Viajes
Suscríbete por 1€

aragón es extraordinario

Tecmolde y Shu Digital, pareja de baile en Loporzano

Julio Luzán mantiene su apuesta tecnológica y artesana, que surte de recursos al cine, la publicidad y algunos de los parques temáticos más relevantes del mundo

Ha llovido un poco (hasta granizado) desde 1985, año en que Julio Luzán se estableció en Huesca para empezar a dar forma a su proyecto empresarial, Tecmolde, tras mucho tiempo trabajando para otros. La firma, asentada en Loporzano, fusiona la artesanía con la tecnología para materializar ideas surgidas de la imaginación, replicar maravillas de la naturaleza y, si se tercia, epatar burgueses con creaciones que quitan el hipo. La cosa va de escenografía y arquitectura efímera, sobre todo, en poliuretano y poliespán, con los acabados requeridos a posteriori para cada objetivo; los grandes parque temáticos, la publicidad de algunas de las firmas de mayor prestigio en el mundo o las producciones cinematográficas y televisivas de postín son los campos de expresión de Tecmolde y su ‘alter ego’ digital, Shu.

Tecmolde tiene un hito histórico que cumple ahora 30 años: la creación de la Calabaza Ruperta para el ‘1, 2, 3’. En 2020, la cosa también fue de calabazas, pero no tan entrañables. "La pandemia –explica Julio– ha marcado un antes y un después en todo, y también lo hizo aquí. Nos llevó a la reinvención, más allá de ciertas acciones solidarias en las que nos involucramos con la construcción de pantallas protectoras. Al final, el mercado ha dictado su ley; el área de parques temáticos, lógicamente, está muy parada ahora, pero el tema audiovisual ha crecido exponencialmente; hay que tener en cuenta que España está de moda como destino de rodajes, y nosotros tenemos la capacidad de crear escenografías físicas y digitales con nuestra doble estructura, Shu Digital y Tecmolde. También nos desplazamos: eso nos da vidilla".

"Estamos cerrando otro proyecto muy bonito con Lorenzo Quinn”

El listado de aventuras en las que se han involucrado Luzán y sus huestes creativas empieza a ser ingente después del empujón de los últimos años. En la gran pantalla destacan ‘Lo imposible’, ‘Exodus’, ‘Juego de Tronos’, ‘The Promise’, ‘El perfume’, ‘El orfanato’, ‘La catedral del mar’, ‘Un monstruo viene a verme’ y sus roturas escaneadas de grandes masas de tierra, ‘Asterix y los Juegos Olímpicos’… un grupo notable. "También hemos hecho anuncios de impacto, como el del gran barco y los perfumes de Jean Paul Gaultier, el de ‘Invictus’ de Paco Rabanne, comerciales de Freixenet y Codorniu, el de la Lotería Nacional o Buckler 0.0 con Fernando Alonso; en éste construimos coches muy particulares, que están en el Museo de la Publicidad de Madrid".

En cuanto a otros trabajos, el rango va desde el retablo de la iglesia de Alcubierre a las populares vacas de firma oscense Eboca o las manos gigantes diseñadas por Lorenzo Quinn que emergieron durante unos meses de los canales venecianos. "Estaban sobre unos pilotes hundidos en el fango –recuerda Julio– de 12 metros de profundidad, porque no podían tocar los edificios. Estamos cerrando otro proyecto muy bonito con Lorenzo, quiere hacer una obra realmente espectacular en los países árabes; precisa de unas especificaciones de material muy concretas".

La fotogrametría de Shu Digital es un espectáculo
La fotogrametría de Shu Digital es un espectáculo
HA

El fundador de Tecmolde se refiere con afecto a la elección de su sede. "Me preguntan por las dificultades de logística, sobre el hecho de traer grandes trailers a Loporzano... y siempre digo lo mismo, aquí se cargan y hasta Venecia se van, por tierra o mar, lo que haga falta. No tenemos miedo al trabajo duro; somos casi 30 personas y funcionamos en tres turnos, día y noche, para no parar nunca. Casi me gusta oír esa frase de ‘yo no sabía que estabais en Huesca, o eso de qué haces aquí. La respuesta es fácil: ¿Y por qué no? Tenemos buenas comunicaciones. Otras veces, esa frase cambia un poco y suena en positivo, lo que me dicen es ‘qué bien estáis aquí’. Pues sí, la verdad".

La fotogrametría o el arte de hacer creíble lo increíble

La fotogrametría es la actual joya de la corona en la empresa. "Cada vez es más elevado el porcentaje digital de escenografías –revela Julio– con una media que va del 35 al 40 por ciento, con picos de hasta el 80 por ciento según la producción. El modo idóneo para capturar de manera fiable la figura y rasgos de un actor es por medio de esta técnica de fotogrametría; tenemos el mayor estudio de Europa en esta disciplina".

¿Y qué demonios es la fotogrametría? Julio Luzán lo aclara. "En nuestro caso, es una técnica que utiliza 160 cámaras Canon de alta gama y diferentes objetivos; disparan a la vez, vuelcan el resultado en un ordenador y elaboran un 3D que replica con detalle hasta la textura de la piel de una persona; tenemos cuatro distintos. De hecho, se trata de una técnica viajera; hemos trabajado en una unidad móvil extensible para desplazarlo a donde haga falta. Ahí está el presente... y el futuro".

Shu Digital no para de crecer en el renglón de decorados virtuales y escenografía digital. "Acabamos de hacer un trabajo en Potsdam (Alemania) digitalizando actores para una producción de Disney con técnicas de fotogrametría. Recientemente estuvimos escaneando con drones acantilados asturianos; al mezclar la fotogrametría, que da calidad en la replicación, con el láser, que te da medida, el resultado es espectacular. En Potsdam alucinaron con el sistema, y es un orgullo decir que se trata de un desarrollo propio. La sincronización debe ser perfecta, al milisegundo, para que no haya divergencias en los enfoques; el ruido simultáneo de los 160 disparos es admirable, no sé ni cómo describirlo, porque es un solo sonido, pero suena de un modo muy especial. La iluminación también es clave, estamos trabajando en unas nuevas columnas para llevar la técnica a un nivel aún mayor en cuanto a exigencia".

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión