Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Daroca es muy dulce: una apuesta Segura

El Museo de la Pastelería, inaugurado en el año 2000, es el aporte expositivo de la familia dulcera por excelencia de la ciudad, los Segura, con tienda y obrador desde 1874

No, no es Willy Wonka, ni tiene aspecto grotesco, pero sin duda hace pasteles y chocolate que quitan el sentido. De casta le viene a este galgo que responde por José Manuel Segura, representante de la sexta generación de pasteleros de la casa Manuel Segura. Con obrador propio a las afueras de Daroca, Pastelería Manuel Segura data de 1874, una de las decanas en España. “Viendo algunos útiles que tenemos, parece que llevábamos aún más tiempo en esto, pero en la guerra civil se quemaron los archivos y se perdió mucha información. Hemos estado siempre en Daroca, contra viento y marea”.

La tienda en la calle Mayor es un templo dulcero, pero también hay establecimientos en Cariñena (frente al mercado local) y en dos puntos de Zaragoza: una tienda céntrica y pequeñita en la calle Dato (casi con Gran Vía) y otra más grande en Pintor Antonio Saura (Actur), entrando por Pablo Ruiz Picasso, cerca de la rotonda de María Zambrano.

El lugar es un festín para el laminero. “Hacemos la almojábana como pastel, que en nuestro caso va rellena de rema; también la rosquilla de Daroca como pasta, y los moscatelicos que inventó mi padre al montar la tienda de Cariñena; quiso homenajear a la localidad con un postre identificativo, de vino y chocolate, y salió bien. Ahora nos hemos puesto con los mudéjares, un crujiente de almendra y pistacho con chocolate que a mí personalmente me encanta”. Chocolates y confituras inusuales, magdalenas de escándalo y muchas cosas más; algo de alquimia hay en este lugar. “Es cuestión de trabajo, formación y emociones. Tratas de pensar qué le puede gustar a la gente y cómo puedes hacerlo; cuando aciertas es una gran satisfacción, pero otras veces no funciona. Me ocurrió con una mousse en vasito que vi en una feria parisina allá por 2004. La hice y no vendí ni una. De ahí se aprende. Y los básicos no hay que dejarlos, si han funcionado durante décadas, por algo será”.

El museo

Los Segura (pasteleriasmanuelsegura.es) construyeron en 1999 un Museo de la Pastelería, que abrió al año siguiente. “Era una ilusión de mi padre que aceleró mi madre: todos los aparatos que se exhiben son nuestros. Queríamos algo que no existiera en Aragón y, de hecho, junto a otro de Tolosa, no hay otro con este nivel de detalle de todas las fases de la pastelería en España. Este año no podemos celebrar el vigésimo aniversario por las circunstancias que vivimos, pero ya lo haremos”.

El museo tiene tres plantas.El nivel de calle tiene máquinas para hacer chocolate y viejos documentos, mientras que la segunda se dedica a caramelos y turrones; la tercera es todo pastelería y cerería. José Manuel se entusiasma en la explicación. “Cada fase del chocolate necesita de cuidados extremos, desde la fermentación, que determina muchos matices del aroma, al tueste y el triturado o el tratamiento correcto del calor”.

El desfile se sucede: bañadora de chocolate para frutas de Aragón, chupones, caramelos en espiral, peladillas, grageas, pastillas de café con leche, garrapiñadas, adoquines, mazapanes, roscón de San Valero, máquinas de helado, las velas artesanas... todas con su historia, procesos ‘mágicos’ y máquinas que parecen sacadas de cuentos. Fantasía pura.

Vídeo del Museo de la Pastelería de Daroca

Cuatro kilómetros de murallas y un gran castillo con leyenda

La Oficina de Turismo de Daroca, en plena calle Mayor, tiene un arsenal de recursos para el visitante. Una de sus primeras recomendaciones para aquellos que quieren recorrer las fantásticas murallas de la ciudad es subir por la calle de la Grajera hasta la ermita de Nazaret y seguir luego hacia arriba hasta llegar al Castillo Mayor y su mirador; este punto ofrece unas magníficas vistas de Daroca. También se puede acercarse al punto más alto por la carretera y acceder ahí a una de las etapas de la ruta para seguirla a pie, pero los amantes de las ‘pateadas’ optan sin dudar mucho por esta subida a pie, panorámica por antonomasia en cada tramo.

Hay que recordar que el de Daroca fue en su día el recinto amurallado más extenso de Aragón. Se conservan varios accesos a la urbe, como el Portal de Valencia, la Puerta Baja o la Puerta del Arrabal. Se cuenta con 114 torreones en los casi 4 kilómetros de trazado. El itinerario tiene un mapa detallado que se obtiene en la Oficina de Turismo, está perfectamente señalizado, tiene varias cuestas exigentes y puede hacerse completo en unas dos horas. El tramo por la calle Grajera hasta el castillo lleva unos 45 minutos a paso normal.

El castillo tiene leyenda. Se dice que el último rey musulmán de Daroca, Aben Gama, construyó en el castillo un palacio para habitarlo con la bella Melihah, de la que estaba enamorado. Ella amaba al caballero cristiano don Jaime Díez de Aux, cautivo en la fortificación;cuando Alfonso I el Batallador llegó a Daroca y el prisionero fue liberado, supo que el despechado Aben Gama había matado a Melilah y la había arrojado al pozo. Se dice que este aljibe es tan profundo que pasa por debajo de la ciudad hasta el río Jiloca y que Melihah sale cada noche vestida de blanco y con una luz, buscando a su amado.

La Capilla de los Corporales en la fabulosa Basílica de Santa María

La Basílica de Santa María es un templo renacentista construido sobre la primitiva iglesia románica, levantada a su vez sobre la mezquita mayor de la medina musulmana. Una edificación impresionante, desde su monumentalidad al sinfín de detalles arquitectónicos y decorativos. La Capilla de los Corporales de Daroca tiene tres elementos fundamentales: el retablo-pórtico de tres arcos, un espacio intermedio con esculturas de piedra blanca y el retablo-relicario, con el ostensorio en el que se alojan los Corporales, un elemento incorporado al conjunto en el siglo XVIII. El culto a los Corporales de Daroca proviene del relato alusivo a un milagro, que derivó en la permanencia de estas reliquias en la ciudad. De hecho, figuran entre las reliquias más famosas de toda la cristiandad, y son las protagonistas de la fiesta del Corpus Christi, día grande en Daroca.

DAROCA

Comarca. Campo de Daroca.

Cómo llegar. Desde Zaragoza, su capital de provincia, hay 86 kilómetros por la Autovía Mudéjar hasta la salida de Romanos, luego por la A-1506 y finalmente la N-234 hasta destino.

Daroca, arte en cuarentena. Este esfuerzo municipal alojado en la plataforma de Youtube muestra diversos intereses culturales y patrimoniales de Daroca, con parada y fonda en monumentos, edificios singulares, entorno natural y otros aspectos.

Los sietes. El número bíblico de la abundancia está muy presente en Daroca en cuanto a iglesias (Santa María, San Pedro, San Andrés, San Juan, San Miguel, San Martín de la Parra y Santiago, aunque llegó a haber 20 en su día), conventos, ermitas, fuentes, plazas, puertas y molinos.

Festival de Música Antigua. A finales del pasado julio, José Luis González Uriol (director de uno de los festivales más longevos y prestigiosos de España) anunció la suspensión forzosa de la XLII edición.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'

  

Etiquetas
Comentarios