Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

turismo 

Subir a la ermita de Herrera de los Navarros tiene recompensa culinaria

El bar y las barbacoas de lo alto de la sierra ya están disponibles para almuerzos, comidas y cenas. Hasta julio, solo sábado y domingo, y en verano, todos los días.

La ruta hasta la ermita de la localidad zaragozana de Herrera de los Navarros, situada a 1.300 metros en lo alto de la sierra, es uno de los principales atractivos de esta zona de la comarca de Daroca. Desde Semana Santa y hasta el mes de noviembre, esta romería, que se sigue realizando anualmente de forma organizada, tiene recompensa.

Y es que al llegar a la cima, ya se haya hecho el camino a pie, en bici o, quién sabe, corriendo, unos huevos fritos con longaniza o panceta pueden estar esperando a los atrevidos. Es el almuerzo clásico que se sirve en el bar situado a los pies de la ermita. Pertenece a la cofradía de Nuestra Señora de la Sierra de Herrera y sale a concurso cada año. Desde hace dos, lo regentan Antonio y Alejandro Soriano, padre e hijo, vecinos de Herrera.

La temporada comenzó con la Semana Santa y, aunque no fue como la de un año normal, se notó que muchos habían huido de la ciudad y estaban en los pueblos de alrededor. Algunos optaron por este plan al aire libre, que consiste en hacer una excursión (también se llega en coche) y después almorzar o comer en la ermita.

Los almuerzo a base de longaniza, panceta y huevos fritos con patatas son lo más demandado.
Los almuerzo a base de longaniza, panceta y huevos fritos con patatas son lo más demandado.
Heraldo.es

Quienes lo prefieran, disponen de las barbacoas y llevan su propia carne para asar. Después pueden usar las instalaciones tanto interiores como exteriores del bar para comer, comprando en el establecimiento la bebida.

Si no, pueden encargar la comida, siendo lo más típico la carne a la brasa y las paellas. Aunque el espacio es grande (en el interior hay capacidad para unas 200 personas y también hay terraza), en tiempos de covid y con las restricciones de aforo se recomienda reservar previamente.

El complejo lo completa una pequeña hospedería, que cuenta con ocho apartamentos dobles y un noveno con capacidad para cuatro personas. En total, 20 plazas de alojamiento disponibles en este entorno de excepción.

Aunque el bar y la plaza con las barbacoas no están abiertas todo el año, a la ermita, conocida también como el Santuario de la Virgen de Herrera, se puede subir cuando uno quiera. De hecho, llegar hasta allí y acercarse al mirador siempre es un buen plan.

No está catalogado como sendero turístico pero la ruta es tan habitual que está señalizada. En cualquier caso, no tiene pérdida, ya que se trata de un recorrido lineal en ascensión por un camino romero entre las laderas boscosas de la Sierra de Herrera. La zona está incluida en la Red Natura 2000 como Lugar de Interés Comunitario y el punto más alto está a 1.349 metros. Allí se encuentra la ermita y el mirador, desde el que se pueden contemplar las sierras ibéricas de Zaragoza y Teruel así como el valle del Ebro e incluso el Pirineo.

El recorrido parte del pueblo de Herrera de los Navarros, en una de las pasarelas sobre el río Herrera y siguiendo el PR-Z 25, que acompaña a la ruta en todo el trayecto. Tras cruzar el cauce, continúa hasta el final de la calle Puente donde, junto a un corral, aparece la primera bifurcación. En este punto hay que tomar el camino de Valdelafuén y, más adelante, un desvío a la derecha que llevará al senderista a atravesar campos de almendros y de cereal aterrazados.

Estos caminos son los mismos que se emplearon hace siglos por los herrerinos para realizar sus romerías. Actualmente, los vecinos de los pueblos de alrededor siguen celebrando esta tradición, cada uno en un fin de semana distinto de los meses de primavera.

El Santuario de la Virgen de la Sierra está a más de 1.300 metros de altitud
El Santuario de la Virgen de la Sierra está a más de 1.300 metros de altitud
Heraldo.es

A algo más de dos kilómetros desde el inicio de la subida aparece una balsa, junto a la que está el merendero de Valdefuén. El lugar perfecto para hacer un alto en el camino antes de continuar el ascenso.

La subida prosigue ya por una pista forestal que conecta con la carretera que viene desde Villar de los Navarros, localidad vecina. Antes de continuar, merece la pena desviarse un poco hasta el llamado Cerro de las Trincheras, donde se encuentran vestigios de la Guerra Civil.

Antes de llegar a la ermita, aunque se puede ir por una pista de cemento, la tradición manda pasar por un camino de piedras y tirar una de ellas al vacío. Solo de esta forma se puede asegurar uno la vuelta a Herrera.

Unos metros más adelante, una explanada llena ahora de antenas y repetidores indica que se ha llegado al final de la subida. Al lado de la iglesia del santuario de la Virgen de la Sierra está el mirador con una mesa panorámica de las Sierras Ibéricas.

La caminata tiene una duración aproximada de algo más de dos horas, solo la ida (7,9 kilómetros). Antes de volver, por el mismo camino, pocos dejan pasar la oportunidad de reponer fuerzas en un entorno de excepción. Aunque la recompensa no será tan merecida, hasta la ermita de Herrera también se puede subir en coche, por una carretera asfaltada de 8,5 kilómetros.

El Santuario de la Virgen de la Sierra está a más de 1.300 metros de altitud.
El Santuario de la Virgen de la Sierra está a más de 1.300 metros de altitud.
Heraldo.es

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión