Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

De Cantavieja a Morella, ruta por la comarca histórica del Maestrazgo, entre Teruel y Castellón

De vida tranquila y de pueblos con encanto, las antiguas tierras gobernadas por el Maestre de la Orden del Temple están hoy separadas entre dos regiones, Aragón y Comunidad Valenciana.

Morella
Morella
Turismo Castellón

Aunque hoy en día el Maestrazgo está dividido en dos por el límite regional entre Aragón y la Comunidad Valenciana, en tiempos fue una sola comarca, actualmente histórica, caracterizada por haber sido gobernada por el Gran Maestre de la Orden del Temple. De este se quedó su nombre y de la época medieval todavía se conserva la ordenación y estética de muchos de sus pueblos.

Unos pueblos que, pertenezcan a la provincial de Teruel o a la de Castellón, siguen teniendo ese aire de tranquilidad y la esencia de una vida relajada. Desde Cantavieja (Teruel) a Morella (Castellón), las dos localidades hoy en día más importantes de la comarca histórica, hay una serie de lugares con encanto por los que merece la pena hacer un alto en el camino.

Para conocer la comarca histórica del Maestrazgo, el coche es un buen aliado. En uno o dos días se pueden recorrer los principales pueblos de la zona, en una ruta circular con salida y llegada a Cantavieja, actual capital de la comarca aragonesa.

Además de ser el centro neurálgico del Maestrazgo turolense, Cantavieja es uno de los conjuntos monumentales más completos del gótico aragonés. No en vano, su casco histórico está declarado como Bien de Interés Cultural. Su principal punto de interés es la plaza porticada, donde se encuentra la iglesia de la Asunción, con su imponente torre-campanario. Su esplendor se resume en la cita “ni una igual en Roma” con la que se refirió al templo su arquitecto, Antonio Nadal, al terminarlo.

Por su situación, en lo alto de un peñón a 1.300 metros de altura, Cantavieja tenía un castillo, del que solo queda un torreón que servía para vigilancia y restos de la muralla. Por estas tierras también pasó el Cid Campeador, en su camino hacia la reconquista de Valencia. Actualmente, por la localidad pasa una de las rutas del Camino del Cid, la conocida como Anillo de Morella.

Foto de Cantavieja
Torre de la iglesia de la Asunción, en Cantavieja
Laura Uranga

Pero antes de llegar a dicha localidad castellonense, todavía quedan varias paradas en este recorrido por el Maestrazgo histórico. La siguiente es Mirambel, aún en territorio turolense, a 13 kilómetros de Cantavieja en dirección noreste. Con tan solo 116 habitantes es una de las localidades aragonesas, como Cantavieja, que cuenta con la distinción de Pueblo más Bonito de España.

Acceder a su casco urbano, que es en sí un recinto amurallado, es regresar a la Edad Media. El tiempo se ha detenido en esta villa situada a casi mil metros de altura donde reinan la tranquilidad y el sosiego. El casco histórico de Mirambel es uno de los más bonitos de Aragón y atesora un Premio Europa Nostra a la conservación. Pasear por sus calles es ya de por sí un gran atractivo de Mirambel, pero merece la pena detenerse en algunos puntos, como el convento de las Agustinas, la iglesia de Santa Margarita, la lonja o el Ayuntamiento, de estilo renacentista.

Incluida en el listado de Los Pueblos más Bonitos de España, esta localidad del Maestrazgo limítrofe con la Comunidad Valenciana está empezando a sacar partido a su nueva condición estética.
Mirambel está incluida en el listado de Los Pueblos más Bonitos de España
Laura Uranga

Algo más de 15 kilómetros separan Mirambel de Forcall, la siguiente parada en esta ruta que será ya en la provincia de Castellón. Asentada en la confluencia de los ríos Caldés, Cantavieja, Morella y Bergantes, de esta localidad castellonense sorprende su espaciosa plaza Mayor. La forman soportales del siglo XVI y en ella se encuentran dos palacios, el de los Osset-Miró y el de Les Escaletes.

Mención especial merece su horno medieval de estilo gótico, el más antiguo de Europa en funcionamiento, donde todavía se elaboran ‘les rolletes y les coquetes de mitja lliura’. Son las pastas típicas que se reparten en la fiesta de San Antonio Abad, conocida en la zona como la Santantonà.

La siguiente parada en la ruta por el Maestrazgo histórico es Morella. Su posición estratégica ha marcado el devenir de esta localidad castellonense durante toda la Historia. Hoy es capital de la comarca de Els Ports y su población supera los 2.000 habitantes. Es uno de los Pueblos más Bonitos de España y, como ciudad de paso y de cruce de caminos entre el Valle del Ebro y el Mediterráneo, durante siglos ha sido testigo de importantes episodios históricos.

Morella ya cautiva desde antes de llegar al casco urbano. Su silueta de casas encaramadas sobre la roca sorprende desde la lejanía, conforme uno se acerca al pueblo. Todo el perímetro está amurallado y lo corona el castillo de la Mola. El Palacio del Gobernador, el Convento de San Francisco o las torres de San Miguel son otros de los puntos de interés que no se pueden dejar de ver en la localidad.

San Mateo (o Sant Mateu) está considerado como el corazón del bajo Maestrazgo. Es el punto más oriental de esta ruta, ya que se sitúa a 40 kilómetros en dirección este desde Morella. En su día fue la capital de la comarca histórica y todavía hoy se conservan los restos de aquel esplendor pasado. Como sucede en todos estos pueblos, su casco antiguo, declarado Bien de Interés Cultural, está repleto de rincones que recuerdan a la época medieval. Destacan la iglesia arciprestal, que fue testigo del fin del Cisma de Occidente, el Palacio Borrull o el callejón de los judíos.

De vuelta hacia tierras aragonesas, una última parada en la provincia de Castellón. Será en Ares del Maestre (o del Maestrat, en valenciano), población cuyo legado se remonta a la Prehistoria, atesorado por las pinturas de la Cueva Remigia. Dentro del trazado urbano medieval de la localidad destacan la plaza Mayor, el Ayuntamiento y la Lonja. En la actualidad, pertenece a la comarca de L'Alt Maestrat y se sitúa a 1.231 metros de altitud.

Foto de La Iglesuela del Cid
La Iglesuela del Cid
Laura Uranga

A escasos 23 kilómetros se encuentra La Iglesuela del Cid, última parada de la ruta y de nuevo en la comunidad de Aragón. La conservación de su casco urbano le ha valido la declaración de Conjunto Histórico Artístico, dentro del que destaca la plaza Mayor. En ella se encuentran el edificio del Ayuntamiento, la iglesia de la Purificación y la casa Matutano-Daudén, tres de los principales puntos de interés de la localidad. Junto con estos, los palacios renacentistas, como las casas Guijarro, Grande y Aliaga, aparecen mientras se pasea por las calles empedradas de La Iglesuela.

En las inmediaciones está el Santuario de Nuestra Señora del Cid y también se puede recorrer parte del Parque Cultural del Maestrazgo, que abarca 43 municipios en torno al río Guadalope, entre ellos, La Iglesuela del Cid. Desde aquí hasta Cantavieja hay 11 kilómetros en dirección norte que pondrán fin a esta ruta en coche con siete paradas por la comarca histórica del Maestrazgo.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

 

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión