Viajes
Suscríbete

El valle del río Alhama, en la Rioja Baja, una ruta por descubrir en la frontera con Aragón

A 15 kilómetros de Torrellas, la localidad aragonesa más próxima a la comunidad vecina, se esconde una de las zonas riojanas más desconocidas que ya se pueden visitar.

Aguilar del Río Alhama es una de las localidades riojanas por las que pasa el Camino Verde del Alhama
Aguilar del Río Alhama es una de las localidades riojanas por las que pasa el Camino Verde del Alhama
Turismo La Rioja

La Rioja es una de las comunidades limítrofes con Aragón a las que ya se puede volver a viajar libremente. Los pueblos aragoneses de la comarca de Tarazona y el Moncayo son los más cercanos a la frontera riojana, y se encuentran a apenas 15 kilómetros de la zona. Desde Torrellas o Novallas, el valle del río Alhama está a un viaje de media hora en coche.

Esta zona de La Rioja Baja es una de las más desconocidas y se puede recorrer tanto en BTT como a pie, por varias vías acondicionadas para ello. Además del paseo natural, se pueden hacer paradas en los pueblos que surgen a orillas del río, como Cervera del río Alhama, Inestrillas o Aguilar.

Ruta a pie por el Camino Verde del Alhama

Para quienes prefieran caminar que ir en bici, el valle del río Alhama, en La Rioja, se puede recorrer por el llamado Camino Verde del Alhama. Es una ruta acondicionada y señalizada de 12 kilómetros con salida desde el Balneario de La Albotea. Antes de emprender la marcha, merece la pena detenerse en este lugar. Se sitúa a tres kilómetros de la localidad de Cervera del Río Alhama, y aprovecha un antiguo manantial donde se asentaba el antiguo complejo, que empezó a funcionar en 1851. Tras un tiempo cerrado, el hotel estaba en ruinas y los baños antiguos, desaparecidos. En 2007 se rehabilitó el complejo, que ya vuelve a estar en funcionamiento.

Partiendo desde este lugar de excepción, que bien puede servir como alojamiento si se quiere hacer noche, el camino avanza hacia el sur, recorriendo la margen derecha del río. La senda discurre por el borde de la vega cultivada, con las huertas a un lado y las laderas de monte al otro. El firme está en buen estado, por lo que la ruta es apta para todos los públicos, y también para ir en bici. En algunos tramos tiene incluso barandillas de madera y paneles interpretativos.

Cervera del Río Alhama es la primera localidad por la que pasa el camino verde. Es el pueblo más importante de la zona, tanto por su densidad de población como por la actividad económica y el patrimonio artístico, con gran influencia árabe. Antes de continuar, merece la pena perderse por sus calles para encontrar varias iglesias, una basílica y dos puentes romanos, los principales puntos de interés de la localidad.

Este primer tramo coincide con otra ruta señalizada, incluida en la Red de senderos de La Rioja: el sendero Sierras de La Rioja. Después de algo más de un kilómetro, los caminos se bifurcan para seguir la ribera del Alhama, esta vez por un trazado muy próximo a cortados calizos de origen fluvial.

En esta zona, merece la pena pararse a observar las aves rupícolas, sobre todo buitres, que construyen sus nidos en los cortados. Más adelante, el camino pasa junto a uno de los yacimientos celtíberos de mayor interés de la Península, el Contrebia Leucade. Es el nombre dado a esta ciudad cuyo origen se remonta a la Edad de Hierro. Se sitúa a un kilómetro de la localidad de Inestrillas y, después de casi 20 siglos, sus ruinas se conservan en bastante buen estado.

El yacimiento se puede visitar, concertándolo previamente a través del Centro de Interpretación, ubicado en Aguilar del Río Alhama, a 2,5 kilómetros. En este espacio también se exhiben algunos de los hallazgos encontrados en la excavación.

Tras este paréntesis, el Camino Verde del Alhama bordea el cerro sobre el que se asienta el yacimiento y se dirige entre huertas hasta la entrada de Inestrillas, el pueblo más cercano. De esta pequeña localidad de apenas 49 habitantes, llama la atención que buena parte de las casas están parcialmente adosadas a la ladera de la montaña. El edificio más importante es la iglesia de la Natividad que parece surgir de la formación rocosa.

Desde este punto, habrá que cruzar el río por una pasarela que lleva hasta el centro de Aguilar, última localidad de la ruta. Está situado en una zona montañosa de poca altitud y, antes de regresar, se pueden recorrer sus calles. A las afueras, el camino termina cuando se topa con la carretera LR-409, que va a Valdemadera.

Camino Verde del Alhama en BTT
Camino Verde del Alhama en BTT
Turismo La Rioja

Recorrido en bicicleta

Al tratarse de un recorrido lineal, si se hace a pie, los casi 13 kilómetros de la ruta (solo de ida) pueden ser ya lo suficientemente exigentes como para no tener fuerzas de regresar. En ese caso, según la condición física de los senderistas, sería oportuno dejar un vehículo en la salida y otro en la llegada.

Otra alternativa que hace de ésta una ruta más llevadera, es recorrer el Camino Verde del Alhama en BTT. El sendero está habilitado para ello y no es raro que los ciclistas compartan espacio con los andarines.

En este caso, la duración aproximada de la ruta en bici de ida y vuelta sería de unas cuatro horas (unos 24 kilómetros), incluyendo paradas en los lugares de interés ya citados. El punto de partida es el mismo que para la marcha a pie, el Balneario de La Albotea. Aquí hay un aparcamiento donde se puede dejar el coche para emprender la marcha en BTT. Si no se dispone de una, hay empresas de turismo activo en la zona, como Moscaventur, que las alquilan.

Todo el camino es idéntico al realizado a pie, con firme seguro y sin apenas desnivel. Perfecto para rodar sobre la bicicleta sin mucha más preocupación que alzar la vista para disfrutar de este entorno desconocido de La Rioja Baja al que merece la pena acercarse.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión