Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

turismo

Vuelve la ruta monumental a Daroca, una visita para no perderse nada

La oficina de Turismo ofrece visitas guiadas por 5 euros. El aforo de los grupos se ha limitado a 16 personas por lo que se recomienda reservar con antelación.

Retablo de San Miguel en Daroca
Retablo de San Miguel en Daroca
Heraldo.es

Unos 4.000 metros de recinto amurallado, 13 grandes torres y 114 torreones. Una basílica y siete iglesias, aunque en tiempos fueron diez. Daroca, la ciudad del milagro de los sagrados corporales, de las puertas y la iglesias, algunas, como la de Santa María, convertidas a Basílica, vuelve a poder visitarse en profundidad.

Las visitas guiadas que organiza la oficina de Turismo se han recuperado, eso sí, con reducción del aforo de los grupos. Si antes los paseos eran con 50 personas, ahora el máximo permitido es de 16. De ahí que, desde Turismo, se recomiende al viajero que reserve con antelación su visita guiada, ya sea por teléfono o correo eléctronico.

La cifra de las 16 personas no es aleatoria. Es el número de individuos que caben en la capilla de los Sagrados Corporales, dejando un metro y medio de separación entre ellos. Y es que éste, además de ser uno de los espacios más reducidos de la visita, es también uno de los más populares.

Se sitúa en el interior de la Basílica de Santa María de los Sagrados Corporales, un templo de inicio románico pero reformado al gótico posteriormente. Se localiza en la plaza de España de Daroca y desde 1890 ostenta el título de basílica. La visita a este templo se incluye dentro de la Ruta Monumental, un tour guiado de unas dos horas de duración que pasa por los principales monumentos de la localidad.

El precio de la visita completa es de 5 euros y hay pases de martes a domingo, a las 11.00 y a las 18.00. La basílica también se puede visitar por libre, con acceso gratuito, esos mismos días de 11 a 13.00 y de 18.30 a 20.00.

Su interior también alberga el Museo Colegial, el único de los espacios expositivos de Daroca que se ha reabierto por el momento. El acceso está incluido en la Ruta Monumental pero, si se prefiere ir por libre, la entrada cuesta dos euros.

El retablo de San Miguel, una de las piezas que más impresionan

La iglesia de San Miguel es otra de las paradas de esta ruta por los principales monumentos de Daroca. En este caso, el templo solo podrá conocerse por dentro a través de esta visita, ya que de forma regular permanece cerrado al público. Al igual que la basílica, la iglesia de San Miguel se comenzó a edificar en estilo románico tardío para terminar, en su mayor parte, en los inicios del gótico. En su interior, destaca el retablo mural, pintado al temple representando la coronación de la Virgen.

Además de la visita interior a los principales monumentos, durante las dos horas aproximadas que dura la visita se recorren la calles para disfrutar también de un paseo por Daroca entre casas palaciegas, iglesias y conventos. Las numerosas iglesias románicas conviven con el arte mudéjar y las fachadas de edificios centenarios de lo que fuera, en sus años de esplendor, uno de los principales centros administrativos del Reino de Aragón.

Uno de esos lugares en los que merece la pena detenerse, y así lo hace esta ruta, es en la Puerta Baja. Es una de las imágenes más representativas de Daroca, recibiendo al visitante con sus dos imponentes torreones flanqueando el arco de entrada. Se cree que su origen data del siglo XIII y, tras sufrir varias modificaciones a lo largo de la historia, la última reforma se llevó a cabo en la era actual, entre 1987 y 1988.

El portal de Valencia y la Puerta Alta, en el extremo de la calle Mayor más alejado del centro, son otros de los accesos a esta villa medieval que todavía se conservan.

Ruta por Daroca
Ruta por Daroca
Heraldo.es

El castillo y las murallas, un paseo por la historia de Daroca

Aunque no se ofrecen visitas guiadas para conocer el castillo y las murallas de Daroca, desde la oficina de Turismo se proponen rutas para poder recorrer el entorno. En su página web se puede descargar un mapa con los puntos de interés y, además, el paseo, que si se realiza completo tiene una duración de unas dos horas, está señalizado y dispone de paneles informativos.

Al tratarse de un espacio al aire libre, con un recorrido algo abrupto de 2,5 kilómetros, esta visita es casi una excursión senderista para la que se recomienda llevar calzado cómodo. Si se opta solo por realizar la ruta del castillo, el tiempo se reduce a 45 minutos, en este caso, la ruta comenzaría en la Puerta Alta.

Si, por el contrario, se quiere recorrer la muralla al completo, la excursión arranca en la Puerta Baja, para ascender por una calle escalonada hacia el cerro de San Cristóbal.

En la subida hasta la torre del mismo nombre, el visitante se topará con tres puntos de interés, empezando por la puerta del Arrabal. Desde este pequeño portillo abierto en la muralla se obtiene una de las mejores panorámicas de la localidad.

Le seguirán, continuando la ruta por el exterior de la muralla, la torre de San Valero (también conocida como el muro de los Tres Gitanos) y la del Águila, destruida esta última por la mitad en vertical. No es de extrañar tanta torre, ya que el recinto amurallado de Daroca contó hasta con 114.

En lo más alto del cerro está el torreón y castillo de San Cristóbal, un pequeño recinto amurallado desde el que desciende, de forma acusada, por el muro del Jaque, uno de los tramos mejor conservados del recorrido. La bajada lleva al visitante hasta el siguiente punto de interés de la ruta, la torre del Jaque, restaurada recientemente.

Haciendo un giro de casi 90 grados, el itinerario coloca al turista encarado hacia el Castillo Mayor, una gran mole que destaca dentro del conjunto fortificado. Antigua alcazaba musulmana, actualmente es la principal construcción del recinto defensivo de Daroca.

Desde aquí, se emprende el descenso hacia la Puerta Alta. La ruta pasa ahora por su tramo más derruido y alterado, llegando al torreón de la Sisa, que fue restaurado y actualmente se emplea como albergue juvenil.

Tras un tramo largo de caminata, aparece el torreón de los Huevos, deteriorado parcialmente por una tormenta y rehabilitado después. Es la antesala de la Puerta Alta de Daroca, situada casi contigua, y final de la ruta.

A lo largo de este paseo aparecen una decena de paneles de interpretación que apoyarán la visita con información sobre el patrimonio del recinto amurallado darocense.

La judería, actual Barrio Nuevo

Por su proximidad a Zaragoza y a Teruel y el fácil acceso por autovía, Daroca suele ser un destino de ida y vuelta en el mismo día. No obstante, en lo que a riqueza patrimonial y puntos de interés se refiere, la visita da para varias jornadas.

Conocer la judería, asentada actualmente en el Barrio Nuevo, es una de las alternativas que pueden complementar a las propuestas comentadas. Los primeros judíos llegaron a Daroca poco después de su fundación musulmana, estableciendo una comunidad estable con estructura política e institucional. Las casas de familias adineradas se localizan en el actual Barrio Nuevo, conocido anteriormente como Carrera Mayor de la Judería. La plaza era el centro neurálgico de la vida judía y los más modestos vivían en el entorno de las calles de Hiladores y Escalerillas.

Atraídos por estos y otros atractivos de Daroca, cada vez son más los visitantes que se animan a acercarse a la localidad para conocerla de cerca. Además de aragoneses, desde la oficina de Turismo han registrado la llegada de turistas de País Vasco o Valencia.

Respetando en todo momento las medidas de seguridad, que son vistas con buenos ojos por los visitantes, todas las visitas de los dos primeros fines de semana desde la reanudación del servicio, el pasado 4 de julio, se han completado.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión