Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

aragón es extraordinario

Lecina y su carrasca, un matrimonio bien avenido

Nombrada Árbol Europeo del Año hace apenas mes y medio, esta singular encina ha traído alegría al Biello Sobrarbe y alivio a la hostelería de la zona

Desde el pasado 17 de marzo, Lecina (extremo sur del Biello Sobrarbe, dentro del municipio de Bárcabo, a 30 kilómetros de Aínsa y otros 30 de Barbastro) es un lugar de fiesta. Estruendosa en aquél día concreto, más serena y sostenida desde entonces. Hace mes y medio, cierta encina gigantesca (como en otros puntos de Aragón, se le llama carrasca aquí) fue reconocida como el Árbol Europeo del Año, después de vencer a otras 13 candidaturas. Ojo, que la ‘moza’ es imponente desde que se avista, siguiendo un coqueto camino que parte del centro del pueblo y llega a la parcela donde sus interminables raíces llevan hundidas todo un milenio.

Los datos avalan el pasmo. Para abrazar el tronco, aunque ahora una cuerda protectora lo impide, hacen falta cinco personas adultas con los brazos abiertos del todo. La copa tiene 28 metros de diámetro, y la altura máxima es de 16,5 metros de altura. Por cierto, sigue dando bellotas. Sus hojas adaptadas son perennes, duras y pinchudas; en el envés tiene pieles blanquecinas que le ayudan a mantener la humedad en periodos de sequía. Colocarse bajo sus ramas es casi como hacerlo en un vergel de árboles abrazados que resultan ser uno.

Carmen Lalueza, alcaldesa de Bárcabo, lleva cuatro legislaturas en el cargo. Ya ha experimentado todos los dolores de cabeza comunes a quienes ejercen esa posición por un período prolongado, pero desde hace mes y medio, el dolor no es tal;cierta carrasca protectora de la pedanía de Lecina bloquea todas las malas vibraciones. "Cuando me propusieron presentar la carrasca al concurso, enseguida dije que adelante, pero sin pensar en ganar, la verdad. El concurso nacional ya parecía difícil, y ganamos;sin embargo, cuando vimos que nuca había vencido un árbol español en el campeonato europeo, la cosa ya parecía muy improbable... aunque reconozco que muchos pensamos que precisamente por eso iba siendo hora de que ocurriese... y mira sí pasó".

Aquí se le llama carrasca a la gran encina. "Mis recuerdos de la infancia están en Bárcabo, que es mi pueblo, pero la primera vez que vi la carrasca ya me impresionó; hace mucho tiempo que es popular en la zona, y muchos de los que venían a hacer los barrancos o ver las pinturas rupestres se hacían el paseo hasta la parcela para conocerla".

Lecina es popular ahora, pero no populosa, ni tampoco persigue serlo. "Aquí han dormido regularmente 15 personas este invierno; otros años son menos, apenas tres o cuatro, pero la pandemia hizo que algunos jubilados y teletrabajadores se quedasen".

Bienvenidas las visitas

La zona está preparada para albergar el nuevo caudal de gente que acude a conocerla. "Hay camping municipal, que abrió en Semana Santa y está disponible habitualmente todo el verano. También contamos con la casa rural El Rincón de Arán, muy bonita;la Choca está ahora mismo en venta o traspaso. Hay apartamentos turísticos y casas rurales en otros puntos cercanos como Almazorre, Bárcabo... está el hotel Buxo solo para adultos en Arcusa, y Colungo lo tenemos cerca, con varias posibilidades de hospedaje y restauración".

Para quienes acuden directos a ver el árbol se improvisó ya el mes pasado una solución que ha funcionado: la colocación de una ‘food truck’ en el aparcamiento, a la entrada del pueblo, los fines de semana y festivos. "Vienen de Barbastro –aclara Carmen– y además de aperitivos calientes y tapas también llevan café y refrescos. Hay punto de información turística activo.El pueblo es bonito, las segundas residencias están rehabilitadas casi al 100 por 100; curiosamente, hay bastantes ciudadanos franceses que compraron y rehabilitaron casas y pajares, suelen venir en verano".

Vídeo de la Carrasca de Lecina en 'Aragón es extraordinario'

Rosa Cavano, propietaria del terreno contiguo a la carrasca, recordaba con otra vecina, Consuelo, y Marta –encargada del punto de información turístico– el gran día del premio. "Fue una reunión muy emotiva, había bastantes autoridades de la zona, además de vecinos y amigos. Primero anunciaron que el tercero era el árbol ruso, y ahí ya confiamos en que ganábamos a los italianos. La "última semana de votación, el ritmo de los votos era secreto, y temíamos que en Rusia se hiciera una campaña de votación gubernamental o algo así –ríen– que regalaran la vacuna Sputnik a los votantes".

Las dueñas orgullosas

Felisa y María Jesús Arasanz, propietarias del gran árbol, son de Lecina. "Nuestro padre, que se llamaba Nicolás, siempre cuidó de la carrasca. Cuando la declararon árbol singular, la DGA se empezó a encargar de cuidarla, hace ya muchos años. Ojo, que había bastantes árboles grandes como éste en Lecina, pero en la época en que estaban aquí los carboneros los cortaron todos, menos el nuestro. Había dos especialmente grandes, que se aprovecharon para leña. La nuestra tenía muchos novios, pero mi padre frenó todos los intentos; no le gustaba nada que vinieran a por los árboles tan grandes".

Las hermanas recuerdan a una persona muy especial. "Nuestra madre murió una semana antes del premio y no pudo disfrutarlo, estaría encantada. El reconocimiento ha sido una alegría para todos; la carrasca está muy cuidada y limpia, hay seguridad contratada, pero la gente se acerca con respeto. La disfrutaremos muchos años más".

SABÍAS QUE...

Devoción. Los vecinos de Lecina han cuidado la carrasca como un árbol sagrado, sellando pactos e incluso matrimonios bajo sus ramas.

Entorno. Lecina se encuentra en las faldas de la cara este de la sierra de Sevil. Su casco urbano está construido con piedra caliza y cubiertas de teja árabe. De Lecina parte el recorrido a las pinturas rupestres de Barfaluy (foto).

Alojamientos y restauración. En Lecina está Casa Mur Artesanía, apartamento que se alquila por un mínimo de dos noches. La casa rural El Rincón de Arán suele abrir a partir de Semana Santa, con hospedaje y comidas.

En el término de Bárcabo. La cabeza del municipio, a seis kilómetros de Lecina, cuenta con Casa Lueza y los apartamentos de Casa Buil. En Almazorre, a nueve kilómetros, están los apartamentos Casa Trallero, Casa Pardina, Casa Cavero y el Corral de Olivera. En Arcusa, 17 kilómetros al norte, hay un hotel-boutique solo para adultos, Terra Buxo, y en el albergue se sirven comidas.

Muy cerca. Colungo es el municipio vecino al sur, en el Somontano de Barbastro. Está el Mesón de Colungo, que conjuga restauración, hospedaje y excursiones en bicis eléctricas. Enfrente la Era de Casa Capellán y el restaurante A Olla, productores del anís de Colungo. La casa rural Carmen de Arnas, los apartamentos Casa Mata, Casa Plana y Portiacha completan la oferta. En Colungo está la Olivera Nadal, mención especial en 2017 en el concurso Mejor Olivo Monumental de España. En Asque, pedanía de Colungo, está Casa Sanz.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión