Despliega el menú
Viajes

comarca del matarraña

Fórnoles persigue un futuro burbujeante

Dos proyectos cerveceros y vinícolas con ‘showrooms’ vienen a completar el bagaje turístico de un pueblo que no quiere ninguna alteración artificial de su entorno.

La batalla contra la despoblación rural tiene puntos comunes a todas las localidades afectadas y, al mismo tiempo, matices diferenciadores considerables, según el terreno circundante o las variables socioeconómicas no extrapolables a cualquier emplazamiento. Fórnoles tiene una larga tradición aceitera, ha estado poblado de olivos desde tiempos remotos, y la almendra también tuvo y tiene (ahora a escala) una presencia relevante en su agricultura. Sin embargo, y a pesar de que aún no es un sector explotado en el municipio, sus actuales rectores tienen claro que el turismo es y va a ser fundamental en el devenir de los acontecimientos. Fórnoles, empero, afronta este reto con dos emprendimientos que van más allá del sector servicios. El alcalde, Daniel Ferrer, es médico rural.

Jorge López, actual teniente de alcalde, da más datos al respecto de estos planes. “Están en marcha dos iniciativas interesantes: una se centra en la cerveza artesana y otra apunta al vino espumoso; a un plazo algo mayor hay otra propuesta no habitual, un camping naturista”.

La Cerveza Lo Matarraña (también con vinos) y el espumoso BB Matarraña (doble ‘b’ de bebe y también de Bayod Borrás, los apellidos de los fundadores) son esas dos aventuras que ya dan sus primeros pasos. “El arraigo de las familias también es un valor; ambas han previsto la instalación de sus respectivos ‘showrooms’, con lo que una transformación agrícola se convierte de pronto en un atractivo turístico. Lo más interesante del asunto es que miembros de las familias implicadas ya han dejado clara su intención de echar raíces aquí, de vivir en el pueblo. Hablamos de Fórnoles, un pueblo pequeño; el reto añadido es mantener lo que teníamos y mejorar en infraestructuras y servicios, sumándonos a iniciativas conjuntas en la provincia más allá de lo partidista, como el Pacto de Estado por la reconstrucción social y económica de Teruel, que forma parte de un plan nacional”.

Ni molinos, ni gigantes

Jorge deja claro un tema que sorprenderá a muchos y tiene, sin embargo, todo el sentido visto con sus ojos. “No queremos aquí aerogeneradores o cualquier otra cosa que rompa la armonía del paisaje. Aquí en el Matarraña hay un decreto de vertebración territorial y la Carta de Paisaje de Matarraña, son dos frentes abiertos para pelear contra esas cosas; en esta comarca se vive mucho del turismo y los beneficios de esa energía, que ciertamente es limpia e interesante, no compensarían el estropicio del paisaje. Es verdad que Fornoles no ha dinamizado su turismo, pero estamos en ello. No hay que olvidar, además, que formamos parte de la ruta de las cárceles del Matarraña, y la nuestra tiene unas dimensiones considerables”.

Ahí entra en juego el mentado campin naturista. “Una pareja holandesa –explica Jorge– adquirió su masía con la idea clara de buscar y ofrecer tranquilidad, además de exclusividad; está en un sitio con vistas perfectas a los Puertos y al pueblo de Fórnoles. Los dos dan mucha importancia al tema medioambiental, desde la obtención de energía al desarrollo del proyecto. Se espera que de aquí a un año pueda estar ya en marcha”.

Foto de Fórnoles, municipio de la comarca del Matarraña
*

FÓRNOLES


Comarca. Matarraña.
Cómo llegar. Desde Teruel, su capital de provincia, hay 172 kilómetros por la N-420 y la N-232 con desvío por la TE-V-3004.
Dónde dormir y comer. El pueblo cuenta con una casa rural, Delme, y un bar-restaurante que es la enseña de la hostelería local desde hace muchos años, Cosa Nostra; se trata de un teleclub con 60 años de historia.
Homenaje a Emilio Gastón. La escultora y herrera Mónica Naudín hizo una obra en honor del recordado Justicia de Aragón, en la base del castillo.
Meridiano cero. Junto a la entrada del ayuntamiento hay un recordatorio gráfico del paso del meridiano cero por el centro de la localidad, una de las pocas que registra este hecho dentro de su casco urbano
Andrés Piquer. Nacido en Fórnoles en 1711 y fallecido en Madrid en 1772, este catedrático de anatomía en la Facultad de Medicina de Valencia fue médico de cámara supernumerario de Fernando VI.

Foto de Fórnoles, municipio de la comarca del Matarraña
Foto de Fórnoles, municipio de la comarca del Matarraña
Laura Uranga

Las ruinas del castillo, la gran torre y las calles llenas de poesía

Teresa Aguar, más conocida como Trini (su segundo nombre) entre los vecinos de Fórnoles, trabaja como docente en el jardín de infancia de las Carmelitas de Zaragoza; es fornolina de pura cepa, y cuando está en su pueblo se encarga de enseñar el museo local dedicado a Braulio Foz, figura que también identifica al grupo jotero local. Trini no oculta su pasión por los detalles que adornan la localidad. “Me fascinan muchas cosas, desde ciertas esquinas y recodos al paisaje de alrededor, la balsa de la entrada con los patos y, sobre todo, nuestras calles estrechitas en la subida hacia las ruinas del antiguo castillo calatravo. La vista desde arriba es maravillosa: pueden admirarse pinos hasta donde alcanza la vista, y los Puertos de Beceite lucen al fondo”.

Desde esa altura, Trini señala en dirección a la torre de Santa María la Mayor, y recuerda en voz alta el origen de esa singular obra, una de las más notables en el patrimonio religioso de la comarca. “Además de su altura, es una torre muy hermosa, que debemos a Andrés Piquer, médico real en el siglo XVIII. Cuando el monarca le ofreció una compensación por la excelencia de su servicio, no pidió nada para él, sino para su pueblo, y por eso se hizo la torre”. En su momento, de hecho, fue la más alta de toda la zona, y hoy en día sigue siendo una de las más elevadas de toda la provincia de Teruel.

En los alrededores de Fórnoles hay varios objetivos idóneos para una visita senderista o en BTT, como la que va a la ermita de Monserrate, la llamada ‘ruta al chopo’ –que transita desde la salida del pueblo en dirección a la llamada Cueva de las Brujas, bajando por antiguos caminos de piedra y siguiendo por la pista forestal– y la ruta circular para bici de Els Mussols Arremangats, que recorre buena parte del término y se acerca a las localidades de Belmonte de San José y Valjunquera.

Loas a Braulio Foz, fornolino ilustre y padre literario de Pedro Saputo

El escritor Braulio Foz nació en 1791, en la misma casa de Fórnoles donde está su museo, y murió en Borja en 1865. Foz es el autor de ‘Vida de Pedro Saputo’, volumen esencial de la narrativa aragonesa, a cuyo pícaro personaje hizo nacer en Almudévar; la localidad oscense tiene, de hecho, un recorrido turístico que sigue los pasos del personaje. Además, ha inspirado a nuevos creadores, como los autores del corto ‘Enlucernaus’ (Silvia Cebolla, Isidro Tolosana y Beatriz López) inspirado en el capítulo ‘El pleito al sol’ o el cómic’Saputo’ de Daniel Viñuales (GP Ediciones).

En el espacio museístico local dedicado a Foz, el fornolino comparte espacio con la figura de Andrés Piquer; en el sótano, por su parte, hay un recuerdo con paneles de la tradición aceitera del pueblo. El nombre de Braulio Foz también se asocia a la calle del museo, que desemboca en la iglesia.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios