Despliega el menú
Viajes

turismo por aragón

El castillo, la catedral y los museos de Albarracín reabren sus puertas

La Fundación Santa María de Albarracín gestiona estos espacios que vuelven a estar disponibles para su visita guiada desde este sábado, 4 de julio.

Albarracín
Panorámica de la villa de Albarracín, una de las más bellas de España 
 Antonio Ceruelo

El castillo, la catedral y los museos de Albarracín vuelven a estar disponibles para su visita desde este sábado, 4 de julio. La Fundación Santa María de Albarracín gestiona estos espacios que, junto con la ruta por las calles de la localidad, componen el conjunto denominado ‘Albarracín, espacios y tesoros’.

En general, estos paquetes de visitas guiadas se reactivan con normalidad y en las condiciones habituales. En cualquier caso, las propuestas se han tenido que adaptar a la nueva situación y tanto los horarios como los aforos y la planificación de las visitas podrán cambiar si se considera necesario según el volumen de turistas que se vaya recibiendo.

Qué duda cabe de que Albarracín tiene encanto por sí solo, por sus casas, sus cuestas, sus miradores y el entramado de calles del casco antiguo. De hecho, la asociación Pueblos más bonitos de España lo tiene en su lista. Pero, como dice Antonio Jiménez, gerente de la Fundación Santa María de Albarracín, “el conocimiento siempre facilita el disfrute”. Anécdotas, historia, arte, cultura… Las visitas guiadas que la entidad propone combinan paseos al aire libre con explicaciones en el interior de la catedral del Salvador o en el castillo y el Museo de Albarracín.

Las visitas se pueden reservar previamente por internet o en el mismo centro de información de la Fundación Santa María de Albarracín, situado en las caballerizas del Palacio Episcopal. Tanto las tarifas como los horarios son los habituales, aunque sí se ha tenido que reducir el aforo de los grupos, que antes era de unas 50 personas y ahora tendrá que ser de 20 ó 25.

En relación a estos números, aunque no se esperan grandes aglomeraciones para julio, se contempla la posibilidad de desdoblar los grupos y modificar los recorridos para poder ofrecer las visitas al mismo número de personas. “El mes fuerte suele ser agosto pero iremos tomando el pulso durante estos primeros días de apertura”, reconoce Jiménez, quien confiesa que no saben cómo va a responder el turista.

“Se han recibido bastantes llamadas y ya tenemos algunas reservas pero también ha habido cancelaciones”, indica. Algunas de éstas son de grandes grupos, como las excursiones organizadas del Imserso o de universidades de otros puntos de España, entre otras entidades, que han suspendido sus programaciones para este verano.

Castillo musulmán de Albarracín.
Castillo musulmán de Albarracín.
Turismo Aragón

En todo caso, las familias, las parejas o los grupos de amigos que van a pasar el fin de semana a Albarracín son una parte importante del público que contrata las visitas guiadas.

Las calles y la catedral, de la mano a lo largo de la historia

Una de las propuestas de visita guiada consiste en recorrer las calles de Albarracín para después conocer la catedral al detalle, relacionando ambas partes y conociendo el paralelismo entre ellas. Y es que la evolución del casco urbano de la localidad no se entiende sin los cambios en el interior del templo, y viceversa. El impacto que el paso del tiempo ha tenido sobre la catedral ha condicionado la vida en la localidad y en torno a ello gira la ruta ‘Albarracín + Catedral’.

Con una duración aproximada de una hora y media, los grupos salen desde el centro de información de la Fundación a las 10.30 y a las 12.00, por la mañana, y a las 16.00 y 18.30, por la tarde. El precio es de cinco euros, y reducido para grupos grandes, y la catedral solo se puede visitar de esta manera.

Durante el paseo, con un guía especializado a la cabeza, el grupo, que ahora será de un máximo de 25 personas, conocerá los valores históricos, arquitectónicos y paisajísticos de Albarracín para terminar en el interior de la Catedral. Una vez dentro, se incidirá en las huellas del pasado que han ido apareciendo gracias a las labores de restauración llevadas a cabo en los últimos años. También se podrá visitar aquí al Museo Diocesano, al que se accede por la escalinata principal de la Catedral, a través de su claustro.

Si de forma habitual, durante la ruta por la localidad, los guías ya se detenían en plazas o miradores amplios para las pertinentes explicaciones, evitando calles estrechas, ahora, con mayor justificación, estas paradas seguirán realizándose así. Además, se da por supuesto la obligatoriedad en el uso de mascarilla y la actuación responsable del visitante.

El castillo y el museo, antiguo hospital y cárcel

Otra de las propuestas para conocer un poco más en profundidad Albarracín y su pasado consiste en la visita guiada al museo de la localidad para, después, subir al castillo. En este caso, la ruta tiene una duración aproximada de una hora y el precio es de tres euros. Los grupos suelen salir desde el museo hacia el castillo a las 13.00 y a las 16.00 horas, habiendo recorrido ya previamente este espacio expositivo.

En cualquier caso, estos horarios se van a ir adaptando a la demanda, con el fin de aglutinar varios grupos reducidos de personas para concentrar las visitas, siempre dentro de los límites de aforo marcados.

La visita comienza en el interior del Museo de Albarracín, un edificio que en el siglo XVIII era el hospital de la ciudad y que, posteriormente, durante la Guerra Civil, sirvió como cárcel. Actualmente, alberga en su primera planta una amplia colección de los restos encontrados en las excavaciones arqueológicas del castillo. Destacan las piezas cerámicas del siglo XI, una colección protagonista que acompaña a los demás restos para seguir la historia medieval de Albarracín, tanto la época islámica como la cristiana posterior.

Los periodos moderno y contemporáneo se pueden ver en la planta superior y completa el edificio la planta calle, con una entrada desde la que se distribuyen otras salas dedicadas a exposiciones temporales.

Una vez recorrido el museo, el grupo con el guía subirá paseando hasta el castillo, a apenas cinco minutos a pie. De origen musulmán, la fortaleza se alza sobre un peñasco, sirviendo al mismo tiempo como el mejor mirador para ver Albarracín con perspectiva. La muralla que lo rodea cuenta con once torres circulares y un torreón de planta cuadrada, diferente al resto al ser de la época cristiana.

En su interior, destacan las casas palacio de la época islámica, con sus patios centrales y las habitaciones que surgen a su alrededor. También se conservan el aljibe y los restos de un baño musulmán.

Albarracin
Albarracin
Antonio Garcia/Bykofoto

Gervasio Sánchez, guía de excepción para el primer fin de semana

Una de las salas del Museo de Albarracín alberga actualmente la exposición fotográfica de Gervasio Sánchez ‘Violencia contra las mujeres en conflictos internacionales’, organizada por el IAM (Instituto Aragonés de la Mujer), en colaboración con la Sociedad Municipal de Zaragoza.

La muestra se podrá ver desde este viernes, día de la inauguración oficial de la reapertura de Albarracín al turismo. Será a partir de las 19.30 y se contará con la presencia del autor, Gervasio Sánchez quien, tanto el viernes como el sábado, ofrecerá visitas personalizadas a los asistentes. Un guía de excepción que aportará las experiencias vividas que se esconden tras las fotos, tomadas por este reconocido fotoperiodista durante varios conflictos internacionales.

Con estas novedades, Albarracín, a través de la Fundación Santa María, está preparado para la reapertura de su conjunto visitable. Una preparación que, según explica Jiménez, ha sido más complicada de lo que puede parecer. “No solo se trata de lo físico y material, como los geles u otras infraestructuras. También hemos tenido que formar a nuestro personal para que sepan cómo actuar ante ciertas situaciones que se pueden producir”, comenta como ejemplo.

Por el momento, se espera con expectación la respuesta de los turistas en los primeros días, especialmente los fines de semana, de la apertura de temporada en este verano atípico. Dadas las circunstancias, la Fundación se muestra flexible y dispuesta a adaptar sus programas al desarrollo de los acontecimientos.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

 

Etiquetas
Comentarios