Despliega el menú
Viajes

viajar por aragón

Lo que esconde el subsuelo de Aragón: siete cuevas visitables

Una pequeña muestra de la riqueza subterránea de la Comunidad se puede conocer en estas grutas abiertas al público general y con visitas guiadas.

Solo unos pocos conocen bien la riqueza subterránea de Aragón, tierra de grutas y cuevas a las que habitualmente apenas acceden espeleólogos o aficionados a esta práctica con cierta preparación. Pero hay una pequeña muestra de lo que se esconde en el subsuelo aragonés accesible para el público generalista.

Las siguientes siete cuevas son visitables, algunas de forma libre, otras solo con guía y en otras se ofrecen ambas alternativas. Las propuestas se extienden por las tres provincias aragonesas, con rutas más o menos largas según la gruta. La mayoría son accesibles para toda la familia, incluidos los niños, y no requieren unas condiciones físicas determinadas para poder recorrerlas.

Cuevas visitables en la provincia de Teruel

Una enorme catedral de roca con estalactitas y estalagmitas espera al visitante en el interior de las grutas de Cristal, en la localidad turolense de Molinos. Acceder a esta cueva será lo más costoso de la visita, ya que se debe ascender por una escalinata de 130 peldaños hasta llegar a la entrada, situada a más de 900 metros sobre el nivel del mar.

Por lo demás, la visita al interior de la cueva, que solo se puede hacer con guía y previa reserva, es sencilla. La cavidad la componen la sala Marina y la de los Cristales, donde destacan las estalactitas excéntricas, caracterizadas por la cantidad de agujas que salen de cada punta. Las grutas se ubican a menos de 4 kilómetros de la localidad de Molinos, en el Maestrazgo, y fueron descubiertas en los 60 por un grupo de espeleólogos.

Para visitarlas, se recomienda la reserva de las entradas online, aunque también se pueden adquirir en la misma cueva. Durante el mes de julio, la cueva está abierta de viernes a domingo, ofreciendo tres pases guiados de una hora de duración por la mañana, a las 10.30, 11.30 y 12.30, y otros tantos por la tarde, a las 16.30, 17.30, 18.30. El precio de la visita es de 9 euros para mayores de 12 años y 5 euros para niños a partir de los seis.

Foto de Ejulve
Marcos Jiménez, guía de Geoventur, en la Cuenva del Recuenco
Laura Uranga

Pasando a la vecina comarca de Andorra-Sierra de Arcos aunque a apenas 20 minutos desde Molinos, se encuentra la cueva El Recuenco, en la localidad de Ejulve. En este caso, la visita no es apta para niños y se ofrece para mayores de 14 años. Las rutas las gestiona la empresa Geoventur, cuyos expertos conducen a los grupos por el interior de la cueva durante unas tres o cuatro horas.

En el precio, que es de 35 euros, se incluye el material técnico necesario para realizar la ruta como el mono, un frontal con luz o casco. Los grupos son reducidos, de ocho personas máximo, para preservar la conservación de la cueva, por lo que es imprescindible concertar la visita con antelación. Hay dos pases al día, a las 10.00 y a las 17.00 y se parte desde el casco urbano de Ejulve.

Localizada a 3,5 kilómetros de la localidad, la cueva de El Recuenco es visitable desde hace unos dos años. Su interior se distribuye en cinco salas con estalactitas, estalagmitas, gours y formaciones en bandera, que son las estalactitas que adoptan esa forma al haberse producido un desplazamiento lateral del agua.

La coveta de L’Aigua es la propuesta de cueva visitable que se ofrece en Fuentespalda, en el Matarraña. La visita, que solo se puede realizar con guía, pasa por cinco cámaras a través de un recorrido lineal. En la salida, aguarda un mirador sobre la val y el pueblo, entre la zona de los montes y puertos de Beceite.

Turismo Matarraña gestiona las visitas, cuyas entradas, que tiene un precio de 8 euros, se tiene que reservar online. Durante el mes de julio, se ofrecen rutas todos los días, a las 11.30 y a las 18.00, y en agosto se modificarán con un pase más a las 9.30 y ofreciendo dos por la tarde, a las 17.00 y a las 19.00.

Para llegar hasta la entrada de la cueva, el visitante deberá realizar una caminata de unos 15 minutos de fuerte ascenso, para pasar de los 750 metros de altitud a los que se encuentra Fuentespalda a los 800 de la coveta. En concreto, las excursiones a pie comienzan en el Mas de la Pau, donde el Ayuntamiento ha habilitado una explanada para estacionar los vehículos y continuar desde ahí a pie.

Villanúa inicia el sábado la temporada de verano con la reapertura de la Cueva de las Güixas y el Ecoparque
Cueva de las Güixas en Villanúa
L. Z.

Las Güixas y la del Oso Cavernario, cuevas visitables en Huesca

Cuentan las leyendas de la zona que, entre los siglos XV y XVIII, las brujas celebraban aquelarres en su interior y, al parecer, también sirvió de calabozo o de refugio para soldados en distintas guerras. Se trata de la cueva de las Güixas, en Villanúa, donde los restos encontrados determinan que su interior sirvió como refugio de humanos desde el Neolítico hasta al menos el 300 d.C.

La gruta solo se puede visitar de forma guiada, con pases todos los días a las 10.30, a las 12.00, a las 16.30 y a las 18.00. El precio es de 8.5 euros para adultos y de 7.50 para niños de 6 a 14 años y las entradas se pueden adquirir online. En todo caso, se deben validar en la oficina de Turismo de Villanúa, donde se inicia la visita, cuya duración es de una hora y cuarto, aproximadamente, incluyendo tanto la cueva como el centro de interpretación Subterránea.

Además de estas rutas ordinarias, las Güixas se puede conocer desde otro punto de vista en las visitas con el autor Nacho Navarro, recomendadas para mayores de 12 años por su temática de misterio. Éstas se ofrecen los sábados, a las 10 y a las 11.00, por 12€. Además, existe la posibilidad de entrar a la cueva por la noche, en la actividad ‘La estirpe de los libres’, que se ofrece los viernes a las ocho de la tarde con un precio de 14.50 euros.

Siguiendo en el Pirineo Aragonés, en la comarca del Sobrarbe se encuentra la cueva del Oso Cavernario, en Tella-Sin. Las visitas son todos los días, a las 10.30, a las 12.00 y a las 17.00, siempre con un guía facilitado por el Ayuntamiento. El precio es de 12 euros para adultos y las entradas se pueden adquirir por teléfono o a través de internet.

La visita comienza en Tella, en el Museo del Oso Cavernario. Desde allí, los visitantes se deben desplazar con sus propios vehículos hasta una zona de aparcamiento próxima a la entrada de la cueva. Desde allí, ya acompañados por el guía, los grupos llegarán caminando hasta la gruta por un sendero.

Una vez allí, se estará a punto de acceder al yacimiento del oso de las cavernas más alto de Europa occidental, situado a 1.600 metros de altitud. Se sitúa al fondo de la gruta, sencilla de recorrer, y en él se han hallado miles de huesos. La visita es apta para niños de más de tres años y el material necesario para realizarla lo facilita el Ayuntamiento de Tella, encargado de las rutas.

La Cueva de las Maravillas, el salto de la Paradera, la ermita de la Soledad y las sargas de tela que protegen el retablo mayor de San Miguel suponen una atractiva oferta combinada.
La Cueva de las Maravillas, el salto de la Paradera, la ermita de la Soledad y las sargas de tela que protegen el retablo mayor de San Miguel suponen una atractiva oferta combinada.
Laura Uranga

Grutas accesibles en la provincia de Zaragoza

En este primer tramo, el visitante encontrará dos galerías, una de 15 metros y otra de 46, con formaciones rocosas originadas por el agua, tan abundante en esta zona de manantiales y ríos.

La gruta se puede visitar por libre, los miércoles y sábados de 17 a 18.00, y los domingos de 11.30 a 12.30. Además, en esas mismas franjas horarias, se pueden contratar visitas guiadas por el precio de dos euros, con una duración de 30 minutos.

Foto de Aldehuela de Liestos
Cueva del Romeral
Laura Uranga

También de acceso libre y gratuito es la gruta El Romeral, en la localidad de Aldehuela de Liestos, en el Campo de Daroca. Para acceder a esta cueva basta con contactar con el alguacil, ya sea encontrándolo en el Ayuntamiento al llegar al pueblo o llamando por teléfono en el número que el visitante hallará en la puerta de la casa consistorial.

Aunque en esta zona existen otras grutas, la de El Romeral es la única accesible y apropiada para no expertos y para recorrer en familia. El acceso es angosto pero pronto se llega a su interior de unos 100 metros de longitud. La cavidad cuenta con iluminación, aunque se recomienda llevar frontales con luz y calzado cómodo. La visita tiene una duración de unas dos horas recorriendo el escenario ideal para iniciarse en el subterráneo mundo de la espeleología.

Regístrate gratis y tendrás cada semana una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios