Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

El Grado traza su camino junto a las aguas

El embalse es el epicentro de la actividad local y una visita turística muy atractiva; en el municipio abundan además los recursos para la gastronomía

Está al frente de la parcela técnica de desarrollo en el Ayuntamiento de El Grado-Lo Grau, y en cada una de sus palabras exuda amor por el pueblo en el que trabaja cada día. “Tenemos muchas cosas aquí, repartidas por los cuatro núcleos de población: Artasona, Coscojuela de Fantova, El Grado y Enate. En lo tocante a recursos para la gastronomía hay que hablar del Aceite de Artasona, que se nutre de excelentes variedades endógenas, o el vinagre balsámico de El Grado, que tiene mucho eco con el mercado del sur de Francia. Por supuesto, contamos con la piscifactoría, que tiene su foco en la trucha y el esturión. Hay vino de primer orden en la bodega Otto Bestué, situada en Enate, están los Jamones Altoaragón en el secadero local, además de Cerveza Pyrene”. En Coscojuela de Fantova, el núcleo menos poblado del municipio, destaca el extenso yacimiento romano de Monte Cillas y la ermita del Socorro, muy apreciada por la población local.

El embalse, baza clave

El embalse de El Grado es un elemento diferencial para el municipio en materia turística, más allá de su obvio uso industrial y agrícola; junto a los senderos del Cinca (incluida la ruta jacobea del Camino de Santiago, que también atraviesa pueblos vecinos), la gigantesca presa forma parte de una alternativa singular en la zona. La construcción de la presa y de Torreciudad (el santuario pertenece administrativamente a Secastilla) coincidieron en el tiempo, e hicieron que urgieran diversos negocios en el área.

“Las visitas a la presa –explica Ana– se gestionan desde la Confederación Hidrográfica del Ebro; ahora mismo están paradas por la situación sanitaria, pero llevan activas muchos años. Se trata de una experiencia increíble: visitar las galerías, recorrer la estructura por dentro, conocer el funcionamiento de cada resorte… se organizan visitas para colectivos y particulares, con un mínimo de 10 personas y reserva previa, respetando las actuales restricciones. Los desagües son otro espectáculo: ya llaman la atención sin salida de aguas, pero cuando se abren las compuertas es un verdadero espectáculo comprobar la fuerza que llevan”.

En El Grado se está considerando el impulso en el embalse de actividades amables con el entorno; desde kayaks a ‘paddle surf’, por ejemplo, siempre teniendo en cuenta que alterar la paz de la zona no es una opción. “Colaboramos de modo directo con el Santuario de Torreciudad para ofrecer actividades complementarias a sus visitantes; allí, por cierto, acaban de abrir al público la nueva infraestructura museística, con una tecnología punta que incluye la herramienta del ‘videomapping’. Nos coordinamos con nuestros vecinos; de hecho, su día trabajamos en acciones conjuntas todos los municipios que toca el embalse; además de El Grado y Secastilla, están La Puebla de Castro, Abizanda, Naval y La Fueva”.

Ana se despide con un deseo. “Aunque en la actual coyuntura sea complicado hacer planes de cualquier tipo, El Grado y todos sus territorios son una visita que vale la pena. Espero que quienes aún no nos conozcan se animen a comprobar de primera mano todo lo que ofrece este municipio”.

Gran cerveza artesana y mimo en los platos más tradicionales

Adrián Revilla viene del barrio barcelonés de Sants, y tiene raíces familiares en El Grado, donde ha puesto en marcha junto a Marina Monserrat la firma Pyrene, de cerveza artesana. “Con las facilidades de tener vivienda y el apoyo de la gente optamos por venir a El Grado para dar forma a este proyecto. La primera línea de cervezas que sacamos van ligadas a la mitología de pirenaica, con tres marcas en fabla. Son Bruixa, una Ipa inglesa; Chigant una American Amber más tostada, y Fada, nuestra ‘whitbier’ de trigo con jengibre y lemongrass”. Las etiquetas son un valor agregado y diferenciador. Las latas con otras cuatro variedades menos frecuentes en el mercado se venden sobre todo en Barcelona, Valencia o Pamplona, además de París, Lyon y ahora Londres. Las Pyrene se puede comprar ‘online’, amén de tener distribución en toda la zona y distintos puntos de la provincia; en Huesca están en L’Artesana cervecería y Tienda San Lorenzo, y en Zaragoza aparecen en Gastrópolis y El Rey de la Cerveza.

En restauración, el Tres Caminos es la gran referencia, con la tercera generación de la familia Puyal –representada por Javier– en el timón. “Llevamos casi 60 años de andadura; todo comenzó en La Bodega del Somontano con mis abuelos, y luego mi tío Luis decidió quedarse allá. Nosotros tenemos restaurante, alojamiento y hacemos catering”. En Tres Caminos se prioriza el plato de temporada y la comida tradicional, con el ternasco y las ensaladas historiadas como estrellas, A por los callos de la casa también vienen muchos de propio. “También arriesgamos más, bajo reserva; con la piscifactoría local podemos trabajar con el esturión y el caviar, huevas de trucha y la propia trucha asalmonada local; la seta cuando llega el frío... y todo muy bueno”.

El Mundial de Parchís, una iniciativa que quiere reverdecer laureles

Ana Cosculluela revela que mucha gente sigue llamando al Ayuntamiento para saber si se volverá a hacer el Mundial de Parchís. Una iniciativa que floreció en la primera década de este siglo, gracias al impulso del fallecido Joaquín Paricio, alcalde de El Grado. “Todo el mundo sabe jugar, y se juega en medio planeta. En Colombia, por ejemplo, tenían como premio en el campeonato nacional venir a competir aquí, en India es el juego nacional... el último campeonato fue en 2012, y estamos valorando la posibilidad de retomarlo en 2021 con una formula mixta, virtual y presencial, dadas las circunstancias; en su día se juntaban 500 personas aquí. Tenemos un museo en el Molino de Chuaquín, que sirve de oficina de turismo; hay materiales del mundial y juegos de parchís que nos traen desde muchos puntos del mundo”. Se puede visitar contactando previamente al Ayuntamiento.

EL GRADO

Comarca. Somontano de Barbastro.

Cómo llegar. Desde Huesca, su capital de provincia, hay 71 kilómetros por la A-22 hasta Barbastro y la N-123 hasta destino.

Dónde comer y dormir. El Tres Caminos (también tienen aparthotel), La Bodega del Somontano (contiguo) y Las Acacias (también hotel) son templos culinarios en El Grado. En el espacio del Tozal se realizan eventos; tienen un acuerdo con el grupo Más Monzón. En Enate está el restaurante El Chopo. En cuanto a alojamientos, hay casas rurales en Coscojuela de Fantova y El Grado, y apartamentos en Artasona.

Radio. Hay emisora municipal desde hace tres décadas; la programación combina noticias locales con radiofórmula musical.

El Viñero. La ermita de El Grado es parte crucial de los festejos locales; Gerard Klaas se encargó de la restauración de la pintura original del frontal y las paredes. El conjunto incluye el Casón (se debe reservar en el Ayuntamiento), una barbacoa y el parque contiguo.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios