Viajes
Suscríbete

turismo por aragón

Ruta arquitectónica por el mudéjar aragonés, Patrimonio de la Humanidad

Palacios, iglesias, torres, cimborrios o techumbres repartidas por varias zonas de Aragón son ejemplo de la riqueza de esta corriente en la Comunidad.

torre de la catedral de Teruel tras haberse retirado los andamios que la cubrian por obras de restauracion. Foto Antonio Garcia/bykofoto. 22/03/21[[[FOTOGRAFOS]]]
La catedral de Terue
Antonio García/Bykofoto

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el mudéjar aragonés es uno de los bienes más preciados de la Comunidad. La representación de este estilo arquitectónico se puede ver en palacios, iglesias, fortalezas, torres, cimborrios y techumbres, entre otros elementos que hoy se levantan en diversas zonas de Aragón.

Esta ruta arquitectónica por el mudéjar aragonés se divide en cuatro sectores e incluye más de 30 ejemplos de la riqueza de un arte, el mudéjar, que es fruto de la convivencia de las culturas musulmana, cristiana y judía en los reinos hispánicos. Como resultado, un estilo marcado por la fusión íntima entre la herencia musulmana y la arquitectura occidental. Toda una lección de convivencia.

Torre de San Salvador, en Teruel, ejemplo del estilo mudéjar y reconocida por su valor patrimonial por la Unesco.
Torre de San Salvador, en Teruel, ejemplo del estilo mudéjar y reconocida por su valor patrimonial por la Unesco.
Gobierno de Aragón

Teruel capital y provincia

Si hay un territorio en Aragón donde abundan los ejemplos de arquitectura mudéjar ese es Teruel capital. La ciudad está llena de construcciones de este estilo, destacando cuatro de estas representaciones. Por un lado, están la techumbre, la torre y el cimborrio de la Catedral de Santa María de Mediavilla. A ello se suman tres torres, la de San Pedro, la del Salvador y la de San Martín. Por estos y otros elementos, como la torre de la iglesia de la Merced, del mismo estilo, la Arquitectura Mudéjar de Teruel se incluyó en 1986 en la Lista de monumentos declarados Patrimonio Mundial de la Unesco.

Sin dejar la provincia y tomando dirección Zaragoza, aparecen otros elementos del mudéjar aragonés dignos de hacer una parada. En la comarca del Bajo Martín están la iglesia de Santa María la Mayor de Híjar y la torre de la iglesia de la Asunción, en Albalate del Arzobispo, dos ejemplos del esplendor del siglo XIV. Algo anterior (siglo XIII) es la iglesia-fortaleza de Santiago, en Montalbán, y del mudéjar más tardío (entre el XVI y el XVII) destacan la torre de la iglesia de la Asunción de Muniesa y la de Báguena, así como la iglesia de San Martín de Crivillén.

Iglesia de Santa María de Tobed.




fot 38 me comenta victoria tiene vinculos con tobed,SAN COSME ,TEMPLE Y DORADO SOBRE TABLA,anonimo,c.1465-1480,formaba parte del antiguoretablo mayor,de la iglesia de san pedro de tobed

para mas informacion victoria





foto 21 sacristia y dentro del caos,como no podia ser de otra forma copi del cuadro de la virgen de tobed

 / 04-03-2016 / foto: Macipe

 [[[HA ARCHIVO]]]
Iglesia de Santa María de Tobed. 
Jesus Macipe

Más de 20 muestras en Zaragoza provincia

La ruta arquitectónica del mudéjar aragonés continúa ya en la provincia de Zaragoza. La zona del valle del Jalón y Calatayud es una de las más prolíficas en representaciones de este tipo. Se trata de una colección compuesta por una decena de edificios, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 2001. La iglesia-fortaleza de Santa María de Tobed y la de Santa Tecla, en Cervera de la Cañada, son dos de estas muestras.

Pero el grueso se concentra en Calatayud, donde la evolución del mudéjar se puede observar en la colegiata de Santa María, la iglesia y la torre de San Pedro de los Francos, la de San Andrés y la colegiata del Santo Sepulcro. Antes de dejar la comarca, dos paradas más. Una en Torralba de Ribota, con su iglesia-fortaleza de San Félix; la otra, en Maluenda, para ver las cuatro iglesias mudéjares: San Miguel, la Asunción, Santa Justa y Santa Rufina.

Otra de las zonas de interés de la provincia de Zaragoza es el Moncayo. En Tarazona destaca por sus dimensiones la torre de la iglesia de la Magdalena, que se eleva esbelta. No dejar pasar su interior, con la techumbre mudéjar. Otros dos ejemplos arquitectónicos de este tipo son el cimborrio y la torre de la Catedral de Santa María de la Huerta.

Torre de la Colegiata de Santa María de Calatayud.
Torre de la Colegiata de Santa María de Calatayud.
Ayuntamiento de Calatayud

Siguiendo el camino hacia la capital, en Borja se encuentra la ex-colegiata de Santa María, que todavía conserva su estructura de iglesia-fortaleza. Esta localidad cuenta además con la Casa de la Estanca, una muestra de la arquitectura mudéjar civil. Sin dejar la comarca, la antigua villa medieval de Ambel se puede todavía recrear a través de su iglesia de San Miguel. La antigua iglesia de Santa María de la Huerta de Magallón y la torre y la ermita de Gañarul, en Agón, completan la lista de joyas del mudéjar en este sector zaragozano.

El valle del Ebro también está custodiado por construcciones de este tipo, predominando las torres mudéjares que despuntan entre los caseríos a orillas del río. La torre de la iglesia de Santa María de Tauste, la de San Pedro de Alagón o la Santa María de Utebo son tres muestras de ello.

Siguiendo el curso del Ebro, en la Ribera Baja, el mudéjar más genuino se puede apreciar en ejemplos como la iglesia de San Miguel Arcángel de Alfajarín o las de la Asunción en la Puebla de Alfindén y en Quinto.

La Seo zaragozana ha sido elegida la catedral más bonita de España por la comunidad de viajeros de Lonely Planet en Instagram
La Seo zaragozana fue elegida recientemente la catedral más bonita de España por la comunidad de viajeros de Lonely Planet en Instagram
Guillermo Mestre

Zaragoza: La Aljafería, La Seo y San Pablo

La capital aragonesa es casi el final de este recorrido por el mudéjar aragonés de sur a norte de la Comunidad. La máxima expresión de este arte en Zaragoza la forman el Palacio de la Aljafería, La Seo y la Iglesia de San Pablo, todos ellos declarados Patrimonio Mundial en 2001. La ciudad fue núcleo de formación y difusión del mudéjar durante el siglo XIII y estas construcciones son claro ejemplo de la influencia en la creación del mudéjar aragonés.

También merece la pena conocer la Iglesia de San Gil Abad y la de la Magdalena, así como la techumbre del Ayuntamiento o la fachada y el claustro del Monasterio de las Canonesas del Santo Sepulcro.

Para alargar un poco más la ruta, se puede seguir el curso del río Gállego con una primera parada en Villamayor, donde destaca la decoración mudéjar de las torres de la iglesia de la Asunción. Nuestra Señora de los Ángeles, en Peñaflor, y la iglesia de San Mateo de Gállego completan la lista.

Foto de Alcubierre
Iglesia de Santa Ana
Laura Uranga

Algunos ejemplos en Huesca

En la provincia de Huesca la repercusión del mudéjar fue menor pero, aunque no llamen tanto la atención, hay una serie de lugares donde se puede apreciar este estilo. En la capital, aparecen tintes mudéjares en el Palacio de Villahermosa, en la sala del Tanto Monta del Palacio Episcopal y en la catedral.

En cuanto a la provincia, el mudéjar salpica cinco comarcas. Algunos ejemplos son la torre de Alcubierre y la de Torralba de Aragón, en Los Monegros; o la de Montmesa, en la Hoya de Huesca. Otras muestras son las puertas de la catedral de Roda de Isábena, en La Ribagorza; varias iglesias en La Litera, como la de San Cipriano Obispo de Calasanz, la de Nuestra Señora de la Asunción de Baells y la de Santa Margarita, en Alcampell; y la Concatedral de Santa María del Romeral, en Monzón.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión