Viajes
Suscríbete por 1€

turismo

La Fuente de los Baños, un paraíso natural en el límite entre Castellón y Teruel

Es una piscina natural de aguas termales habilitada para el baño. Este paraje castellonense está en Montanejos, a 17 kilómetros de Olba, el último pueblo turolense.

La Fuente de los Baños es una piscina natural de aguas termales en el río Mijares.
La Fuente de los Baños es una piscina natural de aguas termales en el río Mijares.
Turismo Castellón

Darse un baño en aguas termales, hacer rafting o barranquismo, o realizar una ruta senderista a orillas del río Mijares son algunas de las actividades que se pueden realizar en el entorno de Montanejos. La localidad se sitúa en la provincia de Castellón, en el límite con la de Teruel. Apenas 17 kilómetros lo separan de Olba, el último pueblo aragonés, y desde la capital turolense se llega en poco más de una hora en coche.

Este paraíso natural del Mijares, separado por las demarcaciones provinciales, ya se puede volver a visitar, desde que el pasado domingo se decretara el fin del estado de alarma en España. Ni Aragón ni la Comunidad Valenciana han cerrado sus territorios por lo que el tránsito entre ambas regiones se ha recuperado, con gran alivio para el sector servicios de las comarcas de la zona oriental de Teruel.

Pero estos desplazamientos también se producen en dirección contraria. Muchos turolenses frecuentan territorios limítrofes de la Comunidad Valenciana como Morella, Barracas o Montanejos.

Este último es uno de los destinos de aventura y turismo de naturaleza más frecuentados por los valencianos y también por los aragoneses más próximos. Está atravesado por el río Mijares, que desciende hacia su desembocadura en el Mediterráneo. A su paso, durante muchos años ha ido erosionando la roca, creando un paisaje de barrancos y estrechos, así como otros accidentes geográficos.

La Fuente de los Baños es la joya de la corona de este paraíso natural. Se trata de una piscina natural de aguas termales que manan del fondo del río a una temperatura fija durante todo el año de 25 grados.

Tal es su éxito que en fechas clave, como la Semana Santa o verano, el Ayuntamiento de Montanejos regula los accesos y se cobra entrada. El objetivo de esta medida, que se lleva a cabo desde hace varios años, es preservar el estado de conservación de este espacio natural y controlar el aforo. Los precios son populares, entre 2 y 3,50 euros, y se cuenta con servicio de vestuarios y un pequeño bar.

En la orilla del agua hay una playa artificial de grava de unos 30 metros de longitud donde los visitantes extienden sus toallas al sol. La imagen en verano es casi como la de cualquier sitio de la costa, motivo por el que a este paraje se le ha llegado a bautizar como “el Benidorm de la montaña”.

Para quienes quieran combinar este rato de relax con alguna actividad más movida, en los alrededores de la Fuente se pueden realizar pequeñas excursiones. Muy próximas a las piscinas naturales están las ruinas de los baños árabes que mandó construir Zayd Abu Zayd para sus esposas. De ahí el nombre de este paraje.

Para llegar hasta allí hay que cruzar el puente que separa la zona recreativa del resto del entorno. Esta construcción marca además el punto a partir del cual no se puede comer ni hacer picnic, actividades sólo permitidas en la playa artificial.

Desde esta zona también parte el paseo junto al río Mijares y varias rutas de senderismo que se dirigen hacia la presa de Cirat o hacia el Chorro. Este último, como su propio nombre indica, es un torrente de agua que brota desde la montaña a presión, como si de una manguera de extinción de fuegos se tratara. No es un accidente natural, sino un aliviadero del cercano pantano de Puebla de Arenoso. La fuerza con la que surge es todo un espectáculo que se puede presenciar tranquilamente desde el puente construido al lado.

Para llegar hasta el Chorro, hay que recorrer los Senderos de los Estrechos, la ruta más popular de este paraje. Es un recorrido circular de ocho kilómetros que ofrece una vista desde el aire del desfiladero de apenas 25 metros de anchura excavado por el río Mijares, con paredes de cien metros de altura. Durante el camino también se pueden ver cabras pastando en las extensas masas de pinos o visitar la Cueva Negra. La ruta es apta para niños que estén algo habituados a caminar por montaña. Para ellos, el momento más divertido es el paso por el aliviadero, con el gran chorro de agua brotando.

Rafting, barranquismo y otras propuestas de turismo activo

Además de un destino para el turismo familiar y tranquilo, Montanejos es el lugar más frecuentado en la Comunidad Valenciana para hacer rafting, barranquismo, hidrospeed y otras actividades de aventura.

Varias empresas de turismo activo ofrecen este tipo de propuestas para grupos de todos los niveles, desde iniciación hasta más avanzados. La mejor época del año para realizar este descenso por el río es la primavera y el verano, cuando lleva más agua, y no se organizan entre noviembre y febrero.

Además de rafting, que consiste en ir aguas abajo en una balsa hinchable conducida por un monitor, también se puede hacer barranquismo. En este caso se desciende por el río a pie, con saltos, rápeles, pasos de vía ferrata y otras maniobras de cierto riesgo.

Somos Aventura, Máxima Aventura, Rafting Montanejos o Nómada Aventura son algunas de las empresas que organizan este tipo de actividades para grupos. La mayoría puede contratarse con desplazamientos y comida posterior incluida.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión