Despliega el menú
Sociedad

CIENCIA

Una nueva técnica permite identificar cadáveres por la reconstrucción facial

El sistema reducirá los costes de dinero y tiempo y evitará en muchos casos realizar la prueba del ADN

Un nuevo sistema creado en la Universidad de Granada (UGR) permitirá ahorrar tiempo y dinero en la identificación de cadáveres mediante la reconstrucción facial y una base de datos que determinará las características faciales del individuo a partir del análisis de su cráneo.

La investigadora Lorena Valencia, del Laboratorio de Antropología Física, ha confeccionado la base de datos más completa que existe en el mundo, que permitirá identificar cadáveres en avanzado estado de descomposición y restos óseos a partir de reconstrucciones faciales realizadas mediante gráficos computerizados tridimensionales.

Esta técnica hará que se reduzcan los costes de dinero y tiempo que conlleva este proceso y evitará en muchos casos realizar en vano la costosa prueba del ADN, ya que la reconstrucción facial será un complemento que permitirá decidir si es conveniente realizar o no dicho análisis.

Gracias a ésta, los forenses podrán determinar las características faciales generales e individuales del sujeto en cuestión, según la Universidad de Granada.

La investigación ha estado dirigida por el director del Laboratorio de Antropología Física de la UGR, Miguel Botella López. Tras la completa base de datos a la que ha dado lugar, los investigadores buscan alguna empresa o grupo de investigación que desarrolle el software informático necesario.

La doctora de la UGR apunta que, en la actualidad, existen algunos sistemas parecidos en Estados Unidos, el Reino Unido y Australia, si bien no existía una base de datos similar para identificar a individuos pertenecientes al fenotipo mediterráneo.

Para la elaboración de este trabajo, Valencia analizó la información facial en 33 cadáveres y 154 sujetos vivos, seleccionados en Andalucía y Castilla La Mancha.

La base de datos permite determinar parámetros como la correspondencia entre el cráneo y el rostro del individuo, establecer la profundidad del tejido blando facial, así como sus rasgos faciales, algo que no se había hecho antes en todo el mundo.

Etiquetas