Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

gastronomía

Zaragoza vive por primera vez la fiesta del vino francés 'Beaujolais nouveau'

Varios establecimientos venden copas y botellas del primer caldo de la cosecha coincidiendo con el XVI Concurso de Tapas.

Clientes y el propietario de Bodegas Almau, brindando ayer con vino 'Beaujolais nouveau'.
Zaragoza vive por primera vez la fiesta del vino francés 'Beaujolais nouveau'
ALMOZARA

Tapas y vino hacen una buena combinación. Y así lo entienden los consumidores que acuden estos días a probar los pinchos de los bares y restaurantes que participan en la 16 edición del certamen provincial. Habitualmente, el vino de alguna de las numerosas bodegas que elaboran caldos a lo largo y ancho de la comunidad aragonesa suele acompañar estos pequeños bocados, aunque también hay quien prefiere la cerveza o simplemente agua.

Pero este año, en algunos locales se ofrece un producto que es una novedad en la capital aragonesa, que se ha sumado a la fiesta mundial del 'Beaujolais nouveau', el primer vino francés de la cosecha, que se descorcha en todo el mundo el tercer jueves de noviembre. Así se hizo el pasado jueves en varios establecimientos del Tubo: Bodegas Almau, Algo Más, Manjares, Hermógenes y El Limpia. También lo vende el bar de vinos Bole, en Francisco de Vitoria, y las enotecas Khantaros y La Garnacha. El precio recomendado es de 2 euros cada copa y 10 euros la botella.

El 'Beaujolais nouveau', pronunciado como "boyolé nuvó", es un vino tinto elaborado con uvas de la variedad gamay producido en la región de Beaujolais de Francia. Es el más popular 'vin de primeur' (primer vino de la última cosecha), elaborado por el método de maceración carbónica y lanzado oficialmente al mercado el tercer jueves de noviembre. Este 'Día del beaujolais', es muy promocionado por los productores desde mediados del siglo pasado.

Se trata de un vino más bien ligero, muy fácil de beber, que se toma bien fresco y que va muy bien para tapear. El que se vende en Zaragoza lo distribuye la empresa Dostierras y pertenece a la bodega Domaine Piron.

Esta novedad ha venido a animar todavía más el certamen de tapas, que se desarrolla en niveles de participación algo superiores a los del año pasado, según varios establecimientos participantes. Como es natural, el viernes y el sábado han sido los dos días con más afluencia de público. El hecho de que se mantengan los precios desde hace cuatro años supone un aliciente para los clientes, aunque para los establecimientos participantes es un esfuerzo importante. El certamen se prolonga hasta el próximo viernes. La final se celebrará el lunes 29, con la participación de las nueve tapas más votadas por el jurado.

Etiquetas