Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

BARRIOS

Verdaderos 'callejeros' del Gancho

El programa de Cuatro sobre el Gancho dejó un sabor más agrio que dulce. Sus vecinos muestran la otra cara del barrio.

Andrés Gil, Luis Montel, Ana Moral, Manuel Baños, Alberto Vargas y Juan Perdiguer, en la calle que cada día recorren, la de San Pablo
Verdaderos 'callejeros' del Gancho
JOSÉ MIGUEL MARCO

Pasean, trabajan y viven en San Pablo. Nacieron allí y aprendieron de su familia a querer el barrio zaragozano. Hoy, siguen en la zona. Por algo será. "Este lugar tiene gancho", sonríe Andrés Gil. Tienen motivos, pues, para sentirse 'callejeros'. Como los reporteros del programa de Cuatro, que emitió hace unos días un especial sobre el Gancho, pero con una ventaja: llevan toda la vida en sus calles. Por eso, creen que deben matizar algunas imágenes del reportaje, que dieron una idea negativa del distrito de sus amores. "Lo que salió en la tele no se puede negar, está ahí, pero no apareció el día a día, cómo es una mañana", dice Luis Montel. Y, ¿cómo es? "Pues das una vuelta y no paras de coger capazos", recoge el guante Juan Perdiguer. "Aquí hay convivencia, amistad y relación con los vecinos", le apoya Manuel Baños.

También se lamentan de que no le dieran más protagonismo a la iglesia de San Pablo. "Después de la Ofrenda, las mayores manifestaciones religiosas de la ciudad se celebran aquí", informa Andrés Gil, que es hermano mayor de la cofradía del Silencio. Y, entre las ausencias, dos notables: la Asociación de Veteranos de San Pablo y los equipos de fútbol de El Gancho, "de los más antiguos de la ciudad y que han ayudado a la integración de muchos jóvenes", remarca Andrés.

 

Pero más que lo que la tele dejó de mostrar, estos zaragozanos se quejan de qué y cómo se enseñó. "Se asoció San Pablo con la delincuencia y, realmente, en este barrio no hay", opina Juan Perdiguer. "No existen altercados. Y no todos los que salieron en pantalla residen aquí", matiza Luis Montel. "Además, muchas situaciones que se denunciaron son de calles adyacentes", precisa Alberto Vargas.

 

Ya profesionalmente, se duelen de que 'Callejeros' se olvidara de las tiendas, que, en muchos casos, llevan más de 50 años en el barrio. "San Pablo fue el origen del comercio en la ciudad. Por eso, somos los últimos callejeros: por solera, tradición y muchos corajes", explica Manuel Baños, que preside la Asociación de Comerciantes Casco Antiguo Sector Mercado. "Hace 15 años éramos unos 125 y, ahora, unos 50", se lamenta Manuel. "Somos unos supervivientes, porque en esta zona se ha notado más que en otras la falta de servicios y la dejadez", denuncia Alberto Vargas. Ahora, sus preocupaciones como colectivo se centran en pedir el arreglo de solares, más vivienda social y arreglar los edificios en estado de ruina, por no hablar del tranvía. "Nos da miedo que, sin tráfico rodado, esto se convierta en el Bronx", reconoce Luis Montel.

 

En cualquier caso, ahí seguirán. Porque, como admiten, "tenemos problemas, pero como en todas partes de Zaragoza". "Yo solo sé que los que se fueron siguen viniendo a vernos porque nos consideran su barrio. Y a los que vienen les encanta y se integran enseguida", concluye Manuel.

Etiquetas