Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Montalbán mira de cerca a las estrellas

El observatorio situado en el edificio Ítaca, se inauguró hace algo más de una década y permite echar un ojo a los misterios del universo

En Montalbán se mira de frente al presente y al futuro, pero también hay tiempo para posar los ojos con arrobo en el cielo. Es la afición favorita de la Asociación Cultural Cuatrineros, presidida por Antonio Rodríguez; este colectivo gestiona el observatorio de Montalbán en el edificio Itaca. “El proyecto comenzó hace muchos años, 14 ya, gracias al impulso de un grupo de aficionados a la astronomía en la localidad. Se empezó con conferencias de astrofísica y reuniones para compartir temas de interés común; luego ya llegaron jornadas anuales con expertos, y los socios empezaron a trabajar en el observatorio. Se sucedieron las salidas al monte, las quedadas con motivo de algún evento astronómico… ahora mismo somos unos 80 socios”.

El observatorio es de uso público, con un número de contacto: 649 66 87 45. “La gente llama, se coordina una cita y vienen a usar el telescopio con la guía de alguno de nuestros asociados; además, tenemos un planetario móvil que llevamos a ferias de turismo, colegios y otros colectivos en los pueblos cercanos. Este año, lógicamente, la actividad fuera de Montalbán se ha visto mermada por las circunstancias, pero normalmente lleva buen ritmo, la desarrollamos desde hace ya unos 10 años”.

Antonio cree que la iniciativa Starlight es un aliciente para Teruel. “Del hecho de que seamos poca gente en la provincia sacamos algo positivo: nuestro cielo libre de contaminación de todo tipo, óptimo para la observación. De cara al turismo es una oportunidad, sin olvidar que el interés despertado entre públicos muy diversos, desde los jóvenes a la gente mayor, es consistente; cada vez hay más gente interesada en conocer más a fondo nuestro cielo”. El gran telescopio Meade es una maravilla, recurso al que hay que sumar un telescopio solar igualmente disponible para las visitas.

José Luis Irisarri es el gerente del observatorio; su videoclub, situado en la vecina Utrillas, es muy popular en la zona. “Somos un servicio publico que funciona con un convenio de colaboración entre la Asociación, el Ayuntamiento y la Comarca. Las únicas limitaciones son las de cupo que rigen en la actualidad. En la observación no hay límite: cielo profundo, nebulosas, galaxias, todo nuestro Sistema Solar… es un sueño”.

Creatividad

Montalbán mantiene una activa vida cultural que abarca igualmente el cine. La leyenda del hada de Montalbán, con reminiscencias de Romeo y Julieta o los cercanos Amantes de Teruel, data de 1443 y narra los amores locos e imposibles entre Aldonza de Entenza y Berenguer de Azlor. Hace un lustro se rodó con gente del pueblo el cortometraje documental ‘El hada de Montalbán’, esfuerzo coral coordinado tras las cámaras por Toño Irisarri. Esta historia de locura y amor truncado se llevó a la pantalla con tino, y actualmente hay una placa conmemorativa de este rodaje en la iglesia de Santiago el Mayor, financiada con la recaudación del filme.

También es de reciente aparición el libro titulado ‘La loca de Montalbán’, centrado en esta leyenda, ilustrado por el pintor y grabador Natalio Bayo y escrito por Antón Castro.

Disfrute natural a ras de tierra y en el interior de las cavidades

Opina José Luis Irisarri que Montalbán es una joya de la Cuencas Mineras, cultural e históricamente. “Probablemente hablamos de la capital cultural de la comarca; la iglesia y el casco antiguo ya llaman la atención, pero también el entorno natural con rutas como la de las Peñas Royas”. Peñarroyas es una pedanía de Montalbán, situada a cinco kilómetros y medio de la villa señorial que encabeza el municipio por una carretera local que fluye paralela al río Martín.

Para realizar la ruta más interesante del entorno se deja el vehículo a la entrada de Peñarroyas, a la altura de un merendero y un primer puente sobre el río; allá hay paneles informativos para ampliar o ratificar lo ya estudiando previamente de la ruta. El pueblo tiene además muestras interesantes de arquitectura popular, con abundancia de sillares de rodeno y pizarras, con la iglesia de Santa María la Mayor como principal punto de interés arquitectónico.

Para coger la ruta hacia la vecina Obón hay que comenzar desde la plaza de Peñarroyas a por una calzada empedrada que asciende hasta el Portillo, a 850 metros. Ahí ya aparecen las primeras referencias geológicas y un magnífico mirador, que en otoño es un verdadero espectáculo de variedad cromática en la vegetación y la propia roca, que va desde las areniscas rojizas a las calizas. Pino, chopo y huerta completan la oferta de flora.

También hay una ruta circular desde Peñarroyas por el GR-262, y otra que explora la llamada Muela de Montalbán; además, hay que añadir el aliciente de los grabados rupestres. En otoño, como viene ocurriendo en todos los rincones de la provincia, los paseos recubiertos de hoja amarilla convierten en poesía la caminata para cualquier alma sensible que entienda la vida como un lienzo de emociones.

Locura por la espeleología

Bajo la iglesia de Santiago el Mayor, situado en un lateral de la escalera de acceso, aparece el Centro de Interpretación de Geología y Espeleología de Montalbán. Es el reflejo de una afición consolidada en el pueblo, previa a la pasión local por la astronomía; en 1994 surgió el primer club de espeleología turolense en Montalbán, dentro de una comarca que ostenta el récord de las llamadas cuevas-bodega en toda la provincia. El Espeleoclub Farallón tiene referentes en el propio entorno local, como la cueva de El Greñicas en La Muela de Montalbán, así bautizada por la leyenda de un vecino prófugo de la justicia hace más de un siglo que encontró refugio en esta cavidad. Es una de las historias relatadas en el mentado Centro de Interpretación, habilitado en una antigua bodega de vino. Allí también se analizan otras cuevas y simas famosas en la comarca, como la inmensa sima de San Pedro en Oliete o la del Portillo de Torre de las Arcas. Un poco de pedagogía sobre pasadas aventuras y logros históricos, modos y maneras de iniciarse en la actividad o curiosidades varias sobre la exploración de las profundidades terrestres completan el bagaje de una visita harto interesante.

Santiago el Mayor, joya monumental en la ladera del monte Albano

El padre Elkin, párroco de Montalbán y ciudadano colombiano, está ya más que asentado en el pueblo, pero sigue mirando con fascinación el dibujo y los interiores de Santiago el Mayor, la monumental parroquia de Montalbán levantada en una ladera del monte Albano. “Estuvo en restauración en diversos puntos entre 1956 y el año 2010, y aún faltan muchos detalles; aquí se hacen únicamente 5 ó 6 misas al año, por ocasiones especiales; las demás son en la capilla a los pies del templo”.

La iglesia-fortaleza es de factura original enmarcada en el gótico levantino, que luego trocó a mudéjar; además, es la sede de la Encomienda de la Orden de Santiago. Se levanta en piedra y ladrillo, y tiene planta de nave única de tres tramos, con cabecera poligonal de siete lados; en la parte superior de cada paño, cerca ya de la bóveda, se abren nuevos óculos sobre los ventanales.

MONTALBÁN

Comarca. Cuencas Mineras.

Cómo llegar. Desde Teruel, su capital de provincia, hay 77 kilómetros N-420.

Historia. La localidad de Montalbán limita el Parque Cultural del río Martín por el Sur. Situada en la Cuenca Minera Central, aparece en 1189 en manos de los Azagra de Albarracín, para después pasar a ser Sede de la Encomienda de la Orden de Santiago en la Corona de Aragón.

Comer y dormir. Además de varias casas rurales, se cuenta con el hotel y restaurante Don Cosme, el Montalbán, el Granero o el Postigo, entre otros.

Santa María La Mayor. Situada en Peñarroyas, está levantada en mampostería y sillería en las esquinas. Templo pequeño con portada de medio punto hacia la plaza con torre asentada en sillería de rodeno.

La ferretería de Aquilino. Se trata de un establecimiento único, por el que parece no haber pasado el tiempo; una tienda como las de antes, con estantes repletos de objetos diversos, apilados dentro de viejas cajas de cartón y hojalata.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios