Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

En colaboración con Itainnova

Cruce de caminos

Año 1938. Adiós puma oriental, hola celacanto

Desde 1938, no se tienen noticias de los pumas orientales de Norteamérica, por lo que se ha declarado extinto. Ese mismo año, se pescaba un ejemplar de celacanto, un pez que se creía extinguido hace 65 millones de años.

Miguel Barral 06/03/2018 a las 05:00
El puma oriental de Norteamérica ha sido declarado oficialmente extintoTrisha M Shears

El pasado 23 de enero el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. emitía un comunicado por el cual se declaraba oficialmente extinto al puma oriental de Norteamérica (Puma concolor couguar). Argumentos: se ha alcanzado la conclusión de que no existe evidencia alguna de la subsistencia de una población reproductiva viable ni tampoco de ningún individuo; y resulta, además, poco probable que ningún ejemplar haya sobrevivido en los últimos 80 años, es decir, desde 1938, cuando la última población conocida de pumas orientales fue abatida por cazadores en el estado Maine.

Curiosamente, ese mismo año de 1938, concretamente el 22 de diciembre, la conservadora del East London Museum de Sudáfrica, Miss Marjorie Courtenay-Latimer, recibía una llamada telefónica en su despacho para que acudiese al puerto a ver lo que había atrapado en sus redes uno de los barcos de la flota de arrastre local. Al acceder a la cubierta del barco de Hendrick Goosen, la conservadora descubrió "el pez más hermoso que jamás hubiese visto. Medía cinco pies de largo y era de un pálido malva azulado, con tenues manchas blanquecinas. Desprendía un brillo iridiscente entre plateado, azul y verde. Estaba cubierto de duras escamas y presentaba cuatro extremidades parecidas a aletas y una extraña cola de perrito". Un espécimen tan extraño que no dudó en subirlo a un taxi para llevárselo al museo. Apenas un par de meses después y con la inestimable ayuda del profesor James L. B. Smith, experto en ictiología, la ‘nueva’ especie era descrita y bautizada en honor de su descubridora como Latimeria chalumnae.

Año 1938. Adiós puma oriental, hola celacanto

Los celacantos se habían dado por desaparecidos

Las novedosas comillas atienden a que se trataba de un ejemplar de celacanto, un orden de peces óseos prehistóricos que poblaron los mares del planeta durante el Cretácico y que se habrían extinguido hace 65 millones de años. Aunque la nueva especie se clasificaba en un género distinto a los identificados en el registro fósil, no cabía ninguna duda de que era un celacanto la mar de fresco.

Pero las sorpresas no acababan ahí. En 1997, un doctorando de Berkeley que estudiaba la ecología de la barrera coralina en aguas de Indonesia capturaba nuevos ejemplares en la costa norte del Sulawesi. Muy lejos de la costa africana del océano Índico y la desembocadura del río Chalumna en la que se habían pescado los celacantos sudafricanos. El posterior análisis genético constató que se trataban de dos subespecies distintas que se habrían escindido y diferenciado hace millones de años. Por lo que, en realidad, actualmente existen al menos dos subespecies vivitas y coleando de este fósil vivo: el inicial celacanto del Índico occidental y el más reciente celacanto indonesio (Latimeria menadoensis).

Año 1938. Adiós puma oriental, hola celacanto

Dryococelus australis. Peter Halasz

Y la última (referencia) cruzada: precisamente en 2001, una expedición científica a la Pirámide de Ball, un escarpado islote a 23 km de la cosa de la isla de Lord Howe, en el mar de Tasmania, redescubría 24 ejemplares vivos del insecto palo de Lord Howe (Dryococelus australis), que se consideraba extinto desde hacía –¡oh, sorpresa!– 80 años.

De película

Año 1938. Adiós puma oriental, hola celacanto

Preston Whitmore recibe a Milo en ‘Atlantis: el imperio perdido’. Disney

En ‘Atlantis: el imperio perdido’, película de Disney estrenada en 2001 y ambientada en el año 1914, cuando Milo, el protagonista de la historia, acude a la residencia del millonario Preston Whitmore y se reúnen en su despacho, puede verse de fondo una enorme pecera con ejemplares de celacanto. ¿Guiño o gazapo? Sea como fuere, lo cierto es que no hace falta ser un lince para ‘pescarlo’.

 

 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo