Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

aragón es extraordinario

La Quebrantahuesos, un paseo por las nubes del Serrablo y el Aspe

La prueba cicloturista más grande de las organizadas en España tiene la salida y la meta en Sabiñánigo

Un mes antes de la Quebrantahuesos, la marcha cicloturista más grande de España, se van poniendo bicis viejas pintadas de colores por los jardines y las rotondas de Sabiñánigo, para ir animando el panorama. La capital de las dos ruedas en cada entrada del verano español no pudo celebrar su gran fiesta en 2020 (tocaba la trigésima edición), y este año se la juega a un retardo en la fecha señalada, justo al final del estío, para soñar con que su celebración sea viable desde el punto de vista sanitario. Dedos y bicis cruzados, por si acaso. Todo nació y todo se mueve (aunque no faltan los apoyos, municipales, voluntarios y privados) gracias al empuje de la Peña Ciclista Edelweiss.

Alberto Vinacua y Mari Luz Pardo son directivos de la Peña y ciclistas aficionados. Alberto ha corrido dos Quebrantahuesos, y ha terminado una. "El primer año, nada más salir de casa, se me reventó la rueda de atrás, afectando al cambio de la bici; conseguí un apaño gracias al punto mecánico de la salida, pero en el Marie Blanque pinché y la pieza se terminó de partir. Al año siguiente regresé y la acabé". Mari Luz ha hecho dos Treparriscos (la hermana pequeña de la Quebrantahuesos, que se celebra el mismo día) y tres pruebas grandes. "En mi casa había mucha afición de siempre, mi padre suma cinco Quebrantahuesos, mi tío otras tantas… en Sabiñánigo es lo habitual. Empecé a rodar yo y un año preparamos la primera Treparriscos; cruzar la meta fue una emoción increíble. Eso sí, la primera vez que corrí la Quebrantahuesos, ni te cuento... es tremendo".

La prueba se vive de un modo muy especial. "Para Sabiñánigo es un día único, casi más potente que las propias fiestas de verano para Santiago; todo el mundo rema aquí en la misma dirección –afirman Mariluz y Alberto– y no hay que olvidar el impacto económico, que es increíble. Eso sí, nuestro club va más allá de la Quebrantahuesos; se organizan muchas pruebas por edades y también competiciones de ‘mountain bike’ a lo largo del año".

La Peña Ciclista Edelweiss tiene un asunto muy claro; la bici es muy buena para todos, desde pequeños. "Tratamos de sembrar conciencia sobre ello. Hay vida más allá del fútbol", dice Alberto. En la BTT se cuenta con circuito de XCO (rally cross country olímpico) y la asesoría de José Antonio Hermida, medallista olímpico español. Hay Campeonato de España de XCO este fin de semana, y a mitad de julio el campeonato de España de descenso en Panticosa.

Las figuras de relumbrón

Entre los grandes ciclistas que han corrido la prueba destaca Fernando Eacartín, el crack de Biescas, presidente del club. "Fernando ha sido todo en el ciclismo, el mejor profesional aragonés de la historia, y es un orgullo que sea de aquí al lado. También hemos contado con Miguel Induráin, Tony Rominger, Joop Zoetemelk que vino con más de 60 años, Perico Delgado, Peio Ruiz Cabestany… hemos ido homenajeando a los últimos grandes que se han retirado, desde Pereiro a Purito, y suelen venir Haimar Zubeldia o Markel Irízar, habituales en la zona para entrenar. Estuvo Joane Somarriba, una estrella que tiene el mejor palmarés de siempre en España entre las mujeres", explican.

Entre los aficionados hay que citar a un guipuzcoano, Miguel Vidaurreta, que corrió la prueba con 87 años. Hay muchos socios mayores de la prueba que la corren cada año; Fernando Rasal de El Pueyo de Jaca, ha participado en las 29 ediciones previas; Justo Marcuello es otro hombre récord.

La directiva de la Peña recalca que el hecho de ser un evento fuera de temporada alta lo hace aún más relevante. "Además de los participantes vienen muchos acompañantes; de hecho, Sabiñánigo no puede asumir todo ese volumen de visitas en solitario, lo hace toda la zona. Cada año acabamos agotados y felices".

"El Marie Blanque es el puerto más conocido, y el Portalet hace estragos"

Enrique Ascaso es el vicepresidente de la Peña Ciclista Edelweiss. Lleva once Quebrantahuesos y cuatro Treparriscos hechas; ahora no puede compaginar la bici con sus tareas organizativas en el día de autos, pero sí sale a entrenar con sus compañeros. "La Peña Ciclista Edelweiss surge en 1994 como club; antes era una sección cicloturista de la Peña Recreativa Edelweiss. La Quebrantahuesos comienza a finales de los 80 por el impulso de varios socios, habituales en las carreras cicloturistas españolas y francesas; soñando un poco primero, empezaron a trabajar y dieron con este recorrido, que ya es mítico".

Son 200 kilómetros, la mitad en España y la otra mitad en Francia. "Se sale –explica Enrique– en dirección Jaca para subir el Somport, en cuya cima se pasa a Francia; se baja por el valle del Aspe hasta la localidad de Escot, donde comienza el ascenso al Marie Blanque, el punto más conocido de toda la Quebrantahuesos por su importancia en el Tour de Francia".

Cuando se pasa el Marie Blanque, se gira a la derecha en Bielle para volver a España. Enrique lo detalla. "Ahí comienza el Portalet, de pendientes no demasiado pronunciadas, pero de 30 kilómetros de ascensión; hace estragos, porque ya se lleva una buena paliza. En 1995 se incorporó la subida a Hoz de Jaca, dos kilómetros que muchas veces son la puntilla del esfuerzo, con pendiente muy pronunciada; ahí ya llevas 160 kilómetros en las piernas. El avituallamiento es fundamental, pero cada participante debe conocer sus fuerzas, saber dónde y cuando deben parar… la mayoría aprovechan todos".

Vídeo de la Quebrantahuesos de Sabiñánigo en 'Aragón es extraordinario'

La participación está limitada a 9.000 personas en la Quebrantahuesos y 2.500 en la Treparriscos desde hace algunos años. "Por tema de seguridad se han marcado esos límites. Se empieza a preparar la edición desde septiembre del año anterior, poniendo en contacnto a todas las administraciones públicas de las localidades de ambos países. Los que llevan más de 15 pruebas tienen plaza fija, así como los socios de la Peña. También hay plazas asignadas a touroperadores y pattrocinadores. Para el resto de plazas hay sorteo de unas 6.500 plazas, a las que optan casi 15.000 como media. Cuando te has inscrito dos añs seguidos y no te ha tocado, la inscripción en el tercero garantiza la plaza. Es un premio a la fidelidad".

La Treparriscos se llena igualmente; se puede correr desde los 16 años, mientra que en la Quebrantahuesos deben ser mayores de edad. "Es más pequeña, pero sigue siendo la tercera más grande de España en participación. Se sale de Sabiñánigo, se sube a Biescas por la ruta de las iglesias del Serrablo, luego a Gavín para subir el Cotefablo, valle de Broto y Sobrarbe hasta Fiscal y retorno a Sabiñánigo por la nueva carretera desde el puerto de Petralba, que tiene cuatro kilómetros durísimos, y muy calurosos por el microclima". Las pruebas se celebran el último fin de semana de junio cada año; en este año ya se ha trasladado al 18 de septiembre por la pandemia. La evolución de los acontecimientos dictará sentencia.

Jorge Arcas, uno de los corredores más fuertes del pelotón internacional

Jorge Arcas, profesional con Movistar, es de Sabiñánigo y miembro de la Peña. Arcas ha corrido en el último mes y medio la París- Niza, la Flecha Valona, la Vuelta al País Vasco, Amstel Gold Race… es un hombre de equipo, el gregario predilecto de sus compañeros, trabajando siempre a destajo para el gran Alejandro Valverde, Enric Mas, Miguel Ángel López, Marc Soler, Iván Cortina o Matteo Jorgenson. Su nombre suena para una o dos de las grandes carreras por etapas (Tour, Giro, Vuelta) y a sus 28 años de edad está en la sexta campaña como profesional. "De pequeño corría en las escuelas de la Peña, seguí en cadetes y después pasé al Huesca la Magia y Lizarte, Aquí fue donde empoecé con las dos ruedas y me he desarrollado como ciclista, así que... gratitud eterna a todos en la Peña, sobre todo a Ramón Tomás, que fue quien me inició en el ciclismo. Nunca he hecho una Quebrantahuesos con dorsal, aunque entrenando he perdido la cuenta ya -ríe- y sí hice una Treparriscos en el trazado antiguo, a Formigal y volver. Ya tendré tiempo cuando me retire, ahora me pilla en plena temporada; será el momento de disfrutar de este ambiente. Mi gran recuerdo es llegar al velódromo en la París-Roubaix, pero el día de la Quebrantahuesos en casa es único".

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión