Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

aragón es extraordinario

Aladrén, todo un museo gracias al Ababol

Las tres ediciones de este festival de arte contemporáneo han dejado nueve obras tan dispares como atractivas en sus calles

Cuando llegó a la alcaldía de Aladrén hace cinco años, Marta Blanco tenía en mente una serie de actividades dinamizadoras para su pueblo. Aunque ninguna de ellas es menor a ojos de los vecinos, el Ababol ha sido (y será, cuando pueda regresar) la joyita de la corona. Tres ediciones entre 2017 y 2019 han dejado nueve obras de arte contemporáneo en el pueblo, un legado vivo que actualmente puede visitarse de manera guiada (en grupos pequeños) el último domingo de cada mes, con salida a las 11.30. Solamente hay que escribir al correo electrónico visitasguiadas.ababol@gmail.com o enviar un simple WhatsApp al 633 236 370 para reservarlas.

“Lo del último domingo de mes está relacionado con el fin de semana del Ababol, que es el último de cada septiembre. Lo de la visita a las 11.30 tiene su razón de ser: hay una obra que depende del sol y la sombra para cobrar todo el sentido”, explica Marta.

La alcaldesa alude al ‘Silabario’ de Alegría y Piñero, dupla artística llegada de Andalucía en 2019. En la última edición hasta el momento llegaron tres obras muy interesantes. “Este 'Silabario' comenzó con 20 moldes con sílabas y vocales, que pusieron en papelitos en el bar para que fuéramos haciendo palabras primero, frases después... de todas las combinaciones surgió una que nos gustaba: ‘La tierra anhela que se la quiera’. Se colocó en el soporte, que está en una calle estrecha; el sol va generando por la mañana una sombra que a lo largo de una hora y cuarto recorre la frase, la va ‘leyendo’; los artistas grabaron un ‘timelapse’ en vídeo para que se lea rápido con el avance de la sombra sobre las letras”.

Hay otra obra pictórica, el homenaje al pan de Alex Gambín, que ocupa toda una pared en el pueblo, y la tercera obra es una pequeña broma de Raúl Hevia: un conjunto de señales para llegar a la fuente de la Eterna Juventud. Se mantienen los tamaños y colores de la señalética oficial de monumentos, pero las señales llevan siempre a otra señal, generándose un círculo sin fin. Tras la obra hay un discurso crítico con el turismo de masas.

Vecinos implicados

La alcaldesa está muy feliz por lo conseguido, pero le llenan aún más los matices del trayecto. “Ha sido muy bonito asistir al proceso de creación de las obras, comprobar como aumenta la implicación y colaboración de los vecinos; el hecho de acercar tanto el arte contemporáneo al entorno rural es una maravilla. Y este año, que no hemos tenido Ababol propiamente dicho por las circunstancias en las que vivimos todos, pero sí se han generado dos actividades continuadas: talleres de teatro y cine para crear una obra, ‘El conjuro’, y un corto, ‘De Aladrén al cielo’, con los vecinos como intérpretes. La obra tiene un lema, “el equilibrio del mundo lo construimos entre todos”. Alude a lo que significa vivir en un pueblo pequeño, cómo se desarrolla la convivencia, cómo afecta la despoblación cuando además de un número es una experiencia palpable. El corto es una historia tierna que hemos vivido muchas veces: un niño de ciudad que descubre el pueblo a regañadientes un fin de semana, encuentra un amigo que le enseña todo lo que hay y luego no quiere irse. Vamos a moverlo por ahí, a ver si se ve en muchos sitios”.

Vídeo de Aladrén en 'Aragón es extraordinario'

Un amplio abanico de opciones para disfrutar de la caminata

Aladrén tiene buenas cuestas, y caminar por sus calles ya garantiza un ejercicio considerable para las piernas. De hecho, se ha recuperado el acceso de una antigua mina de arenisca en la parte alta del pueblo, empeño en el que también han colaborado los vecinos. No obstante, el pueblo cuenta con recursos variados para la caminata que han pasado por un proceso de mejoramiento y señalización, al que han colaborado igualmente los aficionados.

El paseo por el barranco de Valhondo es el plato estelar de este menú. “Marcamos una ruta –explica Marta Blanco– hace unos cuatro años; es una maravilla de excursión, y como estamos cerquita de Zaragoza es perfecto para pasar un día en el campo. Se trata de una ruta sencilla porque el barranco suele ir siempre seco”. Ni siquiera los destrepes necesitan de instrumental específico de escalada; eso sí, buen calzado y un poco de cuidado.

El ayuntamiento aprovechó una subvención para hacer su página web de rutas, con ocho alternativas y los ‘tracks’ descargables, pero la de Valhondo se lleva la palma porque no es nueva para los amantes del senderismo de monte. “Antes se iba y se venía por el mismo recorrido, o se bajaba por el barranco hasta el Huerva y la cabecera del pantano de las Torcas, que pertenece a Tosos, para coordinar en destino con un coche que devolviese al pueblo a los excursionistas. Nuestra ilusión era hacer una ruta circular, para que la vuelta tuviese otros atractivos, así que abrimos un sendero que sube desde el barranco; hay un pequeño repecho de 15 minutos que sí exige, pero el resto es cómodo. Hay unas buitreras muy bonitas en el regreso; se toca la divisoria con Herrera y luego se va todo por la linde con Tosos. Cuando se llega arriba, en el Toscal, unas vistas preciosas, toda una recompensa tras la subida. A la derecha se ve el pantano de las Torcas, y a la izquierda Aladrén, ya casi cuesta abajo. Son unos 11 kilómetros en total, se tarda tres horas y media en recorrerlo”.

Más rutas

La caminata por el barranco, obviamente, no es apta para BTT, pero sí lo son las demás propuestas con el pueblo como base. Hay una circular de 22 kilómetros excelente para las bicis, con dificultad media y por buenas pistas. También se puede ir a la vecina Vistabella en un tramo del PR-Z 144: son 8 kilómetros y el camino desanda el lema de ‘Vistabella y Aladrén, que están juntas pero no se ven”, debido al monte que las separa.

Otra opción es la Ruta del Santo y las Torcas (12 kilómetros), que se acerca a las ruinas de la ermita románica del Santo junto al río. La ruta del Huerva parte del bar en dirección al peirón de San Clemente, con 10,3 kilómetros de recorrido, mientras que la ruta hasta el merendero de la Fuente Macario (7,1 kilómetros) permite el disfrute de la Sierra de Castellanos y el Cabezo Rodrigo, atravesando viñedos, carrascales y pinares. Las opciones de unir Aladrén con Cerveruela (16 kilómetros) y con Paniza (18 kilómetros) son las últimas alternativas propuestas.

Buenas papas bravas y hamburguesas en el bar del pueblo

Marta Blanco lo tiene claro: el bar es el corazón del pueblo, incluso en estos días sin uso de interiores. En otros tiempos no funcionaba del modo en que requerían las nuevas ambiciones del pueblo, sin regularidad en los fines de semana y con visitantes sin poder quedarse a comer. “Ahora estamos muy contentos –explica– porque los nuevos responsables, que vinieron este verano, tienen experiencia y ganas de trabajar”. De hecho, ya tienen unas cuantas especialidades que han causado sensación, como las papas bravas. Hay una carta de hamburguesas muy originales en los aderezos, pero destaca una sobre todas las demás: la de carne de vacuno con panceta, queso brie y olivada. En la puerta del establecimiento, además, siempre hay vecinos comentando la jugada; no faltan las buenas historias y la acogida afable al visitante.

ALADRÉN

Comarca. Campo de Cariñena.

Cómo llegar. Desde Zaragoza, su capital de provincia, hay 60 kilómetros por la Autovía Mudéjar y la CV-700 desde Paniza.

Santiago Apóstol. Es una iglesia barroca levantada el siglo XVII y ampliada en el XVIII. Se trata de un templo de mampostería y ladrillo, con naves separadas por pilares cruciformes a los que se adosan pilastras estriadas, rematadas por capiteles corintios.

Interés geológico. Estudiantes de la facultad de Geológicas de la Universidad de Zaragoza vienen cada año a la zona: hay varios puntos que permiten apreciar a simple vista la estratificación del terreno.

El Tremolar. Con más de 300 socios, esta asociación se ha encargado tradicionalmente de llevar el bar local.

‘Mi pueblo es el mejor’. En 2017, Aladrén ganó este concurso de belleza colectiva, sustentado por argumentación de peso y premiado con 1.000 litros de cerveza Ámbar, la actuación de la orquesta y charanga Boulevard y un reportaje en HERALDO.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión