Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Puente la Reina, ilustre cruce de caminos

La localidad es importante en el Camino de Santiago, marca el acceso de los
visitantes del norte y fue paso obligado de reyes en la antigüedad

Puente La Reina tiene su origen en la villa de Astorito, importante núcleo originado en un punto donde confluían varias calzadas romanas, que convirtieron al lugar en un importante nudo de caminos hacia Santiago. En la actualidad, este enclave de la Comarca de la Jacetania sigue teniendo su importancia, ya que continúa siendo un cruce de caminos. Los dos itinerarios del Camino de Santiago Francés por Aragón a Santiago de Compostela se bifurcan en este punto: uno cruzando el río para seguir por Berdún y Yesa hacia Pamplona, y el otro siguiendo por la orilla izquierda del río, por Arrés, Martes, Mianos, Artieda, Ruesta y Undués de Lerda, hasta llegar a Sangüesa y Puente La Reina de Navarra.

Este segundo itinerario es el que más se utiliza en la actualidad, ya que el ramal norte es un camino en desuso debido a que no existe Camino, sólo algún tramo, tal y como recuerda Ernesto Gómez, un experto en la Ruta Jacobea. Puente La Reina es, por tanto, una etapa obligada del Camino de Santiago desde el siglo XII. Además de los peregrinos, los reyes de Aragón y Navarra pasaban por esta localidad para llegar hasta San Juan de la Peña, y Astorito tuvo gran importancia desde el siglo XI como residencia real –de ahí su posterior nombre– o como punto obligado de pernocta de peregrinos, viajeros y mercaderes en ambas cabeceras de su antiguo puente, denominado ‘Puente de la Reina’, donde se enclavaban los mesones o ventas de Astorito y Samitier.

El núcleo de Astorito quedó despoblado en el siglo XIV, y es muy probable que algo tuviera que ver la ruina de su puente en alguna violenta avenida. En la actualidad no queda nada de esa villa; no obstante, Ernesto indica dónde se encontraba aproximadamente. “Seguramente quedarán restos, pero habría que realizar excavaciones para sacarlos a la luz, como se hizo en el hospital de Santa Cristina de Somport”, explica. En algunas zonas la vegetación ha ganado a la ruta, llegando a cerrar a veces el paso. Es algo normal, y más en este año en el que ha bajado considerablemente el flujo de peregrinos por la pandemia. “Sin peregrinos, hay zonas que se pueden llegar a cerrar”, añade.

A escasos kilómetros de Puente La Reina hay un lugar espectacular, con montones de piedras colocados en orden. “Son hitos del camino”, indica Ernesto. Se trata de una manera de señalizar rutas que se utiliza desde la Edad Media. “Los colocan los peregrinos, para que los que vienen detrás no se pierdan”, añade. Éstos se ven sobre todo en las bifurcaciones de los caminos, y en el Camino de Santiago francés a su paso por Aragón hay muchos. Este Camino de Santiago no está masificado, lo que supone una buena ocasión para disfrutar de la ruta Jacobea sin aglomeraciones, y más en la situación actual.

El imponente puente que da nombre a la localidad se construyó después de que desapareciera Astorito. La población actual de Puente la Reina cobró auge en el siglo XVIII con la construcción de un soberbio molino harinero, que daba servicio al agro cerealista de la zona y que en el siglo XIX se reconvierte en minicentral eléctrica. Actualmente se mantiene el ingenio y parte de su maquinaria en el Museo del Molino de Puente la Reina de Jaca.

Tradición de servicio: el Anaya y el Mesón la Reina, dos clásicos

Puente La Reina no es una localidad muy grande, pero disfruta de una amplia variedad de servicios. Julio Anaya, propietario del Mesón Anaya junto a su familia, lleva en Puente La Reina “toda la vida”, aunque descienden de Santa Engracia. Regentando el restaurante suma ya unos 40 años. “Conocemos Puente La Reina desde que había cuatro casas. El otro mesón que hay ahora era una antigua parada de diligencias, de una línea que había desde Pamplona a Panticosa; ahí hacían el cambio de caballos”, explica. También existía el molino, “donde había una pequeña fábrica de luz, para moler el grano de esta zona”, y una casa, villa Alicia, que se convirtió en hostal. A partir de ahí se empezaron a crear servicios “y es lo que tenemos ahora”, dice.

Puente La Reina cuenta con el mentado Mesón Anaya, cuyos responsables también tienen un hotel, y el Mesón de la Reina, que dispone de servicio de taxi, una tienda de alimentación, una gasolinera, la panadería A Piquera, –con pan y repostería de elaboración propia, además de otros productos de la zona– y un taller mecánico.

En el Mesón Anaya ofrecen “sobre todo comida casera”, tal y como subraya Mónica Anaya, y menús que cambian cada día. Cuentan con clientes fijos en trabajadores y asiduos de la zona, y también gente de paso. Destacan la alubia blanca, el ternasco asado, carnes a la brasa, cordero guisado o pollo al chilindrón. “Aquí la mayoría es gente de paso. Puente La Reina es la entrada del norte, y en época invernal y por las estaciones de esquí, llega mucha gente del País Vasco o Navarra. En verano también vienen de Madrid y Cataluña”, añade Julio. El Camino de Santiago también aporta peregrinos, ya que se buscan albergues (el más cercano es el de Arrés) y también hoteles.

Sede anual de la feria más importante de la Jacetania: Expoforga

Puente La Reina alberga todos los años el primer fin de semana de junio la Feria de la Comarca de la Jacetania, Expoforga. Este año debería haberse celebrado la edición número 32, pero la situación sanitaria obligó a suspenderla. Se trata de un certamen y subastas de ganado selecto, exposición comercial y amplio programa de actividades complementarias. Cada año visitan la feria entre 12.000 y 15.000 personas, en su mayoría de las comarcas cercanas, pero también de toda la comunidad, e incluso Navarra, País Vasco y Francia. Además se ha convertido en el punto de encuentro de ganaderos y agricultores de la zona. Cada año se dan cita alrededor de 80 expositores de productos agroalimentarios, artesanía y maquinaria, a lo que hay que añadir unas 30 ganaderías en la exposición de animales. El Recinto Ferial de Expoforga tiene una superficie de más de 36.000 metros cuadrados.

PUENTE LA REINA

Comarca. Jacetania.

Cómo llegar. Desde Huesca por la A-23 a Jaca y desde ahí, por la N-240 y tramos de la A-21 ya en servicio. Otra opción desde Huesca es por la A-132, pasando por Ayerbe.

Municipio. Formado por Puente La Reina, Santa Engracia y Javierregay.

Para comer. Mesón Anaya y Mesón de la Reina.

Para dormir. Hotel Anaya.

Para visitar. Ermita de San Babil, del románico, en la orilla derecha del Aragón, pasado Puente La Reina hacia Pamplona. A la altura del km 287,5 de la N-240 hay una pista a la derecha que lleva hasta la ermita. Y la parroquia de Santa Engracia, del siglo XVIII.

Museo del Molino. Edificio que alberga la sede de la Comarca de la Jacetania en Puente La Reina y maquinaria de una central eléctrica del XIX.

Deporte y naturaleza. Pesca (Coto Deportivo denominado Canal de Berdún, que corresponde en buena parte a territorio municipal de Puente la Reina de Jaca) y magnífico entorno natural.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios