Por el cordal fronterizo, una ruta circular desde el puerto de Somport

En el caso de poder dedicar más horas a las montañas del Pirineo occidental, atravesar el cordal de los picos que limitan con Francia es una buena opción para completar el recorrido. Sobre unos 12 kilómetros y 940 metros de desnivel, la ruta circular engloba el recorrido desde el pico Los Monjes hasta Astún, pero serían dos de los últimos ‘tracks’ antes de regresar al puerto de Somport. En este último se comenzaría la ruta hasta el pico Los Monjes para pasar por el Pic d’Arnousse (2141 metros), el Pic de Bénou (2267 metros), Pic de Belonseiche (2297 metros) y pico el Escalar (2283 metros), siguiendo las mugas identificatorias de la 305 (Puerto de Somport) a la 309 (Collado Los Monjes).

Las panorámicas que se obtienen si se sigue la senda que marca la sucesión de montañas son muy variadas. Mientras se llega al Pic de Bénou se puede atisbar el sector de Astún, La Raca, Anayet o el Circo de Ip-Collarada, un horizonte que va cambiando conforme se avanza con un pie en Francia y otro en España, llegando al Circo de Escalar donde se observa desde arriba el Ibón de Escalar y el camino que conecta con el otro Ibón anteriormente mencionado, el de Truchas. Se desciende dirección estación de Astún y de ahí se sigue bajando hasta el puerto de Somport para terminar de cerrar el círculo, completando una ruta de una dificultad no muy elevada que ofrece vistas inigualables. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión