Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Cedrillas, la primera luz para el río Mijares

La riqueza del entorno natural local eclosiona en el paraje del nacimiento, con zona de merendero y paseo accesible hasta el mismo surgimiento

Sí, desde luego, el jamón es el alfa y el omega de Cedrillas para todos aquellos que han visitado y disfrutado esta localidad turolense, pero al igual que ocurre en el alfabeto griego con las letras, hay muchos y muy diversos argumentos entre maza y maza de jamón para acercarse por allá y descubrir que la elección excursionista ha sido más que acertada. Uno de los más poderosos es, sin duda, el área del nacimiento del río Mijares, muy próxima al pueblo y enclavada dentro de su término municipal. La población local, desde luego, lo tiene claro

A la zona del nacimiento se puede llegar por una ruta revirada que supone unos 13 kilómetros de caminata (sencilla) o acercarse en vehículo hasta la zona de merendero y barbacoa, con un área perfecta para pasar el día en pleno disfrute de la naturaleza; desde ahí hasta el nacimiento hay un sendero accesible (aunque escarpado en algunos tramos) de apenas 1,1 kilómetros, que se hace a paso sereno en unos 20 minutos. Si se opta por llegar en vehículo hasta la zona del merendero, el cuentakilómetros no rebasa el número seis. Además, si se tiene suerte puede juno toparse con un rebaño de vacas a un lado de la calzada, bajo la atenta mirada del pastor y el perro; son de gran tamaño, pero que no cunda el pánico, no embisten a los vehículos si no se circula haciendo el cabra al volante.

El recorrido hasta el nacimiento desde el pueblo parte desde el Jardín de la Alegría, un proyecto escultórico desarrollado por el artista local Gene Martín. Tiene cuatro esculturas por el momento, coloristas y llamativas, pero la idea es que siga poblándose con nuevos trabajos; tres de las obras son de Gene (la última, muy reciente, es una cruz rosada de corazones) y hay una de escolares locales, que utilizaron latas de refresco para escribir sobre un soporte la palabra ‘alegría’, en estilo de escritura manual. En verano, Cedrillas abre su Museo Temporal a Cielo Abierto, con muestras de talento en varias localizaciones del pueblo. Jorge Izquierdo, teniente de alcalde y concejal de cultura, explica que "es una actividad segura, ya que al ser en espacios al aire libre no tiene por qué haber interacción ni riesgo, siempre y cuando se cumplan las normas de higiene, se lleve la mascarilla y no se aglomere la gente.

Por otro lado, en el nacimiento del Mijares se va a hacer una ruta que parta de ahí y llegue hasta el Cabezo; irá jalonada por varias esculturas de Gene en el camino. Se quiere desarrollar la idea este año, y que cristalice el próximo".

Por su parte, la Feria Ganadera, Agrícola e Industrial de Cedrillas lleva la friolera de 128 ediciones; recibió con nuevo impulso desde 1991 y posee un gran recinto propio desde 1995, ubicado en la salida de Cedrillas hacia Monteagudo del Castillo. Cada año se registran entre 15.000 y 20.000 visitantes. "Son tres días –aclara Jorge– con lleno absoluto, todas las plazas hoteleras de la zona entera ocupadas, hasta la colonia Polster de Alcalá y la propia ciudad de Teruel. En el recinto ferial se comercia con ganado ovino, vacuno y caballar, además de la maquinaria agrícola, y hay mercadillo desde la zona de las Cuatro Esquinas en el pueblo hasta la propia feria. También se comercia con animales de granja, textil, herramientas artesanas, embutido y otros productos alimenticios… todo pasa el primer fin de semana de octubre".

El reino del mejor jamón, bajo la atenta mirada de un gran castillo

Cedrillas es, sin duda, uno de los enclaves jamoneros fundamentales en una de las principales zonas jamoneras del planeta. Hay cuatro secaderos: Casa Conejos (el mayor y decano), El Ferial (otro gigante), la excelente Castelfrío y la firma familiar Josanz, más modesta en tamaño pero igualmente excelsa en calidad. Vaya, que no se yerra el tiro yendo a buscar jamón a este pueblo.

En El Ferial hay actividad desde 1989, y además del jamón destacan sus conservas y otros derivados del cerdo como la longaniza, el chorizo o la cecina. Argimiro, el abuelo del actual gerente Andrés Izquierdo, puso en marcha el secadero hace algo más de tres décadas con una capacidad de 50.000 piezas. La empresa fue creciendo y a principios de los 2000 amplió sus instalaciones, para multiplicar por ocho su capacidad; la incorporación de nuevas tecnologías no descuidó el carácter artesanal de los procesos, con todo tipo de acciones encaminadas al mejor producto: salazón, curación, enmantecado, selección, deshuese, corte a cuchillo y loncheado tradicional. Tiene a la marca Ja como bandera, y hay tienda en el secadero.

La altitud (1360 metros sobre el nivel del mar) y el clima frío y seco de Cedrillas la hacen ideal para curar jamón. Desde la terraza de Jamones el Ferial se ve todo el pueblo, coronado por el castillo; no es una fortaleza al uso, sino una antigua villa amurallada con torreón-puerta, cuya muralla se adapta al estrato de roca caliza que la sustenta. Tiene un perímetro exterior de 390 metros; la fortaleza fue conquistada a los musulmanes en 1198 y en 1359, durante la guerra de los Dos Pedros, sirvió de refugio para el ganado de Teruel. Fue incendiada en 1462 por los partidiarios del príncipe de Viana, y los carlistas se refugiaron en ella en 1874 tras su fracasado intento de tomar Teruel.

Discurso museístico permanente y guiños al disfrute gastronómico

El Museo de Cedrillas está en el edificio del Centro Cultural Fermín Alegre, en la plaza de la Constitución. Aborda varios grandes bloques temáticos: el medio natural, las tradiciones y el ciclo festivo (con hincapié en la famosa Feria centenaria de Cedrillas), la gastronomía, la historia, el patrimonio cultural y los llamados paisajes culturales, desde el agrícola o el ganadero a las masías, pinares y zonas fluviales. Hay paneles, apoyo audiovisual y un espacio dedicado a muestras temporales, además de una muestra permanente dedicada al Chopo Cabecero, emblema de la zona, del que este museo es punto referencial.

Contiguo al museo está otro tesoro local: la panadería y repostería Abril, con sus famosos lazos de miel. Cedrillas cuenta igualmente con otra excelente referencia en este sector, Panaderías J.Mor, donde brillan las tortas finas y los mantecados.

CEDRILLAS

Comarca. Comunidad de Teruel.

Cómo llegar. Desde Teruel, su capital de provincia, hay 30 kilómetros por la A-226.

Para comer y dormir. Para comer se cuenta con La Taberna (también es cafetería, con terraza, en el centro del pueblo) y el Hostal Ramiro. Se puede dormir en las casas rurales Jarque (I y II), además del propio Hostal Ramiro.

Iglesia del Salvador. Es del siglo XVI y está en la plaza de la Constitución, junto al Ayuntamiento y el Museo. Planta de gótico levantino, portada renacentista y torre de remate neo mudéjar.

Ermita de Loreto. Destaca en el concierto local: es del siglo XVII, de planta cuadrada y bóveda de crucería, precedida por una gran porchada de dimensiones similares a la ermita.

El Trance. Se celebra por San Antón, el 17 de enero. Se recolectan animales, comida y bebida en las casas, y luego se subastan en Trance. Las pujas se hacen en cuadrillas, con unas medidas tradicionales: las cuartillas (25 céntimos) y el cochuelo (1 euro).

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios