Viajes
Suscríbete por 1€

Turismo por aragón

Doce joyas del patrimonio aragonés que forman parte del Camino de Santiago

En la Comunidad, el camino francés atraviesa 15 términos municipales, la mayoría de ellos en La Jacetania. A su paso, numerosos enclaves son testigo del tránsito de los peregrinos.

Cartel indicador del Camino de Santiago situado en la localidad oscense de Puente la Reina de Jaca.
Cartel indicador del Camino de Santiago situado en la localidad oscense de Puente la Reina de Jaca.
Laura Uranga

El Camino de Santiago francés atraviesa 15 términos municipales, la mayoría de ellos en la comarca de La Jacetania, a su paso por Aragón. Estos vestigios son testigo de la ruta espiritual que realizan los peregrinos. A su paso, del camino forman parte una serie de enclaves patrimoniales y culturales aragoneses donde merece la pena hacer una parada.

Iglesias, fuentes, monasterios, algún que otro castillo y pueblos forman parte del conjunto de joyas del patrimonio de Aragón que se pueden conocer si se realiza el Camino de Santiago histórico por la Comunidad.

Del puerto del Somport a Jaca

El primer sector del Camino de Santiago francés por Aragón va desde el puerto del Somport hasta Jaca. En total son 25 kilómetros divididos en cinco tramos. Empezando por el norte, la primera parada tras cruzar la frontera francesa es Candanchú. Allí se localiza uno de estos puntos de interés, el Hospital de Santa Cristina de Somport. También fue monasterio (uno de los tres más importantes del mundo) y actualmente solo se conservan los restos arqueológicos de una hospedería que daba cobijo a quienes pasaban por lo alto del puerto de Somport. Se construyó a finales del siglo XI para servir como refugio y dar asistencia a pobres, enfermos, peregrinos y viajeros en general.

Siguiendo el camino hacia el sur, el peregrino llega a Canfranc Estación, con varios enclaves en los que detenerse. Uno de ellos es el Fuerte de Coll de Ladrones. Se trata de una fortificación fronteriza situada en lo alto de una montaña. Debido a la mala construcción y a las incesantes filtraciones, su vida fue corta y se abandonó en 1801. Un siglo y medio después se reconstruyó el fuerte, inspirado en uno francés del Portalet, que es el edificio que hoy se puede ver.

La Estación Internacional de Canfranc, sin duda una de las joyas del patrimonio aragonés, es la siguiente parada en esta ruta por los principales enclaves del Camino de Santiago por Aragón. Inaugurada en 1928, llegó a ser una de las mayores estaciones de Europa. Actualmente solo se puede acceder con visitas guiadas que recorren el vestíbulo y el paso subterráneo, ya que el resto del edificio está en obras. Se ofrecen de miércoles a domingo con reserva previa online.

La cueva de las Güixas, en Villanúa, es la siguiente parada en la ruta. Su nombre se debe a que, según la tradición, estas grutas en las faldas del Collarada servían como cobijo de brujas y lugar de celebración de aquelarres. El interior cuenta con varias salas, alcanzando las de más altura los 16 metros, con formaciones pétreas, estalactitas y estalagmitas y columnas naturales que unen la cubierta con el suelo. A esta cavidad solo se puede acceder con visita guiada, que se reserva exclusivamente por internet (Turismo Villanúa), con dos pases al día de miércoles a domingo.

A menos de siete kilómetros de este punto se encuentra la iglesia románica de San Miguel Arcángel, en Castiello de Jaca. Se sitúa en la zona más alta del pueblo, sobre un cortado que domina todo el valle del río Aragón. Aunque tras su construcción, en el siglo XII, el templo fue modificado, todavía conserva su aspecto macizo y rotundo, propio de las construcciones románicas.

Continuando hacia el sur, aparece Jaca, la localidad más importante del Camino de Santiago aragonés. Tanto dentro de su casco urbano como en el término municipal hay numerosos enclaves en los que merece la pena detenerse. En el centro de Jaca destacan, entre otros, la Ciudadela, que se puede conocer con visitas guiadas todos los días en cuatro pases, y la catedral de San Pedro. Es románica y se puede visitar por libre todos los días, excepto en horario de culto.

También dentro de la localidad y como consecuencia del paso por Jaca del Camino de Santiago, se levanta el Antiguo Hospital de Peregrinos. Se sitúa cerca de la calle Mayor, en lo que fuera la judería. Su misión era dar asistencia a los pobres y enfermos de Jaca, así como cobijo durante tres días a los peregrinos.

Un desvío para conocer San Juan de la Peña

Dejando Jaca atrás, sus alrededores están plagados de puntos de interés por los que pasa el camino. La ruta oficial continúa hacia Puente la Reina, en dirección oeste, pero hay una alternativa antes de seguir el camino. Esta consiste en desviarse hacia el sur, desde Jaca, para conocer otra de las joyas del patrimonio aragonés: el Monasterio de San Juan de la Peña. Este punto merece una mención especial por tratarse de la cuna del Reino de Aragón, ser el primer panteón real y custodiar durante siglos, según dice la tradición, el Santo Grial. A la construcción original, del siglo X y conocida como Monasterio Viejo, se sumó con los años, el Monasterio Nuevo. El complejo en su totalidad se puede visitar todos los días o por libre o con visita guiada.

De nuevo en el itinerario principalo del Camino de Santiago, el segundo sector de la ruta jacobea va desde Jaca hasta Puente la Reina. Dividido en dos tramos que suman unos 22 kilómetros en total, se pasa por Santa Cilia, con su Iglesia del Salvador y el Palacio del Priorato como puntos clave. Son construcciones adyacentes, la primera del siglo XVIII y la segunda, del XIII, y hasta 1930 estuvieron comunicadas entre sí.

El tercer y último sector del Camino de Santiago francés a su paso por Aragón transcurre entre Puente la Reina y Undués de Lerda, en la comarca de las Cinco Villas. Son unos 40 kilómetros para recorrer en cinco tramos. En esta recta final de la ruta destaca la arquitectura civil de varios pueblos, como Martes, Artieda, o Berdún. También la de Ruesta, casi al final del camino, donde se puede visitar el castillo y la iglesia; o el caso urbano de Undués de Lerda, última parada aragonesa antes de cruzar la frontera con la Comunidad Foral de Navarra. El Ayuntamiento y la iglesia del siglo XVI dedicada a San Martín son los mejores ejemplos de la arquitectura civil de esta localidad cincovillesa.

Hasta aquí el breve repaso por los principales enclaves del Camino de Santiago por Aragón, una ruta para muchos espiritual que en este 2021, año jacobeo, cobra todavía más protagonismo. Aunque el conocido como camino francés o histórico es el más relevante, en el pasado hubo otros itinerarios aragoneses que todavía hoy se pueden recorrer. Es el caso del camino que pasa por la comarca del Sobrarbe, también en el Pirineo, así como de las alternativas que van por el Valle del Ebro y las Cinco Villas o las que provenían del sur turolense (el Maestrazgo y Alcañiz).

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de  

+img2. Casco urbano de Jaca. HA

+img3. Comienzo del Camino de Santiago por Aragón, en Somport. Amigos Camino de Santiago

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión