Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

aragón es extraordinario

La torre de Utebo y sus espejos cerámicos

El juego del sol con las 8.400 teselas de la torre mudéjar hace que cada mirada a su magnificencia se antoje nueva, incluso para la población utebana

Al historiador local Jaime Latas le late la sien cuando recuerda cierto ‘error’ con la imitación de la torre de Utebo en el Pueblo Español de Barcelona que ‘accidentalmente’ se catalogó como original de cara a los visitantes. Subsanada la superchería (aunque costó más de lo debido), el presidente de la Asociación Grupo de Historia de Utebo, de carácter cultural, explica que su grupo se dedica principalmente a mostrar el patrimonio local a quien visita el pueblo. “Nos encargamos sobre todo de limpiar y mostrar la iglesia de la Asunción; somos voluntarios, y tampoco se cobra la visita guiada, que siempre se ha enfocado mucho a escolares y grupos. La torre es una maravilla, desde luego; cada vez que la miras te ofrece algo nuevo, y es que con el sol va cambiando el brillo de las cerámicas”.

La última restauración de las piezas fue intensiva. “De las 8.400, la mitad son nuevas, gracias al talento de Fernando Malo. Se repasaron las junturas de la torre hace 20 años, además, y quedó muy bien, una limpieza total. Eso sí, había un paño con problemas, y el año pasado lo levantaron completo; el arzobispado invirtió de urgencia más de 50.000 euros y quedó muy bien. La torre se hizo con una técnica mixta; tiene 14 tipos distintos de azulejos, siendo los más cercanos al suelo más complejos y coloridos; están más a la vista. Presenta base cuadrada y remate octogonal, lo que lógicamente refuerza el apoyo. Aquí ya se concibió así, no ocurre como en otros sitios, que se cambiaba de formato sobre la marcha, según los fondos o los desprendimientos. Es una torre con machón central: hay una construcción interior, que está prácticamente en el aire, es todo un misterio”. En lo alto, dos campanas: la Lamberta Ana y la Rabalera.

Además del interés que siempre suscita el arte mudéjar entre los visitantes, también llegan muchos siguiendo el Camino de Santiago. Desde hace tres años se reconoce el paso del camino ignaciano (que va desde Tarrasa hasta Azpeitia) por Utebo. Los peregrinos se paran a admirar el Monumento Nacional (reconocimiento otorgado en 1931) que forma el conjunto de torre (antes exenta) e iglesia. “La Asunción encierra dos iglesias en una –explica Jaime– porque es mudéjar hasta cierto punto, y barroca a partir de ahí. Sobre la fecha de terminación, no hay duda, lo pone en los muros: ‘Acabóse en 1544, la hizo Alonso de Leznes siendo primiciero”.

Jaime cuenta un secretillo que anima las visitas guiadas para los menos avezados en la materia. “A veces ves en las caras que les importa poco el mudéjar, el barroco y todo eso. Entonces les pregunto si conocen a Madonna, y señalo un blasón de la pared tejido por Daniel Roqueta, de Utebo, conocido como ‘el sastre de los toreros’. En su taller se hizo la ropa taurina que usó Madonna en una serie de actuaciones recientes”.

Jaime se refiere a la gira mundial de la diva del pop en defensa del álbum ‘Rebel Heart’ en 2015. Madonna encargó a través de la firma Toroshopping –a quien surtió Roqueta– dos trajes de luces completos, un capote de paseo y un juego de mangas de lentejuelas y bordados, además de dos taleguillas, dos chalecos, dos juegos de hombreras y tres tirantes para las bailarinas.

Vídeo de Utebo en 'Aragón es extraordinario'

Espacios de premio y esculturas que atrapan la retina al instante

Más de un utebano hará suya la honesta confesión de que el suyo no es un pueblo bonito ‘per se’, no aspira a escarapela alguna como conjunto... pero pocos habrá con tantos espacios premiados por su arquitectura. Sin ir más lejos, el estudio Alday Jover recibió el García Mercadal en 2005 por su admirable trabajo en el Centro Cultural El Molino, construido a partir de un antiguo molino de grano alimentado por la energía hidráulica de una acequia en el centro del pueblo.

La obra es un dechado de virtuosismo sin estridencias. Armoniza lo antiguo con lo moderno, y la plaza que se abrió delante del edificio desciende como una platea hacia el fondo de escena. El tono ocre sobre el hormigón armado representa la voluntad de expresar “la evolución natural de la tierra estabilizada”, según sus autores.

Hay más. La Institución Fernando el Católico (IFC) concedió hace un año el XL Trofeo Ricardo Magdalena a la edificación, urbanización e instalaciones de la zona deportiva municipal de Utebo, obra de los arquitectos Joaquín Magrazó y Fernando Used. La Casa de Juventud y otro edificio en la zona lindante con Casetas también han sido reconocidos.

Entre las esculturas del pueblo destaca sobremanera ‘La araña de la acequia’, situada frente al Centro Cultural del Molino. Es obra del artista de Burbáguena José Azul, maestro del reciclaje y la forja, cuyo trabajo está muy presente en las tres provincias aragonesas. Se concluyó en la madrugada del 5 de junio de 2012, y está compuesta por un viejo tostadero de almendras (el abdomen de la araña), varillas de hierro dobladas y entrelazadas para representar las patas, y piedras y cantos rodados para dar vida (casi parece que va a moverse) a las articulaciones del gran insecto.

El cuadro de la Sagrada Familia que impresionó al arzobispo

El anterior arzobispo de Zaragoza, Don Vicente Jiménez, hizo una visita pastoral a Utebo y se quedó muy impresionado con el cuadro de la Sagrada Familia en el centro del muro del coro alto, dentro de la iglesia de la Asunción. De hecho, el año pasado fue la imagen que ilustró la felicitación de Navidad del arzobispado zaragozano. En la obra, a José, María y el Niño les flanquean San Joaquín y Santa Ana… no se conoce el autor, pero sí se data a finales del XVI, por sus reminiscencias renacentistas. El marco es llamativo; conserva restos de su decoración en madera tallada con formas circulares entrelazadas, de clara inspiración mudéjar. “Desde el coro –cuenta Jaime Latas– se ve la diferencia entre la iglesia barroca y la mudéjar; con los niños hablamos de un salto en el tiempo, de dos siglos; la barroca recuerda en hechuras al Pilar de Zaragoza”.

UTEBO

Comarca. Central

Cómo llegar. Está contigua al barrio de Casetas de Zaragoza, su capital de provincia.

Espacios culturales. Se cuenta con referencias de gran interés en el sector como El Centro Cultural el Molino, el Museo Orús (desde 2004, dentro del Centro Cultural Mariano Mesonada; está dedicado a la obra de José Orús) y el Teatro Municipal Miguel Fleta, de actividad incesante durante todo el año. El museo dedicado a la motocicleta Ossa, único en España, cerró recientemente.

Dónde comer. Hay muchísima oferta: algunos de los más conocidos y apreciados son la Arrocería Dgusta, El Cocinero La Trobada, El Rincón de la Riojana, La Torre de Utebo, la Mar Salada, el Nobelty By Lorenzo o Casa Ariza, entre muchos otros.

Rosario de esculturas. Están repartidas por todo el pueblo, alternan los motivos píos con los paganos, referencias a la naturaleza o inspiraciones muy personales. En los parques Collarada y Europa se pueden admirar muchas de ellas.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión