Despliega el menú
Viajes

De Alberuela del Tubo a Marcén por los torrollones de la Gabarda

Esta propuesta es una ruta de diez kilómetros a través de un paisaje por Los Monegros menos desérticos, entre campos de alfalfa y formaciones de arenisca.

Peña Mediodía, en Piracés.
Peña Mediodía, en Piracés.
Turismo Hoya de Huesca

Quienes conozcan la zona sabrán que Los Monegros es mucho más que el desierto que se atraviesa cuando se va en coche por la A-2. Con el tiempo, la comarca, en lo que a actividad agrícola se refiere, se ha adaptado al regadío, y en el noreste reinan los campos de alfalfa. Estas inmensas manchas verdes acompañarán al senderista en la siguiente propuesta: la ruta de los torrollones de la Gabarda.

Se trata de una caminata de diez kilómetros entre Alberuela de Tubo y Marcén, dos localidades que yacen entre los ríos Flumen y Guatizalema, custodiadas por los conocidos como torrollones. Son torres que salpican el paisaje con sus formas peculiares, conseguidas por la erosión del viento que sopla fuerte en esta zona de Aragón.

De piedra arenisca, estas formaciones geológicas han quedado aisladas en medio de la inmensidad de este entorno, conocido como la Gabarda. Tan características son las formas que han adquirido que hasta tienen nombres. Así, durante el camino, se puede jugar a encontrar al abuelo, un torrollón con perfil de persona, o a localizar el graderío, el arco o la fortificación.

Todos tienen en común su forma de torre, con una base más o menos rectangular y estable para, después, levantar sus paredes casi verticales con estructuras que, en algunos casos, parece que incluso se vayan a caer.

De Alberuela del Tubo a Marcén
De Alberuela del Tubo a Marcén
Santiago Noguero

Alberuela del Tubo, punto de partida

Antes de comenzar la andada, merece la pena dar una vuelta por Alberuela del Tubo, localidad situada a los pies de un cerro en cuya cima se encuentran las ruinas de un antiguo castillo de origen árabe, del siglo IX. También de interés es la iglesia de San Juan Evangelista, restaurada al gótico tardío.

La ruta hacia los torrollones arranca desde el casco urbano de Alberuela en dirección al Parque de Aventura La Gabarda, un complejo donde se organizan actividades infantiles como tiro con arco o paintball, excursiones o incluso bodas y otros eventos multitudinarios.

Este primer tramo de la caminata se produce entre pista rodada y un camino que discurre sobre la bancada del canal del río Flumen, una línea azul que divide el secano del regadío. De hecho, pronto aparecen las grandes planicies verdes de campos de alfalfa y maíz, en contraste, en la lejanía con los montículos áridos de arenisca.

El entorno del parque de aventura, en las faldas de la serreta de Tramaced, está plagado de torrollones, haciendo de este un paisaje atractivo donde no hacer fotos es imposible. No pasar por alto, antes de continuar, el rincón del Olivar, un conjunto de olivos centenarios ubicados en un anfiteatro natural de roca arenisca.

Embalse del torrollón, que recoge las aguas del canal del Flumen
Embalse del torrollón, que recoge las aguas del canal del Flumen
Santiago Noguero

El embalse del torrollón

Avanzando en el camino, el embalse del torrollón anuncia que se ha atravesado la zona sur de los torrollones de la Gabarda. Casi llegando ya al término municipal de Marcén, el pantano se construyó en los años ochenta y recoge las aguas del canal del Flumen para regar los campos. Además, acoge competiciones de pesca, por la variedad de especies que habitan en él.

A apenas dos kilómetros desde el embalse se alcanza ya la localidad de Marcén, fin de la ruta. Merece la pena, como en Alberuela, visitar su casco urbano y subir después a la iglesia de San Pedro, del siglo XIII, asentada sobre una cresta rocosa que domina el pueblo. Es de estilo románico y fue restaurada hace algunos años, aunque está cerrada al culto y sus inmediaciones se encuentran en mal estado, con vegetación y paredes derruidas.

Torrollón del abuelo
Torrollón del abuelo
Santiago Noguero

Otras rutas alternativas

El paraje de los torrollones de la Gabarda se puede recorrer tomando otras direcciones, aunque siempre con el parque de aventura y el embalse como paradas obligatorias. Una alternativa a la ruta propuesta es pasar por Sodeto, un pueblo de colonización perteneciente a Alberuela que ya cuenta con más población censada que la cabecera. Para profundizar en el tema, en este punto se puede visitar el Centro de Interpretación de los Pueblos de Colonización.

Otra opción es partir desde la Gabarda, en la comarca de Los Monegros, y continuar hacia el norte, pasando a la vecina comarca de La Hoya de Huesca, donde se pueden conocer otros torrollones. Una alternativa es salir desde el embalse del Torrollón en dirección Fraella, última localidad monegrina, pasando después por Tramaced para terminar en Piracés, ya en la Hoya. En total, unos 13 kilómetros de ruta entre la Gabarda y la Serreta.

La caminata comienza, en este caso, en el embalse del Torrollón para, en seguida, atravesar Marcén. Tras pasar por este núcleo, la siguiente población que se alcanza es Fraella, donde se puede visitar la iglesia de San Nicolás de Bari. Siguiendo el camino entre torrollones hacia Tramaced, aparece la formación más famosa de esta zona, conocida como la esfinge, ya que recuerda a un perfil del antiguo Egipto. Antes de continuar, se recomienda visitar la ermita de la Virgen del Puyal, con un mirador.

La última parada es el término de Piracés, el más al norte de la ruta. La Peña Mediodía es la formación más famosa del entorno. Se trata de una roca de 25 metros de altura asentada sobre un banco de arenisca. Por su posición privilegiada y su emplazamiento estratégico, este torrollón sirvió como atalaya para la construcción de una fortaleza árabe en los siglos IX y X. Como colofón a la ruta, se puede subir a la cima para conocer de primera mano los restos y disfrutar de la panorámica al alzar la vista.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios