Viajes
Suscríbete

Campo de cariñena y valdejalón

La Sierra de Algairén, botánica y rutas para todos los públicos muy cerca de Zaragoza

Situada a 50 kilómetros de Zaragoza, entre Campo de Cariñena y Valdejalón, sus crestas marcan el inicio del sistema ibérico en la provincia.

Mirador sobre los barrancos de Cosuenda
Mirador sobre los barrancos de Cosuenda
Eduardo Viñuales

La Sierra de Algairén se sitúa a 50 kilómetros de Zaragoza, entre las comarcas de Campo de Cariñena y Valdejalón. En sus 300 kilómetros cuadrados de superficie hay espacio y riqueza suficiente para apreciar y estudiar su geografía, geología y botánica. El entorno, cuyas crestas marcan el inicio del Sistema Ibérico en la provincia, invita a montañeros, senderistas y ciclistas a realizar rutas. Las hay para todos los públicos, incluidos los niños.

Tomando la localidad de Cosuenda como punto de referencia, las alternativas para recorrer la sierra de Algairén son variadas. Uno de sus puntos fuertes es la riqueza botánica. De hecho, en dicho municipio está el centro de interpretación de la naturaleza Plantaria, que alberga una muestra de hasta 300 especies recogidas en este entorno. En la colección hay acebos, pinos resineros, robles de albar, orquídeas o vides.

Pero, de entre toda esta variedad botánica destaca una planta, la Centaurea pinnata. Es un pequeño cardo con flores que en todo el mundo solo se encuentra aquí, en algunos otros puntos de Zaragoza y en la Sierra Menera (Teruel).

Además, en Plantaria hay una maqueta de la sierra que permite ubicar los distintos enclaves paisajísticos que la componen y, a través de un audiovisual, se recorre la zona en las diferentes estaciones del año. Una vez situados en el entorno, recorrer la Sierra de Algairén da para muchos días y actividades. En bici BTT o a pie, a través de caminatas tranquilas y otras de montaña más exigentes, pasando por áreas recreativas donde descansar y por ermitas y otros enclaves patrimoniales. Las opciones para recorrer este extenso territorio, que va desde Alpartir hasta Mainar, son numerosas.

Subida al pico Valdemadera, a 1.276 metros

El pico de Valdemadera es el punto más alto de la Sierra de Algairén y de la comarca de Campo de Cariñena. Se sitúa a 1.276 metros y se puede ascender a pie desde tres puntos diferentes. Una opción es hacerlo desde la localidad de Tobed, en una caminata de unas dos horas y media de duración y 650 metros de desnivel que pasa por la Fuente del Collarte. Otra alternativa, de similar extensión y desnivel, es tomar como punto de partida el área recreativa del Raso de la Cruz, en Cosuenda, y pasar por el barranco de Valdecerezo. La ruta más corta es desde el Santo de Aguarón (dos horas y 500 metros de desnivel). Una vez arriba, las antenas y repetidores rodean al excursionista pero lo suyo es no mirar de cerca, sino en la lejanía, con unas vistas de excepción de toda la sierra.

Aunque este es el punto más alto, no es la única subida montañera que se puede realizar. A unos 30 minutos de Valdemadera y accesible por la pista del collado de la Falaguera, está el Alto de la Nevera (1.215 metros), pico coronado por una caseta de vigilancia de incendios forestales que se asoma sobre el valle interior del río Tiernas.

El cerro del Espino, a 1.188 metros de altitud, es la tercera opción para los apasionados de la montaña en la Sierra de Algairén. Está coronado por una cruz metálica y se puede subir a pie desde Cosuenda, pasando por el ya citado Raso de la Cruz. La ruta en este caso es de algo más de dos horas y media.

Magnífico rodal de roble blanco y arces, en la sierra de Algairén, en el término de Cosuenda.
Magnífico rodal de roble blanco y arces, en la sierra de Algairén, en el término de Cosuenda.
Eduardo Viñuales

Botánica y ocio en el Raso de la Cruz

A tres kilómetros desde el casco urbano de Cosuenda se encuentra el Raso de la Cruz, una de las mejores áreas recreativas de la Sierra de Algairén. El espacio cuenta con mesas, bancos, zona de juegos infantiles, una fuente, árboles que dan sombra, un merendero cubierto, parrillas y fogones cerrados para poder hacer fuego. Sin duda un buen destino para pasar el día en familia.

Además, para ganarse la comida, desde este punto se pueden hacer dos excursiones entre bosques. La mayor parte del trazado está señalizado como PR (sendero de Pequeño Recorrido) que llevan a conocer, por un lado, el barranco de Valdecerezo y, por otro, el de los Hortales. En ambos casos, la botánica es protagonista y es fácil encontrarse con la planta endémica Centaurea Pinnata.

Si se opta por Valdecerezo, el sendero que hay que seguir es el PR-Z-43. Es circular y transcurre al pie de la peña de Hiedra y la cueva de las Tocinicas. Tras pasar por un frondoso bosque mixto caducifolio, el camino continúa hacia la Nevera de Cosuenda y el mirador de la Falaguera.

Otra alternativa para los excursionistas del Raso de la Cruz es tomar la pista de la derecha a la entrada del área recreativa para conectar con el mismo sendero de la anterior propuesta (el PR-Z-43), en este caso hacia el interior del barranco de los Hortales. Siguiendo esta ruta se pasa por los parajes de la peña del Gallo o la cueva de la Tía.

Excursiones desde el Santo de Aguarón

Dedicada a San Cristóbal, el Santo es como se conoce popularmente a la ermita de Aguarón, situada a tres kilómetros de la localidad en dirección al puerto de Codos. Actualmente, junto al templo se puede encontrar un área recreativa, un albergue y una residencia de mayores. El espacio se asienta a los pies del Monte Carbonil y en los 60 del siglo pasado en él se ubicaron una casa forestal y un vivero de árboles para reforestar la zona.

De aquella época quedan algunos recuerdos en forma de árboles monumentales. Uno de ellos es la carrasca denominada como Redonda del Santo, una encina ya muerta pero que sigue en pie de 5,5 metros de diámetro en la base del tronco. No obstante, la máxima representación viva de este tipo de ejemplares es la Esponera, una carrasca de casi 12,5 metros de altura en el barranco del Polgar.

Es uno de los lugares hasta los que se puede llegar desde el Santo, cuyas proximidades se pueden conocer a través de varias excursiones a pie entre pinos, encinas, jaras, cantuesos y coscojas. Entre otros, se puede recorrer el sendero señalizado como PR-Z-42, que va al Raso de la Cruz y sube al mirador del Cabezo Bellota. También merece la pena emprender la ruta por el GR.90.3, un sendero de Gran Recorrido del sistema ibérico que remonta el barranco de Valdemadera y asciende al techo de la sierra. Para los aficionados a la micología, en época de recogida, esta zona es, además, rica en setas y hongos como rebollones, boletus, amanitas y colmenillas.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión