Viajes
Suscríbete

La ocupación de los paradores de Aragón ya se acerca a cifras de 2019 y las reservas van a más

En Alcañiz y Sos del Rey Católico ya se ha alcanzado el volumen de actividad de hace dos años. En Bielsa y en Teruel se espera llegar al 90% en agosto.

Paradores de Aragón: Bielsa, Alcañiz, Sos del Rey Católico y Teruel
Paradores de Aragón: Bielsa, Alcañiz, Sos del Rey Católico y Teruel
Paradores

Cuatro paradores aragoneses forman parte de la red nacional de este tipo de establecimientos que se caracterizan por estar en edificios emblemáticos, donde se respira tranquilidad y la desconexión está garantizada. En Aragón, esta opción de alojamiento se puede encontrar en Alcañiz, Bielsa, Sos del Rey Católico y Teruel.

Son los cuatro paradores de Aragón y todos están a pleno rendimiento, con ocupaciones que rondan el 80% y se prevé alcanzar casi el lleno en agosto. Algunos, incluso, están ya a niveles similares a antes de la pandemia. Es el caso del Parador de Alcañiz, donde el mes de mayo ya se dejó notar este aumento de las reservas y en junio la actividad está en cifras de 2019. “Las perspectivas de cara al verano son muy buenas”, añade Alberto Hernández, director del Parador de Alcañiz.

Parador de Alcañiz
Parador de Alcañiz
Paradores

Este establecimiento, como los otros tres paradores aragoneses, está abierto desde el 25 de junio de 2020, tan pronto como se pudo recuperar la actividad en este tipo de negocios tras los primeros meses del estado de alarma a causa de la covid-19. Desde entonces, se han ido recibiendo clientes que, en tiempo de pandemia, han cambiado de procedencia. “La mayoría son nacionales mientras que los extranjeros, por motivos obvios, se han reducido mucho”, explica Hernández.

En cuanto a las estancias, suelen ser cortas, de entre dos y tres días pero, al menos en estos últimos meses, no siempre coinciden con el fin de semana. “En junio, raro ha sido el día en el que hemos tenido libres más de dos habitaciones en todo el parador”, comenta el director.

Situado en un castillo-convento de los siglos XII-XIII, el Parador de Alcañiz corona la localidad, emplazado en su punto más alto. Tiene un total de 37 habitaciones de varios tipos, con capacidad para 74 personas. Inaugurado en 1968, del edificio antiguo que se acondicionó para este nuevo uso todavía se conserva la torre del homenaje, el campanario, la sacristía y la parte reconvertida en palacio aragonés.

Parador de Sos del Rey Católico
Parador de Sos del Rey Católico
Paradores

En las mismas cifras de ocupación se mueve el Parador de Sos del Rey Católico, donde las reservas van en aumento conforme avanza el ritmo de vacunación y se estabiliza la situación, llegando ya a una actividad similar a la de 2019. “Los destinos tranquilos y menos masificados, así como establecimientos de tamaño pequeño o medio, como el nuestro, están saliendo reforzados”, asegura Héctor Carril, director del complejo.

La respuesta del cliente está siendo tan buena que, en este caso, la previsión apunta a que este verano será incluso mejor que el de hace dos años, antes de la pandemia. Para incentivar estas reservas, el Parador de Sos del Rey Católico es uno de los 25 de toda España que ofrece la noche de alojamiento desde 67 euros. La oferta forma parte de una promoción lanzada a nivel nacional para viajar a este tipo de destinos hasta el 31 de julio.

Alojarse en el Parador de Sos del Rey Católico es disfrutar de una estancia en un edificio noble de estilo aragonés que conserva el ambiente monumental y artístico de la villa histórica que es Sos. El complejo cuenta con un total de 130 plazas y los desayunos siguen siendo de buffet libre, con monodosis y porciones individuales, y servicio de bebida y comida caliente a demanda del huésped en su propia mesa.

Parador de Bielsa
Parador de Bielsa
Paradores

Bielsa y Teruel prevén alcanzar el 90% de ocupación en agosto

Las previsiones de ocupación en el Parador de Bielsa también van en aumento conforme pasan los meses. Para junio se estaba en torno al 60% y se espera alcanzar el 90% en julio y agosto. Se repetiría, así, la dinámica del verano pasado, que fue en líneas generales como el de ejercicios anteriores. “La gente ha comenzado a responder, fundamentalmente por la asociación que existe entre naturaleza y espacios seguros libres de covid”, explica José María Martínez, director del Parador de Bielsa.

Sobre la procedencia de los turistas, el verano se presenta con un perfil de clientes español, sobre todo de Cataluña, Madrid y Valencia, y muy poco extranjero. “Por las reservas que estamos teniendo quizás vengan franceses pero de forma residual”, comenta Martínez. Nada que ver con la cifra de 2019, cuando un 40% de las pernoctaciones fueron de clientes internacionales.

Tras pasar una temporada de otoño-invierno “para olvidar”, las reservas van recuperando el ritmo en un hotel que, como bien matiza su director, ya tiene de por sí un marcado carácter estacional. “Nuestra temporada alta va desde Semana Santa hasta finales de octubre”, explica.

A los pies del Monte Perdido y rodeado de praderas, arboledas y lagos de montaña, el Parador de Bielsa es el lugar perfecto para perderse en pleno Pirineo oscense. Dispone de un total de 80 plazas, con una suite, cinco junior suites, un dúplex, habitaciones dobles y una accesible para personas con movilidad reducida. Inaugurado en 1968, este parador es un refugio de montaña a lo grande en el Circo de Pineta.

Parador de Teruel
Parador de Teruel
Paradores

El Parador de Teruel tampoco está todavía en cifras de 2019 pero espera que este verano sea igual o mejor que el pasado, que ya fue bueno de por sí. “Hemos notado la apertura de Dinópolis, que ha traído más reservas”, asegura Joaquín Gutiérrez, director del establecimiento. No obstante, y aunque las previsiones estivales son optimistas, no se prevé alcanzar el nivel de ocupación anterior a la pandemia. “Estamos trabajando a buen ritmo pero que no se hayan recuperado del todo los grandes eventos, como las bodas, nos perjudica”, añade.

La ocupación actual de este mes de junio ronda el 80% y el verano pasado se alcanzó el 95, pero la tendencia de reservar con menos antelación, casi de una semana para otra, se ha mantenido, lo que hace más difícil poder realizar previsiones. En cuanto a la estancia media, sigue siendo de dos noches los fines de semana y una entre semana. El cliente nacional, que siempre ha sido el mayoritario, se ha mantenido. En este sentido, tal y como comenta Gutiérrez, se echa de menos a los pocos huéspedes ingleses, sobre todo, que pasaban alguna noche en el parador de camino a sus segundas residencias en la costa levantina.

Situado a las afueras de la ciudad, el Parador de Teruel está en un palacete inspirado en el estilo mudéjar. En su interior, dispone de un amplio jardín con piscina y pista de tenis. Cuenta con 60 habitaciones, dos de ellas, suites, con capacidad total para 120 personas. Es el más antiguo de los cuatro paradores nacionales que hay en Aragón y fue inaugurado en septiembre de 1956.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión